San Die­go, el Ca­ra­bo­bo que que­re­mos

Notitarde - - Naguanagua-la Entrada-san Diego - Ro­sa de Sca­rano Twit­ter @ro­sa­bran­do­ni­sio

Co­mo que si fal­ta­ra al­go más pa­ra au­men­tar el pe­sar y sa­cri­fi­cio de nues­tra ama­da co­mu­ni­dad, la na­tu­ra­le­za nos ha cas­ti­ga­do con in­con­ta­bles pér­di­das ma­te­ria­les y an­gus­tia de so­bre­vi­ven­cia, pro­duc­to de una va­gua­da que azo­tó 8 es­ta­dos del país y que, en San Die­go des­car­gó du­ran­te seis ho­ras con­ti­nuas la llu­via de un mes, lo cual ge­ne­ró el co­lap­so de nues­tros ríos, que­bra­das y otros cur­sos, inun­dan­do vi­vien­das, co­mer­cios, ca­lles y ave­ni­das que co­mu­ni­can es­te va­lle, pro­vo­can­do da­ños en nu­me­ro­sos vehícu­los e in­dis­pen­sa­bles y va­lio­sos equi­pos del ho­gar, con sal­do de dam­ni­fi­ca­dos que re­pre­sen­ta una in­cal­cu­la­ble tra­ge­dia que de­man­da so­li­da­ri­dad y esos va­lo­res so­bre­sa­lien­tes en es­ta gran fa­mi­lia. La co­rrien­te -pro­duc­to del vo­lu­men des­car­ga­do en el ci­ta­do lap­so-, se re­pre­só y re­gre­sa­ron las aguas en la con­fluen­cia del Río Los Gua­yos en el es­tre­cho pa­so a la al­tu­ra de la Au­to­pis­ta del Cen­tro, pro­vo­can­do es­te inusi­ta­do y do­lo­ro­so even­to. La Al­cal­día, año tras año desa­rro­lla los pla­nes de lim­pie­za, des­ma­le­za­mien­to y vi­gi­lan­cia de los cur­sos de agua, prin­ci­pal­men­te de los ríos que nos cru­zan, tam­bién atien­de el man­te­ni­mien­to del al­can­ta­ri­lla­do mu­ni­ci­pal, y de esa ma­ne­ra dis­po­ne los re­cur­sos pre­su­pues­ta­rios pa­ra esos pro­gra­mas pre­ven­ti­vos ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad de va­lio­sos equi­pos téc­ni­cos y hu­ma­nos. En es­ta ho­ra di­fí­cil que en­fren­ta­mos, re­co­no­ce­mos y agra­de­ce­mos la ayu­da y so­li­da­ri­dad de la Go­ber­na­ción del es­ta­do, De­fen­sa Ci­vil, apo­yo mi­li­tar, Cruz Ro­ja, em­pre­sas co­mer­cia­les que, jun­to a la pre­sen­cia de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal, Bom­be­ros, in­nu­me­ra­bles vo­lun­ta­rios y al gran equi­po de tra­ba­jo de la Al­cal­día de San Die­go, nues­tros jó­ve­nes ejemplares han en­fren­ta­do es­te re­to y prue­ba que la na­tu­ra­le­za nos ha exi­gi­do. Eso es lo útil más que im­por­tan­te, lo otro, la ba­je­za, el chan­ta­je po­li­ti­que­ro, des­leal­tad, el in­ten­tar pes­car en aguas re­vuel­tas con an­zue­lo pres­ta­do, bur­lar­se del do­lor y en lu­gar de ayu­dar al pró­ji­mo, he­rir su con­fian­za y en­su­ciar la moral política im­pres­cin­di­ble pa­ra for­ta­le­cer la unión; eso, ade­más de des­pre­cia­ble y mal ejem­plo, na­da cons­tru­ye. Aquí se­gui­re­mos has­ta don­de se pue­da y lo que no se pue­da, so­li­da­ria­men­te con la gen­te a la que he­mos ju­ra­do ser­vir y ser­vi­mos. EN SAN DIE­GO, DON­DE SE CONS­TRU­YE EL CA­RA­BO­BO Y LA VE­NE­ZUE­LA QUE QUE­RE­MOS Y QUE PRON­TO, UNI­DOS Y CON SCA­RANO, LO LOGRAREMOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.