Vi­das en jue­go

Notitarde - - Opinión -

La pri­me­ra vez, An­to­nio apos­tó 10 eu­ros a un par­ti­do de fút­bol con sus ami­gos por di­ver­sión. Des­pués de va­rios años, lle­gó a per­der más de 6.000 eu­ros en un mis­mo día. Sin dar­se cuen­ta, con­fia­do por la fal­sa creen­cia de que las apues­tas son di­ne­ro rá­pi­do, en­tró en un mun­do con di­fí­cil sa­li­da. De­bi­do a las más de nue­ve ho­ras dia­rias que de­di­ca­ba a es­tu­diar los pro­nós­ti­cos, aca­bó por per­der su tra­ba­jo, acu­mu­ló deu­das y tu­vo pro­ble­mas con su fa­mi­lia. Al igual que An­to­nio, ca­da vez más jó­ve­nes po­nen su vi­da en jue­go.

Las apues­tas on­li­ne han cre­ci­do de ma­ne­ra ex­po­nen­cial, so­bre to­do en­tre el pú­bli­co jo­ven. Só­lo en Es­pa­ña, el año pa­sa­do se cua­dru­pli­có el di­ne­ro apos­ta­do has­ta al­can­zar los 8.500 mi­llo­nes. Una ci­fra que au­men­ta en 32 por cien­to la del año pa­sa­do. Es­tas in­ver­sio­nes se han con­ver­ti­do ya en la se­gun­da cau­sa de lu­do­pa­tía. Pa­ra el di­rec­tor téc­ni­co de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ju­ga­do­res de Azar Reha­bi­li­ta­dos (FEJAR), Juan La­mas, es una si­tua­ción im­pa­ra­ble y de­ben ser las ins­ti­tu­cio­nes las que, me­dian­te le­yes más es­tric­tas, ayu­den a fre­nar es­ta pro­ble­má­ti­ca.

Es­te ti­po de apues­tas re­sul­tan más atrac­ti­vas y a la vez más pe­li- gro­sas pa­ra el pú­bli­co. Mien­tras que una per­so­na tar­da cin­co años en desa­rro­llar una adic­ción al jue­go pre­sen­cial, só­lo ha­ce fal­ta po­co más de un año pa­ra desa­rro­llar­la en su ver­sión on­li­ne. Tam­bién ha cam­bia­do el per­fil del ju­ga­dor. An­tes se si­tua­ba en hom­bres cer­ca­nos a los 30 años y con un his­to­rial de jue­go. Aho­ra abar­ca a jó­ve­nes de en­tre 18 y 25 años, es­tu­dian­tes o en pa­ro y sin an­te­ce­den­tes de jue­go.

La pu­bli­ci­dad es una de las po­si­bles cau­sas de es­te im­pa­ra­ble cre­ci­mien­to. De­por­tis­tas fa­mo­sos pu­bli­ci­tan ca­sas de apues­tas tan­to en la te­le­vi­sión co­mo en las re­des so­cia­les. Así, los jó­ve­nes ven es­te mun­do de una ma­ne­ra más cer­ca­na y con­fia­da. Otro de los po­si­bles mo­ti­vos es que las apues­tas, en su ma­yo­ría, se vin­cu­lan al de­por­te. Por lo que la ba­se de és­ta ac­ti­vi­dad lú­di­ca es­tá fun­da­men­ta­da en un ejer­ci­cio bien vis­to por la so­cie­dad. Ade­más, las apues­tas se pue­den rea­li­zar a tra­vés de un or­de­na­dor o un mó­vil. Es­ta ma­yor ac­ce­si­bi­li­dad tec­no­ló­gi­ca fa­ci­li­ta la en­tra­da al mun­do de las apues­tas al pú­bli­co más jo­ven. La in­me­dia­tez de las ga­nan­cias y los re­sul­ta­dos y el am­plio es­pec­tro de apues­tas fa­vo­re­cen una adic­ción más rá­pi­da.

Los jó­ve­nes lo con­ci­ben co­mo una ma­ne­ra rá­pi­da y fá­cil de ga­nar di­ne­ro. Las ca­sas de apues­tas sue­len pu­bli­ci­tar bo­nos de bien­ve­ni­da pa­ra in­cre­men­tar el nú­me­ro de ju­ga­do­res. Si uno in­gre­sa 100 eu­ros, la ca­sa de apues­ta le re­ga­la otros cien por ser nue­vo clien­te. Sin em­bar­go, to­do tie­ne su le­tra pe­que­ña y es­tos es­tas pro­mo­cio­nes es­tán res­trin­gi­das a vol­ver a apos­tar esa mis­ma can­ti­dad que la ca­sa le ha fa­ci­li­ta­do.

Apos­tar es una ma­ne­ra de en­fren­tar­se a los mie­dos. Al prin­ci­pio se co­mien­za con po­co di­ne­ro. De ma­ne­ra pau­la­ti­na se ob­tie­nen ga­nan­cias, lo que ayu­da a crear la sen­sa­ción de que se pue­de ob­te­ner más be­ne­fi­cio. Así, los ju­ga­do­res se au­to­con­ven­cen de que pue­den sa­car­se un so­bre­suel­do só­lo con pul­sar con un clic a un par­ti­do. Las ga­nan­cias au­men­tan. Sin em­bar­go, siem­pre lle­ga un día en el que se pier­de. Ese día se acha­ca la pér­di­da a fac­to­res ex­ter­nos al ju­ga­dor co­mo la ma­la suer­te. Pa­ra re­cu­pe­rar el di­ne­ro per­di­do se rein­vier­te el do­ble y es en­ton­ces cuan­do co­mien­za a afian­zar­se la adic­ción. Una prác­ti­ca pe­li­gro­sa en la que pue­de caer cual­quier per­so­na y que pue­de lle­gar a des­truir­le la vi­da. Ga­briel Arre­se Le­za. Pe­rio­dis­ta/ Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.