“Na­die sa­bía lo que es­ta­ba pa­san­do. Creía­mos que iba a ate­rri­zar nor­mal”

Ase­gu­ró uno de los tri­pu­lan­tes que so­bre­vi­vió al ac­ci­den­te del avión en Co­lom­bia

Notitarde - - Internacional -

La Paz, di­ciem­bre 5 (DPA/EFE).- Uno de los tri­pu­lan­tes que so­bre­vi­vió ha­ce una se­ma­na al ac­ci­den­te del avión que trans­por­ta­ba ha­cia Co­lom­bia al club de fút­bol bra­si­le­ño Cha­pe­co­en­se, que de­jó 71 muer­tos y seis he­ri­dos, di­jo ayer que na­die a bor­do se en­te­ró de la emer­gen­cia que se es­ta­ba vi­vien­do por la fal­ta de com­bus­ti­ble.

“Na­die sa­bía lo que es­ta­ba pa­san­do en ese mo­men­to. To­dos creía­mos que íba­mos a ate­rri­zar nor­mal, nos ha­bían avi­sa­do que nos abro­chá­ra­mos los cin­tu­ro­nes por­que es­tá­ba­mos a po­co de ate­rri­zar. Na­die se lo es­pe­ra­ba, por eso na­die gri­tó”, di­jo el téc­ni­co ae­ro­náu­ti­co bo­li­viano Er­win Tu­mi­rí a la es­ta­ción Blu Ra­dio de Bo­go­tá.

Tu­mi­rí, el pri­me­ro de los seis so­bre­vi­vien­tes en sa­lir del hos­pi­tal co­lom­biano don­de fue aten­di­do por sus he­ri­das, di­jo des­de la ciu­dad bo­li­via­na de Co­cha­bam­ba que el pi­lo­to nun­ca le in­for­mó de la emer­gen­cia.

“Es­ta­ba sen­ta­do en la par­te tra­se­ra del avión. To­dos íba­mos tran­qui­los, unos es­ta­ban ju­gan­do car­tas, otros vien­do pe­lí­cu­las, es­cu­chan­do mú­si­ca, muy ale­gres. Yo ha­bía con­ver­sa­do con el téc­ni­co del equi­po (Caio Ju­nior) un ra­to”, re­la­tó Tu­mi­rí.

Se­gún el téc­ni­co, los pa­sa­je­ros nun­ca se per­ca­ta­ron de que al­go inusual es­ta­ba ocu­rrien­do y en cues­tión de se­gun­dos las lu­ces del avión se apa­ga­ron, tras lo cual se es­cu­chó un rui­do co­mo cuan­do una la­ta se do­bla.

Tu­mi­rí des­es­ti­mó ver­sio­nes pe­rio­dís­ti­cas que in­di­ca­ban que los pa­sa­je­ros “co­rrían y gri­ta­ban” cuan­do vie­ron que el avión des­cen­día ver­ti­gi­no­sa­men­te y que él se sal­vó por­que cum­plió el pro­to­co­lo de se­gu­ri­dad de adop­tar una po­si­ción fe­tal.

Asi­mis­mo, el téc­ni­co di­jo que aún no se ex­pli­ca por qué el pi­lo­to Mi­guel Qui­ro­ga, que ade­más era ac­cio­nis­ta de la ae­ro­lí­nea bo­li­via­na de ca­pi­tal ve­ne­zo­lano La­Mia, no lo lla­mó pa­ra in­for­mar­le que te­nía pro­ble­mas de com­bus­ti­ble.

“No me lla­ma­ron a la ca­bi­na, que es lo que re­gu­lar­men­te su­ce­de cuan­do hay al­gu­na fa­lla. Mi deber es reabas­te­cer el com­bus­ti­ble re­que­ri­do tras la or­den del pi­lo­to, abrir y che­quear, pe­ro a mí me co­mu­ni­ca­ron que íba­mos a ir di­rec­to a Me­de­llín”, na­rró.

Se­gún el plan de vue­lo, la ae­ro­na­ve, que par­tió de la ciu­dad bo­li­via­na de San­ta Cruz de la Sie­rra, de­bía reabas­te­cer­se de com­bus­ti­ble en Co­bi­ja, en el nor­te de Bo­li­via, o en Bo­go­tá, pues no te­nía su­fi­cien­te au­to­no­mía de vue­lo pa­ra lle­gar a Me­de­llín.

