Gol­pe de la de­re­cha al Mer­co­sur

Notitarde - - Opinión - Dip. Saúl Ortega @sau­lor­te­gap­suv

La ile­gal e írri­ta de­cla­ra­ción de los cua­tro can­ci­lle­res de Bra­sil, Pa­ra­guay, Ar­gen­ti­na y Uru­guay, anun­cian­do que Ve­ne­zue­la pier­de sus de­re­chos co­mo Es­ta­do co­mo par­te del blo­que del Mer­co­sur es, ade­más de ile­gal, una ar­bi­tra­rie­dad po­lí­ti­ca.

Aho­ra ¿Qué po­de­mos es­pe­rar de unos go­bier­nos pre­si­di­dos por de­lin­cuen­tes? El se­ñor Ho­ra­cio Car­ter ha si­do se­ña­la­do por la pren­sa bra­si­le­ña de con­tra­ban­dis­ta y por la pren­sa co­lom­bia­na de nar­co­tra­fi­can­te. El se­ñor Mau­ri­cio Ma­cri, que es pro­ta­go­nis­ta del es­cán­da­lo por los fa­mo­sos Pa­na­ma Pa­pers, im­pli­ca­do na­da más que por le­gi­ti­ma­ción de ca­pi­ta­les y eva­sión de im­pues­tos en el país que pre­si­de. El se­ñor Te­mer, el ile­gí­ti­mo que lle­ga al po­der pro­duc­to de un gol­pe par­la­men­ta­rio pa­ra pro­te­ger la co­rrup­ción en el Bra­sil; su prin­ci­pal so­cio el se­ñor Cun­ha que pre­si­dió la Cá­ma­ra de dipu­tados ya fue se­pa­ra­do de su car­go y en­jui­cia­do por co­rrup­ción y el pre­si­den­te del se­na­do, el se­ñor Ca­lei­ros, es­tá en pleno pro­ce­so de en­jui­cia­mien­to por co­rrup­ción; es­tos so­cios de Te­mer fue­ron los que ini­cia­ron el jui­cio a la pre­si­den­ta elec­ta Dil­ma pa­ra co­lo­car a Te­mer, de una ma­ne­ra ile­gal, sin con­tar con el res­pal­do po­pu­lar.

Pa­ra la de­re­cha la de­mo­cra­cia es con­tra­ria a su pen­sa­mien­to y a su for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca, por eso ve­mos que ce­le­bra­ron el gol­pe con­tra Ze­la­ya en Hon­du­ras, con­tra Lu­go en el Pa­ra­guay y la re­cien­te des­ti­tu­ción de Dil- ma, por esa ra­zón aplau­den el gol­pe con­tra Ve­ne­zue­la en el Mer­co­sur.

Es­ta­mos en pre­sen­cia de una po­lí­ti­ca des­ti­na­da a des­truir la uni­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na, la del Ca­ri­be, así co­mo el me­ca­nis­mo de in­te­gra­ción re­gio­nal, to­do es­to pa­ra po­der su­bor­di­nar es­ta zo­na del mun­do, pa­ra re­tro­traer los pa­tios tra­se­ros del im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano o a la fa­mo­sa re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra, es­tos go­bier­nos que ci­té ya es­tu­vie­ron muy ac­ti­vos en el Lobby de la OEA, bus­can­do ac­ti­var la Car­ta De­mo­crá­ti­ca con­tra Ve­ne­zue­la, de­rro­ta­dos por su­pues­to de esos pla­nes que cons­ti­tuían una cla­ra y des­ca­ra­da pro­vo­ca­ción po­lí­ti­ca; es­tos mis­mos go­bier­nos tra­ta­ron ha­ce me­ses de jus­ti­fi­car su po­si­ción an­ti­ve­ne­zo­la­na en el Mer­co­sur, ex­hor­tan­do apli­car el Pro­to­co­lo de Us­huaia en ma­te­ria de de­mo­cra­cia y De­re­chos Hu­ma­nos, al ver que no con­si­guie­ron nin­gún so­por­te uti­li­zan una le­gis­la­ción que es ex­tra­ña al Mer­co­sur, la Con­ven­ción de Vie­na en Ma­te­ria de Tra­ta­dos In­ter­na­cio­na­les.

