Una hue­lla im­bo­rra­ble

Es­pa­cio Abier­to

Notitarde - - La Costa - De­ya­lit­za Aray

El pa­sa­do fin de se­ma­na , cuan­do la fu­ria de la na­tu­ra­le­za se ma­te­ria­li­zó me­dian­te fuer­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes que cau­sa­ron te­rri­bles y la­men­ta­bles es­tra­gos en nues­tra ciu­dad, se pu­die­ron com­pro­bar va­rias co­sas de su­ma im­por­tan­cia y pro­fun­da preo­cu­pa­ción. La pri­me­ra tie­ne que ver con la inexis­ten­cia de pla­nes ope­ra­ti­vos y de res­pues­ta in­me­dia­ta pa­ra si­tua­cio­nes de emer­gen­cia de es­ta ín­do­le. La se­gun­da, la inex­cu­sa­ble res­pon­sa­bi­li­dad de los ór­ga­nos com­pe­ten­tes y de las au­to­ri­da­des en to­dos sus ni­ve­les al des­cui­dar de ma­ne­ra cri­mi­nal la ope­ra­ti­vi­dad de un sis­te­ma de bom­bas cu­yo fun­cio­na­mien­to es ab­so­lu­ta­men­te in­dis­pen­sa­ble por las con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas de nues­tra ciu­dad amu­ra­lla­da, cons­trui­da por de­ba­jo del ni­vel del mar pa­ra evi­tar que aguas ne­gras, re­si­dua­les y del mar se en­tre­mez­clen, des­en­ca­de­nan­do si­tua­cio­nes co­mo las que vi­vie­ron ha­bi­tan­tes del cas­co his­tó­ri­co de Puer­to Ca­be­llo y de las que fui­mos tes­ti­gos to­do el país y más allá. Lo ter­ce­ro, las pre­ca­rias y su­ma­men­te frá­gi­les con­di­cio­nes en las que vi­ven ciu­da­da­nos, sen­ci­llos ha­bi­tan­tes de la zo­na co­lo­nial, con­tras­tan­do con sus im­po­nen­tes ve­ci­nos más cer­ca­nos: el Puer­to Au­tó­no­mo más im­por­tan­te del país y del Ca­ri­be, el Ser­vi­cio Nacional In­te­gra­do de Ad­mi­nis­tra­ción Adua­ne­ra y Tri­bu­ta­ria (Se­niat), Hi­dro­cen­tro, la Al­cal­día Bo­li­va­ria­na de Puer­to Ca­be­llo y lo que an­tes fue la se­de de las prin­ci­pa­les de­pen­den­cias del Go­bierno Re­gio­nal en tiem­pos de Sa­las, con­ver­ti­do hoy en un de­sola­do e inope­ran­te edi­fi­cio con un des­tino os­cu­ro que aún na­die ha sa­bi­do ex­pli­car.

Allí es­tu­vie­ron por más de 72 ho­ras hom­bres, mu­je- res y ni­ños, fa­mi­lias en­te­ras con el agua “has­ta el cue­llo” co­mo se di­ce co­lo­quial­men­te, es­pe­ran­do con an­gus­tia y mi­ra­das de de­ses­pe­ra­ción la lle­ga­da de equi­pos, de cua­dri­llas, de au­to­ri­da­des pa­ra que co­men­za­ran el tra­ba­jo que te­nían que ha­cer pa­ra de­vol­ver­les sus ca­sas, sal­var sus en­se­res y de­jar­los dor­mir unas ho­ras con tran­qui­li­dad.

Gra­cias a Dios de­jó de llo­ver y la pre­sión de los afec­ta­dos y de quie­nes in­sis­ti­mos en la ne­ce­si­dad de bom­bear co­mo so­lu­ción in­me­dia­ta pa­ra ba­jar el ni­vel de las aguas que per­ma­ne­cían im­pa­si­bles en ca­lles, ca­sas, y to­do por don­de en­con­tró pa­so, per­mi­tió se ini­cia­ran los ope­ra­ti­vos pa­ra sa­near el desas­tre. Oja­lá la amar­ga ex­pe­rien­cia sir­va pa­ra que al­gu­nos en­tien­dan que el ejer­ci­cio del Go­bierno abar­ca una in­men­sa res­pon­sa­bi­li­dad que re­quie­re ge­ren­cia, an­ti­ci­pa­ción, pre­vi­sión, trans­pa­ren­cia, com­pro­mi­so y mu­cha vo­lun­tad y vo­ca­ción de ser­vi­cio. No se go­bier­na a con­trol re­mo­to y mu­cho me­nos a cuen­ta de otro, el pue­blo ne­ce­si­ta ver y to­car a sus go­ber­nan­tes, so­bre to­do en mo­men­tos de tan­ta di­fi­cul­tad.

