Es­ca­lan­do la de­sigual­dad

Cáp­su­las Pa­ra Vo­lar

Notitarde - - Opinión - Ru­bén Da­rio Pe­ral­ta http://ru­ben­da­rio­pe­ral­ta.blogs­pot.com @ru­bend­pe­ral­ta ru­ben­pe­ral­tamd@gmail.com

El fí­si­co Step­hen Haw­king aca­ba de es­cri­bir un ar­tícu­lo en The Guar­dian aler­tan­do que es­te es el mo­men­to más pe­li­gro­so pa­ra el pla­ne­ta. No so­la­men­te por el pro­fun­do efec­to del cam­bio cli­má­ti­co en los dis­tin­tos eco­sis­te­mas, sino por el cre­ci­mien­to de una de las prin­ci­pa­les cau­sas que lle­va­ron a los triun­fos del Bre­xit y Do­nald Trump: la de­sigual­dad fi­nan­cie­ra.

La gen­te que vo­tó por es­tas op­cio­nes lo hi­zo con­tra la glo­ba­li­za­ción cier­ta­men­te, pe­ro to­do ello, lle­va­do por el he­cho de que ca­da día se sien­ten más ex­clui­dos de los be­ne­fi­cios del sis­te­ma, se sien­ten más po­bres, sien­ten que sus hi­jos ten­drán me­nos opor­tu­ni­da­des, sien­ten que una mi­no­ría se ha­ce gro­se­ra­men­te ri­ca y ex­hi­be esa ri­que­za sin ro­deos, sien­ten que las éli­tes fi­jan el rum­bo de sus paí­ses sin to­mar en cuen­ta sus ne­ce­si­da­des y tragedias co­ti­dia­nas. Es­tán has­tia­dos de su pro­pia cri­sis, de su pro­pio des­em­pleo, de su pro­pia de­ser­ción es­co­lar, y aho­ra les pi­den que se com­por­ten ci­vi­li­za­da­men­te, cuan­do sus cos­tas se lle­nen de ex­tran­je­ros.

Du­ran­te la cri­sis ban­ca­ria, ellos eran des­alo­ja­dos de sus ca­sas mien­tras veían co­mo los ban­que­ros se­guían co­bran­do sus ju­go­sos bo­nos, asi­mis­mo el go­bierno fi­nan­cia­do con sus im­pues­tos tu­vo que asu­mir las pér­di­das ge­ne­ra­das por el di­ne­ro mal­ver­sa­do o ro­ba­do. Mu­chos per­die­ron sus tra­ba­jos en efec­to do­mi­nó y mu­chas re­gio­nes vie­ron co­mo la fuer­za ma­nu­fac­tu­re­ra se mu­da­ba a pa­raí­sos de mano obre­ra ba­ra­ta co­mo Chi­na, Ban­gla­desh, In­dia y Pa­kis­tán.

Pa­ra col­mo, lle­ga un nue­vo enemi­go con la tec­no­lo­gía. Con cier­tos de star­tups crea­das por unos po­cos, sin mu­chos em­plea­dos, que son ca­pa­ces de con­tro­lar mer­ca­dos glo­ba­les y con­tri­bu­yen a la desin­dus­tria­li­za­ción del mun­do. El cam­bio tec­no­ló­gi­co apun­ta a la au­to­ma­ti­za­ción de los pro­ce­sos, y eso eli­mi­na em­pleos pa­ra esa masa que no tie­ne el en­tre­na­mien­to pa­ra la reali­dad au­men­ta­da, la reali­dad vir­tual, la ro­bó­ti­ca, el desa­rro­llo de soft­wa­re, y el mer­ca­deo en re­des so­cia­les. Yo ten­go un star­tup que se en­cuen­tra en una ace­le­ra­do­ra de ne­go­cios di­gi­ta­les, don­de una de las pre­mi­sas es la es­ca­la­bi­li­dad –la ca­pa­ci­dad de po­der ope­rar si­mul­tá­nea­men­te en dis­tin­tos paí­ses-, y uno de los enemi­gos de la es­ca­la­bi­li­dad son los se­res hu­ma­nos. Mien­tras más au­to­ma­ti­za­dos sean tus pro­ce­sos, más es­ca­la­ble es tu star­tup. Te­ner un ser­vi­cio te­le­fó­ni­co de aten­ción al clien­te, pue­de ser una ba­rre­ra, pa­ra eso es­tán los có­di­gos o los bots, la des­hu­ma­ni­za­ción es el ve­llo­cino de oro.

Ama­zon aca­ba de abrir su pri­me­ra tien­da fí­si­ca en USA. ¿La in­no­va­ción? Pues la tien­da no cuen­ta con ca­ja re­gis­tra­do­ra. Los com­pra­do­res to­man los pro­duc­tos y los pa­san por sen­so­res que en­vían los da­tos del pro­duc­to y el mon­to de cuán­to cues- ta a su cuen­ta elec­tró­ni­ca en Ama­zon. Es­to eli­mi­na las co­las, los pro­ble­mas que se pre­sen­tan en el pro­ce­so de co­bro, y aho­rra millones en em­plea­dos. Sí, es innovador, pe­ro ima­gi­nen cuan­tos em­pleos se per­de­rán si to­das las ca­de­nas de tien­das si­guen el mis­mo es­que­ma. Es­to es uno de los ejem­plos de có­mo la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca pue­de con­tri­buir al au­men­to de la de­sigual­dad fi­nan­cie­ra.

El cam­bio tec­no­ló­gi­co es be­ne­fi­cio­so pa­ra la hu­ma­ni­dad y es irre­ver­si­ble, nues­tra discusión de­be ir ha­cia re­du­cir la bre­cha tec­no­ló­gi­ca y fi­nan­cie­ra en­tre los ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta. De có­mo va­mos a en­tre­nar a los re­za­ga­dos pa­ra in­cor­po­rar­los al nue­vo mer­ca­do la­bo­ral, de có­mo va­mos a ate­nuar la des­hu­ma­ni­za­ción de la es­ca­la­bi­li­dad. Esa discusión de­be­mos li­de­rar­la los em­pren­de­do­res di­gi­ta­les y se de­be ha­cer no so­lo con las éli­tes, sino con to­dos los ciu­da­da­nos del pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.