El Mer­co­sur no es par­te de es­ta Con­ven­ción y si se qui­sie­ra apli­car de ma­ne­ra com­ple­men­ta­ria ella es­ta­ble­ce el cla­ro de­re­cho de la de­fen­sa, y en ma­te­ria de con­ve­nios de­be re­sol­ver­se por la ne­go­cia­ción o por ar­bi­tra­je, no por el jui­cio su­ma­rio que uti­li­za­ron los can­ci­lle­res de la de­re­cha de es­tos paí­ses, ya que es­tos jui­cios son pro­pios de las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res que hu­bo en esos paí­ses don­de exis­tió la tri­ple alian­za de es­tas dic­ta­du­ras, don­de no ha­bía for­ma a la de­fen­sa y se apli­ca­ban los jui­cios su­ma­rios.

Es por es­to que es­ta de­re­cha es con­tra­ria a los pro­ce­di­mien­tos de­mo­crá­ti­cos, no so­por­tan en­fren­tar la de­fen­sa de Ve­ne­zue­la en un de­bi­do pro­ce­so, don­de po­de­mos de­mos­trar el cum­pli­mien­to que ha he­cho nues­tro país al in­cor­po­rar más del 90% de la le­gis­la­ción y, en el ca­so de la nor­ma­ti­va AC18, Ve­ne­zue­la ha de­cla­ra­do es­tar en con­di­ción de in­cor­po­rar el 100% de la nor­ma­ti­va.

Re­cien­te­men­te la mis­ma Dil­ma Rous­seff di­jo que ellos no han po­di­do in­cor­po­rar 5 nor­ma­ti­vas del AC18, lo que ha­ce que Bra­sil prác­ti­ca­men­te no ha­ya cum­pli­do, y de apli­car la con­ven­ción de Vie­na, es­te país ten­dría que sa­lir del Mer­co­sur y si tam­bién se ad­hie­re la Con­ven­ción de Us­huaia en ma­te­ria de De­re­chos Hu­ma­nos y de­mo­cra­cia el pri­mer país de sa­lir del blo­que se­ría Bra­sil, por ser un go­bierno pro­duc­to de un gol­pe de es­ta­do; en es­te sen­ti­do, sa­be­mos que a nues­tro país lo que quie­ren aplicarle es una me­di­da po­lí­ti­ca tra­ma­da por la de­re­cha de es­tos paí­ses su­bor­di­na­dos al Im­pe­rio y a los go­bier­nos co­lo­nia­lis­tas de Eu­ro­pa.

Es co­no­ci­da la po­si­ción de es­tos go­ber­nan­tes a fa­vor de los Tra­ta­dos de Li­bre Co­mer­cio, ellos sa­ben que eso fue en­te­rra­do en Mar de Pla­ta por Kirch­ner, Lu­la, Chá­vez, Ta­ba­ré, Ni­ca­nor de Pa­ra­guay y otros, quie­nes abrie­ron ca­mino de in­de­pen­den­cia, so­be­ra­nía y de­mo­cra­cia.

Es­tos tí­te­res pre­ten­den re­no­var el de­caí­do Al­ca; en el fon­do pre­ten­den es re­fren­dar con Eu­ro­pa unos tra­ta­dos que per­ju­di­can a to­dos los paí­ses del blo­que e igual­men­te sus­cri­bir el Acuer­do del Pa­cí­fi­co. Po­de­mos de­cir que con es­ta con­duc­ta ex­pli­ca­mos por­que se han ne­ga­do a re­co­no­cer la le­gis­la­ción del Mer­co­sur, don­de Ve­ne­zue­la asu­ma su pre­si­den­cia. ¡No po­drán!!!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.