Fut­bo­lis­ta so­bre­vi­vió al cam­biar de si­tio en el avión de La­Mia

El fut­bo­lis­ta bra­si­le­ño Alan Rus­chel so­bre­vi­vió a la tra­ge­dia aé­rea ocu­rri­da la se­ma­na pa­sa­da en Co­lom­bia po­si­ble­men­te gra­cias a que cam­bió de si­tio en el avión, se- gún de­ta­lles pu­bli­ca­dos ayer por el por­tal “O Glo­bo”.

Rus­chel, uno de los seis so­bre­vi­vien­tes del vue­lo en el que via­ja­ba el plan­tel com­ple­to del club de pri­me­ra di­vi­sión bra­si­le­ño Cha­pe­co­en­se, con­tó a un mé­di­co en un hos­pi­tal de Me­de­llín que cam­bió de lu­gar una vez den­tro del avión.

Rus­chel fue la pri­me­ra per­so­na en ser res­ca­ta­da des­pués de que el avión de la ae­ro­lí­nea La­Mia se es­tre­lla­ra en la ma­dru­ga­da del mar­tes cuan­do lle­va­ba a los fut­bo­lis­tas a Co­lom­bia pa­ra dispu­tar el pri­mer par­ti­do de la fi­nal de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na.

El la­te­ral de 27 años su­frió una frac­tu­ra en una vér­te­bra y una le­sión en el ab­do­men, se­gún “O Glo­bo”. Ini­cial­men­te no se acor­da­ba de na­da tras des­per­tar­se en el hos­pi­tal, pe­ro el ju­ga­dor es­tá en tan­to me­jor y ya bro­mea con los médicos pi­dien­do un chu­rras­co pa­ra co­mer, agre­gó el por­tal.

En el ac­ci­den­te mu­rie­ron 19 ju­ga­do­res del Cha­pe­co­en­se, to­do el cuer­po téc­ni­co, va­rios di­rec­ti­vos, in­vi­ta­dos es­pe­cia­les y pe­rio­dis­tas que via­ja­ban a Me­de­llín pa­ra cu­brir el par­ti­do en­tre el club bra­si­le­ño y el Atlé­ti­co Nacional de Co­lom­bia por la fi­nal de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na, que de­bía dispu­tar­se el miér­co­les pa­sa­do.

En Co­lom­bia si­guen re­cu­pe­rán­do­se de sus he­ri­das otra tri­pu­lan­te bo­li­via­na, un pe­rio­dis­ta bra­si­le­ño y los ju­ga­do­res Jack­son Foll­mann, Alan Rus­chel y Ne­to.

Mi­nis­tro de la De­fen­sa de Bo­li­via res­pon­sa­bi­li­za a pi­lo­to Qui­ro­ga

El Go­bierno bo­li­viano res­pon­sa­bi­li­zó ayer al fa­lle­ci­do pi­lo­to del avión de La­Mia, Mi­guel Qui­ro­ga, del ac­ci­den­te que la se­ma­na pa­sa­da pro­vo­có la muer­te de 71 per­so­nas, en­tre ellas la de la ma­yo­ría de los fut­bo­lis­tas del club bra­si­le­ño Cha­pe­co­en­se.

El mi­nis­tro bo­li­viano de De­fen­sa, Rey­mi Fe­rrei­ra, di­jo ayer en un en­cuen­tro con los pe­rio­dis­tas que el pi­lo­to era “uno de los due­ños de la pe­que­ña ae­ro­lí­nea” y que es­to pro­vo­có “un se­rio pro­ble­ma de in­com­pa­ti­bi­li­dad” que in­flu­yó en una de­ci­sión pa­ra no reabas­te­cer de com­bus­ti­ble a la na­ve.

El avión, el úni­co que ope­ra­ba La­Mia pa­ra vue­los chár­ter, se es­tre­lló el 28 de no­viem­bre en una zo­na pró­xi­ma a la ciu­dad co­lom­bia­na de Me­de­llín con 77 per­so­nas que iban a bor­do y só­lo so­bre­vi­vie­ron seis. Las pri­me­ras in­da­ga­cio­nes re­ve­la­ron que el apa­ra­to se es­tre­lló sin com­bus­ti­ble.

Fe­rrei­ra in­di­có que el plan de vue­lo de La­Mia es­ta­ble­cía que el avión, tras des­pe­gar del ae­ro­puer­to de Vi­ru Vi­ru en la ciu­dad bo­li­via­na de San­ta Cruz, de­bía ha­cer una es­ca­la téc­ni­ca pa­ra re­car­gar com­bus­ti­ble, una acción que no cum­plió.

