Una di­fí­cil res­pues­ta

Notitarde - - Opinión - Pe­ter Al­bers pe­ter­kal­bers@yahoo.com @pe­ter­kal­bers

Pa­ra un tra­ba­jo aca­dé­mi­co que rea­li­zan, dos es­tu­dian­tes de ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad Jo­sé An­to­nio Páez me hi­cie­ron una en­tre­vis­ta. El te­ma era el Bu­le­var de la Ave­ni­da Bo­lí­var en el cen­tro de la ciu­dad, y su pre­gun­ta más con­cre­ta era “¿por qué esa zo­na no fun­cio­na co­mo un bu­le­var sino co­mo una sim­ple vía de pa­so pea­to­nal, don­de la gen­te no per­ma­ne­ce y dis­fru­ta del es­pa­cio ur­bano que se le ofre­ce?”. ¡Va­ya pre­gun­ta!

Em­pe­ce­mos por re­vi­sar la his­to­ria, esa que nos cuen­ta lo que era el cen­tro de Va­len­cia de las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo pa­sa­do: Un ve­cin­da­rio ama­ble, don­de vi­vían fa­mi­lias que se co­no­cían mu­tua­men­te, se re­la­cio­na­ban en­tre sí y se ayu­da­ban unos a otros. Sin fal­tar, co­mo en to­do pue­blo gran­de, los chis­mes y mal ha­bla­du­rías.

Por aque­llos años, ya Ve­ne­zue­la era un po­lo de atrac­ción pa­ra la in­mi­gra­ción: gen­tes pro­ve­nien­tes de to­das par­tes co­men­za­ron por ad­qui­rir las vie­jas ca­so­nas, cu­yos pro­pie­ta­rios ven­dían ali­via­dos, en su afán de mu­dar sus re­si­den­cias ha­cia las zo­nas más fres­cas y me­nos po­bla­das al nor­te. Las vie­jas ca­so­nas, cons­trui­das du­ran­te la épo­ca co­lo­nial, su­frie­ron mo­di­fi­ca­cio­nes en su dis­tri­bu­ción in­te­rior y en sus fa­cha­das, pa­ra ser con­ver­ti­das en es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les. Las fa­mi­lias de los afa­no­sos co­mer­cian­tes vi­vían en la par­te pos­te­rior. Así fueron des­apa­re­cien­do pa­tios, ven­ta­nas con re­jas, y za­gua­nes.

El tras­la­do del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal a la ur­ba­ni­za­ción “Lo­mas del Es­te” y lue­go a un edi­fi­cio no di­se­ña­do pa­ra tal fin en la Zo­na In­dus­trial, qui­tó a los va­len­cia­nos un mo­ti­vo pa­ra acu­dir al cen­tro his­tó­ri­co. Pos­te­rior­men­te ven­drían los tras­la­dos de los tri­bu­na­les des­de el edi­fi­cio ado­sa­do a la Ca­te­dral al “Pa­la­cio de Jus­ti­cia”, eter­na­men­te in­con­clu­so; de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va des­de el Ca­pi­to­lio, que com­par­tía con la Go­ber­na­ción, a otro edi­fi­cio ¿o ade­fe­sio igual al de la Al­cal­día? en la mis­ma Zo­na In­dus­trial y ve­cino al mu­ni­ci­pal. Di­chos tras­la­dos le qui­ta­rían a la po­bla­ción nue­vos mo­ti­vos pa­ra acu­dir al cen­tro. Po­co a po­co el cen­tro se fue que­dan­do so­lo…

La cons­truc­ción de cen­tros co- mer­cia­les en la zo­na nor­te fue el gol­pe fi­nal. Ya los va­len­cia­nos re­si­den­cia­dos en las ur­ba­ni­za­cio­nes del nor­te no ten­drían que acu­dir al vie­jo cas­co his­tó­ri­co, y los po­cos co­mer­cios que fueron que­dan­do lan­gui­de­cían por fal­ta de clien­te­la. Una vi­da ar­ti­fi­cial se fue crean­do en el sec­tor, que se que­da­ba so­lo y des­ha­bi­ta­do al atar­de­cer, pa­ra re­vi­vir a la ma­ña­na si­guien­te gra­cias a otro fe­nó­meno so­cial: la ac­ti­vi­dad del lla­ma­do eu­fe­mís­ti­ca­men­te “co­mer­cio in­for­mal”, que fue pro­li­fe­ran­do gra­cias al de­te­rio­ro de la eco­no­mía en los úl­ti­mos años de la era de­mo­crá­ti­ca, y que se in­cre­men­tó ex­po­nen­cial­men­te con el lla­ma­do “so­cia­lis­mo del si­glo 21”. Las in­dus­trias re­du­je­ron al mí­ni­mo su per­so­nal, la cons­truc­ción de­ca­yó, el des­em­pleo au­men­tó de for­ma alar­man­te. Los nue­vos desem- plea­dos se de­di­ca­ron a la buho­ne­ría, a cu­yos ten­de­re­tes acu­die­ron ma­si­va­men­te los ha­bi­tan­tes de la zo­na sur de Va­len­cia, de me­no­res re­cur­sos eco­nó­mi­cos. El cas­co his­tó­ri­co se con­vir­tió en su gran cen­tro co­mer­cial. Pe­ro igual­men­te se que­da­ba so­li­ta­rio al atar­de­cer, pa­ra re­no­var su fe­bril ac­ti­vi­dad al día si­guien­te.

El gol­pe de gra­cia se lo ha da­do la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal del ac­tual Al­cal­de, al ex­pul­sar a los buho­ne­ros del cen­tro, en lu­gar de or­ga­ni­zar­los y do­tar­los de es­pa­cios apro­pia­dos, sin que obs­tru­yan el pa­so de vehícu­los y pea­to­nes, y sin con­ta­mi­nar el en­torno con sus im­pro­vi­sa­dos ta­ran­ti­nes.

El cen­tro de Va­len­cia se ha que­da­do sin gen­te; y sin gen­te no hay vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.