Ca­da día es Navidad

Notitarde - - Ciudad - Cecilia* Tlf: 04144294258 @hoy­soy­li­bre

Te­nien­do en cuen­ta to­do lo que ha su­ce­di­do des­de la pri­me­ra Navidad de AA en 1935, no hay pa­la­bras pa­ra re­tra­tar el sig­ni­fi­ca­do de la Navidad de 1952. La úni­ca co­sa de la que es­ta­mos muy se­gu­ros es que nos la he­mos pro­por­cio­na­do a no­so­tros mis­mos, y que he­mos re­ci­bi­do regalos que la ima­gi­na­ción no pue­de des­cri­bir ple­na­men­te. El men­sa­je de es­pe­ran­za de AA se ha lle­va­do a ca­si to­dos los rin­co­nes de la tie­rra y es­ta­mos se­gu­ros de que ha si­do guia­do por una ge­ne­ro­sa y sa­bia Pro­vi­den­cia. El ri­tual na­vi­de­ño de dar y re­ci­bir, con­ti­núa re­pi­tién­do­se en to­das par­tes.

Mu­chos de no­so­tros en AA so­mos de la fe cris­tia­na, aun­que no to­dos. En nues­tra co­mu­ni­dad hay ju­díos que mi­ran a Jeho­vá; ag­nós­ti­cos que, con suer­te, ven al gru­po de AA co­mo su Po­der Su­pe­rior

Por lo tan­to, de­be­mos pre­gun­tar­nos a no­so­tros mis­mos, es­pe­cial­men­te en es­ta épo­ca: “¿Qué más po­de­mos ha­cer pa­ra ser más ge­ne­ro­sos?” Da­do que AA se pro­pa­ga a tra­vés de esa gran ener­gía que es el ejem­plo.

Vi­vien­do un día a la vez, en­se­ñan­do y com­par­tien­do don­de­quie­ra que fue­se, sin pen­sar en la re­com­pen­sa

La ora­ción que tan­tas ve­ces re­pi­tió nos los di­ce. Aquí la tie­nes:

Ora­ción de San Fran­cis­co de Asís:

Se­ñor, haz­me un ins­tru­men­to de Tu Paz. Don­de ha­ya odio, que lle­ve yo el Amor. Don­de ha­ya ofen­sa, que lle­ve yo el Per­dón. Don­de ha­ya dis­cor­dia, que lle­ve yo la Unión. Don­de ha­ya du­da, que lle­ve yo la Fe. Don­de ha­ya error, que lle­ve yo la Ver­dad. Don­de ha­ya de­ses­pe­ra­ción, que lle­ve yo la Alegría. Don­de ha­ya ti­nie­blas, que lle­ve yo la Luz. ¡ Oh, Maes­tro!, ha­ced que yo no bus­que tan­to ser con­so­la­do, sino con­so­lar; ser com­pren­di­do, sino com­pren­der; ser ama­do, co­mo amar. Por­que es dan­do, que se re­ci­be; per­do­nan­do, que se es per­do­na­do; mu­rien­do, que se re­su­ci­ta a la Vida Eter­na. Amén.

La lec­ción que Fran­cis­co nos de­ja es cla­ra, no otro ejem­plo po­dría ser más bri­llan­te. “Li­bre­men­te re­ci­bis­teis, dad li­bre­men­te” y… ¡una Fe­liz Navidad! Bill W Hoy no be­bo, hoy soy li­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.