Una ha­lla­ca re­suel­ta sa­le a la ven­ta des­de Bs. 500 en ade­lan­te

La tra­di­cio­nal co­mi­da na­vi­de­ña se co­mer­cia be­llo.

Notitarde - - Portada -

Va­len­cia, di­ciem­bre 6 ( Daisy Li­na­res).- Con vino La Sa­gra­da Fa­mi­lia, ají, pi­men­tón, ce­bo­lla, ajo, ce­bo­llín, al­ca­pa­rras y pa­sas, Maribel Al­va­ra­do pre­pa­ra las sa­bro­sas ha­lla­cas que con gus­to se co­men sus clien­tes que des­de ha­ce cua­tro años sa­ben que la ven­ta del de­li­cio­so pla­to es­tá ubi­ca­da en la ca­lle Ló­pez con Aran­za­zu, sec­tor La Can­de­la­ria, Va­len­cia, es­ta­do Ca­ra­bo­bo. En un área lim­pia y or­de­na­da, es­pe­ra pa­cien­te a las per­so­nas que has­ta es­te mar­tes pa­ga­ron Bs. 500 por una ha­lla­ca, por­que des­de es­te miér­co­les suben a Bs. 800, “es que los in­gre­dien­tes es­tán muy ca­ros, to­dos los días au­men­tan los pre­cios.

La ha­ri­na se con­si­gue a Bs. 3 mil 500 el ki­lo, la com­pra por bul­to en­tre Bs. 50 mil a Bs. 60 mil, lo que an­tes se con­se­guía a Bs. 35 mil. “Mis ha­lla­cas no lle­van acei­tu­nas por­que no al­can­za el di­ne­ro, las sin hue­sos sa­len en Bs. 6 mil el ki­lo y has­ta más ca­ro. El ono­to es­tá en Bs. 8 mil el ki­lo y el acei­te en Bs. 3.420 el li­tro. Las ho­jas has­ta ayer va­lían Bs. 300 el ki­lo, ama­ne­ció a Bs. 500 el ki­lo.

Hay clien­tes que le en­car­gan has­ta 20 en ade­lan­te y Maribel tra­ba­ja de 6:00 a.m. a 2:00 p.m. de lu­nes a lu­nes des­de el 1 de oc­tu­bre. Luis Ma­san­ta, se co­mió una “por aho­ra, sa­ben bien y a buen pre­cio”.

Las de Ma­nuel lle­van cé­le­ri

Ma­nuel Már­quez tra­ba­ja des­de el 1 de oc­tu­bre ha­cien­do ha­lla­cas, pen­san­do en el bol­si­llo de la gen­te, no lo ha­ce pa­ra ser ri­co, “nos sa­tis­fa­ce ver a nues­tros clien­tes sa­tis­fe­chos, por ellos es­cu­cha­mos su­ge­ren­cias”.

Su equi­po es­tá re­pre­sen­ta­do por 5 per­so­nas en­tre co­ci­ne­ras y ven­de­do­res, ca­da una cues­ta Bs. 500 y sus in­gre­dien­tes in­clu­yen el cé­le­ri, ade­más de los bá­si­cos: ha­ri­na, car­ne o po­llo, al­ca­pa­rras, pa­sas, ono­to, ají dul­ce, ajo, ce­bo­llín, ce­bo­lla, sal, ono­to, y en el mos­tra­dor, pa­ra los que la co­men allí, gua­saca­ca o pi­can­te.

Es­ta ha­lla­ca tie­ne mu­cha ven­ta, ya que su pre­cio “es ren­ta­ble”, di­jo Már­quez. “Es me­jor com­prar­las he­chas, diez ha­lla­cas son Bs. 5 mil y de­pen­dien­do del nú­me­ro de per­so­nas por fa­mi­lia y así tra­ba­jan me­nos”.

Ma­nuel ade­más ven­de are­pas, tos­ta­das, em­pa­na­das y ju­gos na­tu­ra­les, so­bre todo en el ho­ra­rio de la ma­ña­na su ne­go­cio, “El sa­zón de Blan­ca”, ubi­ca­do en la ave­ni­da San Juan Vian­ney, cru­ce con ca­lle Pla­za, se le lle­na. Jor­ge Cas­te­lla­nos ex­pre­só que ca­da vez que va se co­me co­mo cin­co. Éri­ka Oli­ve­ros ase­gu­ró que se co­me dos ha­lla­cas dia­rias, “son bue­ní­si­mas”.

Sa­nas y so­li­da­rias

La se­ño­ra Do­ris Me­lén­dez tra­ba­ja co­mo su­per­vi­so­ra de las áreas ex­ter­nas en la Ciu­dad Hos­pi­ta­la­ria “Dr. Enrique Te­je­ra” y su al­muer­zo lo ha­ce con una ha­lla­ca pre­pa­ra­da en el kiosko de José Raúl Gal­vis, en la ave­ni­da “Li­san­dro Al­va­ra­do”, pre­ci­sa­men­te fren­te al hos­pi­tal, don­de cues­tan Bs. 500. El se­ñor Gal­vis no ha­rá el pla­to na­vi­de­ño com­ple­to, pe­ro jun­to a sus her­ma­nas cal­cu­ló el pre­su­pues­to que hi­zo des­de me­dia­dos del año 2016 pa­ra man­te­ner el pre­cio has­ta el día 31 de di­ciem­bre. “Compramos los in­gre­dien­tes al ma­yor, por eso lo po­de­mos ha­cer”. En­tre los in­gre­dien­tes es­tán: la car­ne y el po­llo, ají dul­ce, al­ca­pa­rras, acei­tu­nas, ha­ri­na, ajo po­rro, el ono­to, el acei­te, el ce­bo­llín.

Sen­ta­da en una ban­que­ta, con la sa­tis­fac­ción re­fle­ja­da en su ros- tro de de­gus­tar lo que le ape­te­ce, Do­ris in­di­có que el pla­to es­tá al al­can­ce de su bol­si­llo, “y ade­más es muy ri­co”.

Es el pla­to tra­di­cio­nal des­de el mes de oc­tu­bre. “Sa­be­mos que vie­ne la Na­vi­dad, me ven­go a co­mer aquí por­que es muy sano, so­li­da­rio, y hay muy bue­na aten­ción. Ade­más, los que ve­ni­mos aquí te­ne­mos el sen­ti­do de la per­te­nen­cia, nos gus­ta”.

El lla­ma­do es a no per­der la cos­tum­bre, “es­te­mos co­mo es­te­mos, no de­je­mos per­der lo nues­tro. Hay que vi­vir, son­reír a la vi­da y las ha­lla­cas son nues­tras”.

La se­ño­ra Do­ris di­jo que las ha­lla­cas son nues­tras por tra­di­ción e ins­tó a no de­jar de per­der lo nues­tro, “es­te­mos co­mo es­te­mos”, di­jo.

Ma­nuel Már­quez ela­bo­ra las ha­lla­cas eco­nó­mi­cas pen­san­do en el bol­si­llo de las per­so­nas: “No pa­ra ha­cer­me ri­co”, sin de­jar de ser ren­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.