“El pi­lo­to ha vio­la­do un pro­to­co­lo de vue­lo (...). Y eso es te­rri­ble. Hu­bo un cri­te­rio eco­nó­mi­co pa­ra aho­rrar el cos­to de la ope­ra­ción, lo que pro­vo­có la tra­ge­dia”, ma­ni­fes­tó Fe­rrei­ra, quien la­men­tó que es­te ac­ci­den­te “to­tal­men­te ais­la­do” da­ñe el pres­ti­gio de los pi­lo­tos de su país.

El pi­lo­to Qui­ro­ga fa­lle­ció y sus res­tos fue­ron re­pa­tria­dos el pa­sa­do fin de se­ma­na jun­to con los cuer­pos de los otros bo­li­via­nos que eran par­te de su tri­pu­la­ción.

“Va­mos a sa­car ex­pe­rien­cia de to­do es­to ... (Nos) va­mos a ha­cer duros”, re­mar­có Fe­rrei­ra al an­ti­ci­par que en el pla­zo de 10 días se co­no­ce­rán los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción que ins­tru­yó el pro­pio pre­si­den­te bo­li­viano, Evo Mo­ra­les.

La plan­ta eje­cu­ti­va de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ae­ro­náu­ti­ca Ci­vil (Dgac) y los je­fes de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ae­ro­puer­tos y Ser­vi­cios Au­xi­lia­res a la Na­ve­ga­ción Aé­rea (Aa­sa­na) fue­ron des­ti­tui­dos pa­ra fa­ci­li­tar las in­ves­ti­ga­cio­nes.

Fe­rrei­ra an­ti­ci­pó que hay in­di­cios de “trá­fi­co de in­fluen­cias” en­tre la Dgac y La­Mia por­que el hi­jo del di­rec­tor de la em­pre­sa es­ta­ba a car­go de los trá­mi­tes de per­mi­sos de ope­ra­ción aé­rea.

La com­pa­ñía, que so­lo ha­cía vue­los fle­ta­dos, te­nía una li­cen­cia in­de­fi­ni­da co­mo la que tie­nen las ae­ro­lí­neas de vue­los re­gu­la­res.

Adi­cio­nal­men­te, el Mi­nis­tro con­fir­mó que el Go­bierno pi­dió a la Fis­ca­lía fun­da­men­tar los car­gos en con­tra de una fun­cio­na­ria de la au­to­ri­dad de ae­ro­puer­tos que au­to­ri­zó la sa­li­da de la ae­ro­na­ve con el com­bus­ti­ble jus­to pa­ra lle­gar.

Fe­rrei­ra an­ti­ci­pó que au­to­ri­da­des ae­ro­náu­ti­cas de Bra­sil y de Co­lom­bia ayu­da­rán en las pes­qui­sas que se lle­va­rán a ca­bo en Bo­li­via pa­ra es­cla­re­cer las cau­sas del si­nies­tro.

La­mia co­la­bo­ra con in­ves­ti­ga­ción

La ae­ro­lí­nea bo­li­via­na La­mia ase­gu­ró ayer que co­la­bo­ra “ac­ti­va­men­te” con la in­ves­ti­ga­ción del ac­ci­den­te en el que mu­rie­ron 71 per­so­nas al es­tre­llar­se el úni­co avión ope­ra­ti­vo de la fir­ma el pa­sa­do lu­nes cer­ca de la ciu­dad co­lom­bia­na de Me­de­llín.

En un co­mu­ni­ca­do fe­cha­do en San­ta Cruz (es­te), su cen­tro de ope­ra­cio­nes, la em­pre­sa ex­pre­só su “sen­ti­mien­to de do­lor” por las muer­tes que de­jó el ac­ci­den­te y ase­gu­ró que es­tá ha­cien­do “to­do” lo que es­tá a su al­can­ce “pa­ra bus­car el bie­nes­tar de to­dos y ca­da uno de los afec­ta­dos”.

Gir­le­ne Ran­gel co­lo­ca flo­res arri­ba del ataúd de su es­po­so, el go­lea­dor del equi­po Cha­pe­co­en­se, Bruno Ran­gel, tras su fu­ne­ral en Bra­sil.

Rey­mi Fe­rrei­ra, mi­nis­tro de la De­fen­sa de Bo­li­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.