Jó­ve­nes de hoy: ¿Una ge­ne­ra­ción sin li­bros?

Notitarde - - Opinión -

Leer un li­bro es vol­ver a na­cer, es el camino pa­ra apro­piar­nos de un mun­do y de una vi­sión del hom­bre que en­tra­rán a for­mar par­te de no­so­tros mis­mos. En pa­la­bras de Ál­va­ro Mu­tis, una lec­tu­ra dis­fru­ta­da con ri­que­za y ple­ni­tud “es la con­quis­ta más ple­na que pue­de ha­cer un ser hu­mano en su vi­da. Un pla­cer que viene de lo más hon­do del al­ma y que ha de que­dar­se allí in­tac­to y dis­po­ni­ble pa­ra siem­pre”.

Leer es el ar­te de vol­ver a en­con­trar la vi­da en los li­bros y, gra­cias a ellos, com­pren­der me­jor nues­tra exis­ten­cia. La lec­tu­ra de un li­bro es un diá­lo­go en el que el li­bro ha­bla y el al­ma con­tes­ta.

Par­te de nues­tros ma­les es­tán re­la­cio­na­dos con la pér­di­da de há­bi­to de lec­tu­ra de las fa­mi­lias y en los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos. Nues­tra so­cie­dad, equi­vo­ca­da, no ve ven­ta­jas en la lec­tu­ra.

Mar­yan­ne Wolf, psi­co­lin­güis­ta de la Uni­ver­si­dad de Tufts, te­me que se es­ta­blez­ca la lec­tu­ra rá­pi­da y di­gi­tal. Es­tá cor­to­cir­cui­tan­do nues­tro ce­re­bro has­ta el pun­to de di­fi­cul­tar la lec­tu­ra pro­fun­da y crí­ti­ca. Mu­chos jó­ve­nes de hoy son in­ca­pa­ces de leer de ma­ne­ra so­se­ga­da y go­zo­sa, ex­ci­ta­dos por cien­tos de es­tí­mu­los cam­bian­tes.

Es­cri­be Ja­vier Ma­rías, miem­bro de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) que he­mos su­fri­do una re­gre­sión, una hui­da ha­cia el mí­ni­mo es­fuer­zo a par­tir de los años 90. La lec­tu­ra nos sir­ve “pa­ra con­vi­vir sin fa­na­tis­mos, sim­ple­zas ni en­con­tro­na­zos, pa­ra com­pren­der en to­das sus di­men­sio­nes la abi­ga­rra­da com­ple­ji­dad del vi­vir”.

No obs­tan­te, si se les pre­gun­ta, tam­bién hay jó­ve­nes que leen y dis­fru­tan con ello. Pa­ra Eva, una jo­ven es­tu­dian­te, es muy im­por­tan­te: “No pue­do leer a dia­rio tan­to co­mo qui­sie­ra por el can­san­cio, pe­ro no hay na­da me­jor que dor­mir­te des­pués de leer. Un li­bro te ilu­sio­na, te ha­ce pen­sar, re­fle­xio­nar, te­ner más em­pa­tía con los de­más, com­pren­der que hay gen­te di­fe­ren­te, mun­dos que, aun­que te son aje­nos, tam­bién son reales y te ayu­dan a en­ten­der y a res­pe­tar a los de­más”.

Ana María, otra es­tu­dian­te, afir­ma que la lec­tu­ra la en­ri­que­ce mu­chí­si­mo. “So­mos lo que es­cu­cha­mos, lo que ve­mos, lo que pen­sa­mos, lo que lee­mos. La lec­tu­ra me trans­por­ta a otros mun­dos, a otras vi­das, co­no­ces otras ma­ne­ras de pen­sar y ser, te vuel­ves más ima­gi­na­ti- va. En de­fi­ni­ti­va, apren­des a vi­vir. Ade­más, al leer en­ri­que­ces tu ca­pa­ci­dad ex­pre­si­va. Me gus­ta la no­ve­la, y siem­pre sue­lo te­ner un li­bro en­ci­ma de la me­si­ta de no­che”.

Apun­ta Pi­lar que los ni­ños sí tie­nen in­te­rés, pe­ro lue­go, cuan­do se ha­cen ado­les­cen­tes y jó­ve­nes, lo pier­den y les atraen más las re­des so­cia­les. Me que­do ad­mi­ra­da del des­co­no­ci­mien­to to­tal que tie­ne mu­chos de ellos de la his­to­ria o de la geo­gra­fía. Los jó­ve­nes ne­ce­si­tan sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta, rá­pi­da y bre­ve y eso los li­bros no lo pro­por­cio­nan.

Si se es­cu­cha a es­tos jó­ve­nes to­da­vía hay es­pe­ran­za. Tal vez el des­pre­cio de la lec­tu­ra, el ale­ja­mien­to de la in­men­sa ma­yo­ría de la bue­na fic­ción li­te­ra­ria, se de­be al de­te­rio­ro del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, al de­te­rio­ro cul­tu­ral ge­ne­ra­li­za­do, al aban­dono de las bi­blio­te­cas, al nu­lo ejem­plo de mu­chos pa­dres que nun­ca leen… Que­da el op­ti­mis­mo en que se ha­ga ver a nues­tros jó­ve­nes y a nues­tra so­cie­dad que leer pro­du­ce un in­men­so pla­cer, y que no tie­ne por qué ha­ber una opo­si­ción ra­di­cal en­tre los ac­tua­les me­dios au­dio­vi­sua­les y la lec­tu­ra de li­bros: pue­den, y de­ben, ser com­ple­men­ta­rios.

Me pa­re­cen her­mo­sí­si­mas y ver­da­de­ras las pa­la­bras de Jorge Luis Bor­ges: “Hay quie­nes no pue­den ima­gi­nar un mun­do sin agua, sin pá­ja­ros. Yo soy in­ca­paz de ima­gi­nar un mun­do sin li­bros.” Jo­sé Luis Ro­za­lén. Ca­te­drá­ti­co de Fi­lo­so­fía/Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.