¡La pe­lo­na exis­te!

Notitarde - - Opinión - Luis Cu­bi­llán Fon­se­ca

Al pa­re­cer hu­bo un tiem­po en que la po­bre­za era un in­sul­to, ser po­bre era es­tar vin­cu­la­do a los li­mos­ne­ros, y por esa vía a cual­quier co­sa sin va­lor; en­ton­ces sur­gió el tra­ta­mien­to pa­ra aque­llas per­so­nas de­cen­tes, en una for­ma muy ele­gan­te se les di­jo: “Po­bres de so­lem­ni­dad” per­so­na­jes que abun­dan en la no­ve­la pi­ca­res­ca.

Ac­tual­men­te, ser po­bre no es in­digno, eso no re­ba­ja la ca­li­dad de la per­so­na o del país. Es­to vie­ne a cuen­to, pues Ma­du­ro quie­re aga­rrar las li­mos­nas que nos quie­ren dar los paí­ses ami­gos, ¡Pe­ro sin que se lla­me li­mos­na! En la lis­ta de los do­nan­tes por su­pues­to no es­tá Cu­ba, aun an­dan co­mo Jua­na la Lo­ca (Cha­ri­to di­xit) pa­sean­do el cuer­po de su marido el buen­mo­zo Felipe, por los ba­rran­ca­les de Es­pa­ña.

Así tie­nen a los cu­ba­nos pa­sean­do los res­tos cal­ci­na­dos del ti­rano por los pai­sa­jes de la is­la, me­nos mal que le he­den­ti­na no se sien­te, pues les echa­ron can­de­la. Y Raúl con un ojo pre­vi­si- vo de­cre­to que el nom­bre del di­fun­to, no pue­da ser usa­do sino por el go­bierno, es de­cir la familia del ti­rano.

Cuan­do el cul­to a la per­so­na­li­dad, ha du­ra­do tan­to tiem­po, na­da más y na­da me­nos que se­ten­ta años, ya el pue­blo es­ta ata­fa­ga­do con el nom­bre del ti­rano, y cuan­do es­te mue­re, sa­len en ma­na­da in­me­dia­ta­men­te a des­truir cual­quier co­sa que re­cuer­de sus ma­tan­zas y cruel­dad. ¡ Uno se pre­gun­ta!: ¿Qué ha ga­na­do Cu­ba con el ca­si si­glo de go­bierno de Fi­del?, ¿Cuán­tos muer­tos de­jó, cuán­tas la­gri­mas, cuán­to do­lor?…. Y to­do igual, so­lo que los Cas­tro ocu­pa­ron las ca­sas de los ri­cos, y los cam­pos de golf y los ve­le­ros y las ca­sas de pla­ya; los po­bres si­guie­ron vi­vien­do co­mo ra­tas en los ca­se­ro­nes de los an­ti­guos ri­cos.

Así pa­sa en Ve­ne­zue­la, nin­guno de los miem­bros de la no­men­kla­tu­ra vi­ve en los ba­rrios de la Capital, la vi­da de es­tos re­vo­lu­cio­na­rios se des­li­za en gran­des y lu­jo­sas man­sio­nes o apar­ta­men­tos ti­po Cor­ni­che, con bas­tan­te ser­vi­dum­bre que es lo bueno, y co­mi­da im­por­ta­da, y los vi­nos de los cua­les son de­vo­tos, y un Au­di en el ga­ra­je.

El de­cre­to de Raúl, so­bre el nom­bre del muer­to es pre­vi­si­vo; pues cuan­do mu­rió Gó­mez, en to­dos los es­cu­sa­dos de hue­co que eran los que exis­tían,-–por lo me­nos en las ba­rria­das—pu­sie­ron los re­tra­tos en for­ma de res­pal­dar, que al mis­mo tiem­po que ha­cia al ho­yo mas có­mo­do, era una con­de­na po­lí­ti­ca, pues cuan­do se sen­ta­ban, los bi­go­tes sa­cro­san­tos del ti­rano les que­da­ban en la es­pal­da, de­cían: “pa­ra que olie­ra….”.

¿Cuán­tos re­tra­tos del di­fun­to Chá­vez hay ro­dan­do? Ve­re­mos cuan­do a Dios­do­na­do le to­que el turno, pues no aguan­ta con­ti­nuar sien­do mo­na­gui­llo del muer­to, ten­drá que ha­cer­se, si no la tie­ne ya, su pro­pia co­fra­día de adu­lan­tes, quie­nes sin du­da man­da­ran a re­tra­tar­lo, el qui­zá quie­ra que lo re­tra­ten con un flux de ge­ne­ral, con mas gui­lin­dra­jos que los que tie­ne Padrino; en ese en­ton­ces, en la Ca­pi­lla de la Mon­ta­ña, ya ha­brán cor­ta­do la luz y unos cien po­bres la ha­brán in­va­di­do.

No­ta pa­ra Dios­do­na­do: ¡No sea fal­ta de res­pe­to!. Us­ted se es­tá me­tien­do en ca­mi­sa de on­ce va­ras, apren­da a res­pe­tar, si en su ca­sa no lo en­se­ña­ron; el tu­teo y la fal­ta de res­pe­to a un Se­cre­ta­rio de Es­ta­do, in­di­ca que us­ted no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra uti­li­zar un ca­nal te­le­vi­si­vo na­cio­nal, su ig­no­ran­cia com­pro­me­te al es­ta­do; qui­zá por eso Chá­vez pre­fi­rió a Ma­du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.