Llu­vias y so­lu­cio­nes en mar­cha

Notitarde - - Ciudad - Gio­van­ni Na­ni

La pre­sen­cia de on­ce mi­nis­tros

en Ca­ra­bo­bo, jun­to al Go­ber­na­dor Ame­liach y el tra­ba­jo man­co­mu­na­do

de to­dos los se­cre­ta­rios del Go­bierno Bo­li­va­riano de nues­tro es­ta­do, die­ron rá­pi­da y efec­ti­va res­pues­ta a la si­tua­ción de emer­gen­cia que se pre­sen­tó en va­rios mu­ni­ci­pios de­bi­do a las in­tem­pes­ti­vas llu­vias que per­ju­di­ca­ron a gran can­ti­dad de fa­mi­lias. Que­da­ron plas­ma­dos en di­ver­sas imá­ge­nes los ope­ra­ti­vos de ayu­da en fa­vor del co­lec­ti­vo, la ver­da­de­ra

vo­ca­ción de ser­vi­cio y el in­te­rés ge­nuino por el bie­nes­tar del pue­blo, tam­bién ob­ser­va­mos co­mo a las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas se les pue­den po­ner una bre­ve pau­sa mien­tras es­to se tra­duz­ca en ayu­dar a nues­tros ve­ci­nos, por ejem­plo cuan­do vi­mos el des­plie­gue de fun­cio­na­rios del go­bierno re­gio­nal tra­ba­jan­do mano a mano con la Al­cal­de­sa de San Die­go en fun­ción de brin­dar ali­vio a quie­nes su­frie­ron los em­ba­tes de es­te

im­pre­vi­si­ble even­to cli­má­ti­co. Sin em­bar­go, no to­dos pien­san así, no fal­ta­ron en es­ta opor­tu­ni­dad los que una vez lla­ma­mos en es­ta co­lum­na los “ba­cha­que

ros de la po­lí­ti­ca” que ape­nas vie­ron in­di­cios de ca­la­mi­dad fue­ron co­rrien­do a to­mar­se sel­fies con los afec­ta­dos y lle­na­ron sus re­des so­cia­les con vi­deos que no pa­re­cían pro­pios de un di­ri­gen­te sino de un aspirante a pe­rio­dis­ta frus­tra­do, en su

show per­ma­nen­te de lo que ellos creen que de­be ser la po­lí­ti­ca mo­der­na. No po­dían de­jar de ha­cer­se pre­sen­te los tras­to

ca­dos opi­na­do­res de ofi­cio que de­cla­ra­ban so­bre los mu­ni­ci­pios cu­yos al­cal­des son cha­vis­tas, arro­ján­do­les cul­pas y res­pon­sa­bi­li­da­des pe­ro cuan­do les pre­gun­ta­ban por San Die­go de­cían que allí era otra co­sa, que qui­zás la pro­vi­den­cia lo qui­so así. Cuan­do la ver­dad es que aquí no es cues­tión de bus­car cul­pa­bles, sino so­lu­cio­nes rá­pi­das y efec­ti­vas que ga­ran­ti­cen la sa­lud y el res­guar­do de los afec­ta­dos. Des­de es­te es­pa­cio nues­tra so­li­da­ri­dad con los ha­bi­tan­tes de San Die­go, los Gua­yos, Gua­ca­ra y Puer­to Ca­be­llo, unién­do­nos al

agra­de­ci­mien­to sin­ce­ro pa­ra quie­nes han tra­ba­ja­do sin des­can­so, con mís­ti­ca y en­tre­ga en el ca­bal cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes ayu­dan­do a quie­nes pa­de­cie­ron de es­ta ines­pe­ra­da em­bes­ti­da de la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.