En la po­lí­ti­ca exis­ten dos ti­pos de ver­da­des: la ver­dad de he­cho y la ver­dad de opi­nión; la pri­me­ra es in­va­ria­ble, la que se pal­pa, la que na­die pue­de cam­biar, co­mo la cri­sis que es­ta­mos vi­vien­do to­dos los ve­ne­zo­la­nos o co­mo el apor­te que des­de su ges­tión, am­bos, pa­dre e hi­jo, los Sa­las han da­do a Ca­ra­bo­bo y a nues­tra ciu­dad, mien­tras que la se­gun­da, la de opi­nión, es­tá su­je­ta a cam­bio o ma­ni­pu­la­ción. A esa última, pre­ci­sa­men­te a ésa se ha pre­ten­di­do ape­lar pa­ra des­di­bu­jar lo que se pal­pa en obras, lo­gros, aten­ción. He­chos y no pa­la­bras, res­pe­to y mu­cha vi­sión, así se go­ber­nó y allí que­da­ron, lo tes­ti­fi­can el mo­nu­men­to a la des­cen­tra­li­za­ción en el Ma­le­cón y la es­ta­tua al Es­pí­ri­tu Gue­rre­ro cuan­do nos re­ci­be o nos des­pi­de de la ciu­dad he­roi­ca.

Nos lle­va­ría va­rias pá­gi­nas po­der plas­mar el com­pro­mi­so que se tu­vo y se tie­ne con Puer­to Ca­be­llo, de allí que so­lo qui­si­mos re­fe­ren­ciar por­que nues­tra me­mo­ria sue­le ser cor­ta y la mez­quin­dad po­lí­ti­ca te­je sus re­des pa­ra in­ten­tar em­pa­ñar aque­llo que cons­cien­tes es­tán no po­drán su­pe­rar. En Puer­to Ca­be­llo co­mo en Ve­ne­zue­la nos es­ta­mos can­san­do de vi­vir en un mun­do fal­so, cons­trui­do fun­da­men­tal­men­te a ba­se de men­ti­ras de opi­nión que, co­mo la plas­ti­li­na, la mol­dean, la ajus­tan a per­ver­sa con­ve­nien­cia, in­ca­pa­ces de ir más allá de sus na­ri­ces e in­ten­tar desa­rro­llar una ciu­dad que lo tie­ne to­do, pa­ra con­for­mar­se con el gris re­cuer­do de ha­ber­la di­ri­gi­do o go­ber­na­do.

Nues­tro mu­ni­ci­pio no tie­ne pro­yec­to, por lo me­nos que co­noz­ca­mos, pe­ro sí ba­su­ra y hue­cos por to­dos la­dos, co­las, con­te­ne­do­res y gan­do­las sin car­gas que ca­da día la ha­cen más in­vi­vi­ble; y el fla­ge­lo de la co­rrup­ción que des­de ha­ce tiem­po re­vo­lo­tea en es­ta suer­te de prin­ci­pa­do par­ti­cu­lar. No hay gas, no hay agua, no hay vi­vien­das, no hay tra­ba­jo, no hay co­mi­da y la que que­da la ha­cen de­pen­der de jor­na­das de dis­tri­bu­ción so­cia­lis­tas a la que ten­drás ac­ce­so si tie­nes la suer­te de ha­ber si­do cen­sa­do por los “lu­cha­do­res so­cia­les” res­pon­sa­bles de su dis­tri­bu­ción. No hay obras.

So­mos nues­tras raí­ces, y las nues­tras son gue­rre­ras, de allí que sal­ga­mos a de­fen­der esas hue­llas his­tó­ri­cas im­bo­rra­bles, asu­ma­mos la de­fen­sa de nues­tros in­tere­ses en con­tra de quie­nes nos cas­ti­gan sin pa­lo y sin man­da­dor, ha­cien­do que ca­da día por­te­ños y ve­ne­zo­la­nos, ro­jos o ama­ri­llos, nos pa­rez­ca­mos más por las ne­ce­si­da­des y las es­pe­ran­zas que por las coin­ci­den­cias ideo­ló­gi­cas o de sta­tus so­cial. Las co­sas por sa­bi­das se ca­llan y por ca­lla­das se ol­vi­dan, y eso no lo va­mos a per­mi­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.