Dios no es un Dios de muer­tos, sino de vi­vos

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Ciudad - Pas­tor Ja­vier Ber­tuc­ci @JAVIERBERTUCCI

En la épo­ca en que Je­sús ejer­ció su mi­nis­te­rio so­bre la tie­rra, ha­bía dos gru­pos re­li­gio­sos con di­fe­ren­cias so­bre la re­su­rrec­ción, los sa­du­ceos que de­cían que no ha­bía re­su­rrec­ción y los fa­ri­seos que sí creían en ella. Tan­to unos co­mo otros se­guían la Ley de Moi­sés. Je­sús in­te­rro­ga­do so­bre es­te te­ma por los sa­du­ceos, les re­fie­re: “Pe­ro res­pec­to a que los muer­tos re­su­ci­tan, ¿no ha­béis leí­do en el li­bro de Moi­sés có­mo le ha­bló Dios en la zar­za, di­cien­do: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Ja­cob? Dios no es Dios de muer­tos, sino Dios de vi­vos”. Je­sús afir­mó que Dios “es” -tiem­po pre­sen­te- el Dios de Abraham, de Isaac y de Ja­cob, por lo cual no “es” Dios de muer­tos, sino de vi­vos. Con ello, hi­zo sa­ber a los re­li­gio­sos de la épo­ca, y a los de hoy, que la fe en Dios ha­ce que no mue­ras sino que ten­gas vi­da. Dios se nie­ga a li­de­rar muer­tos, Él li­de­ra a aque­llos que pa­san de muer­te a vi­da, y de ti­nie­blas a luz.

En es­te sen­ti­do, su­ce­de, que cuan­do al­guien con fe vi­va le ha­bla a otro con fe igual­men­te vi­va, es­ta se mue­ve pa­ra creer por to­do lo que ha­re­mos pa­ra Dios a fa­vor de sus pro­pó­si­tos so­bre es­ta tie­rra. La fe sa­cu­de al que la tie­ne y lo mue­ve; Dios se po­ne al fren­te de gen­te así. La fe sin obras es muer­ta, es un prin­ci­pio. El que se aco­mo­da y no ac­cio­na, sino que se que­da es­tá­ti­co, de­mues­tra que su fe es­tá muer­ta. Pe­ro, el que tie­ne una fe vi­va, no pue­de que­dar­se es­tá­ti­co, por­que esa fe es di­ná­mi­ca y crea­ti­va, siem­pre te mue­ve a al­go. Asi­mis­mo, la fe vi­va pro­du­ce una es­pe­ran­za tam­bién vi­va, de ma­ne­ra que el que tie­ne fe, tie­ne es­pe­ran­za, y la es­pe­ran­za siem­pre va a triun­far so­bre cual­quier cir­cuns­tan­cia. Je­sús es­tá vi­vo en el co­ra­zón de quie­nes le re­ci­bi­mos y cree­mos en Él. Pe­ro, ¿cuál Je­sús es­tás mos­tran­do, al Je­sús de la his­to­ria o al Je­sús vi­vo que sien­tes den­tro de ti, y que mues­tras a tra­vés de tus ac­tos? El Je­sús en el cual cree­mos vi­ve pa­ra no­so­tros los cre­yen­tes, que le lle­va­mos en nues­tro co­ra­zón y mos­tra­mos con nues­tra vi­da que Él vi­ve hoy.

Si tie­nes a Je­sús, que fue un­gi­do con óleo de ale­gría co­mo lo des­cri­be la Pa­la­bra, no pue­des es­tar amar­ga­do, con una ac­ti­tud fa­ta­lis­ta, sino con go­zo y una fe vi­va. No de­jes que tu fe mue­ra, si sien­tes que es­tá mu­rien­do, cla­ma a Dios pa­ra re­ci­bir nue­vas fuer­zas. Je­sús vino pa­ra que tu­vié­ra­mos vi­da, no pa­ra ser hun­di­dos por las cir­cuns­tan­cias. Hay es­pe­ran­zas que na­ce­rán, y es­tas nun­ca mo­ri­rán. Siem­pre la es­pe­ran­za se abre camino pa­ra la vi­da y no tie­ne ca­du­ci­dad, es de la eter­ni­dad y has­ta la eter­ni­dad. ¡Mi es­pe­ran­za es­tá vi­va! Dios es un Dios de vi­vos, y no­so­tros, nues­tras fa­mi­lias y na­ción vi­vi­rán por Je­sús. Por tan­to, se­gui­mos afir­man­do: ¡Vie­nen días de glo­ria!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.