Pre­sa pa­re­ja que ma­tó a una jo­ven pa­ra ro­bar­le a su be­bé del vien­tre

Ba­jo en­ga­ño la lle­va­ron has­ta las in­va­sio­nes 26 de Mar­zo de To­cu­yi­to

Notitarde - - Sucesos -

Va­len­cia, di­ciem­bre 9.Tal y co­mo se in­for­mó por es­te dia­rio en no­ta pu­bli­ca­da el pa­sa­do lu­nes 5 de di­ciem­bre, la mu­jer de­te­ni­da el jue­ves 1° de es­te mes por Po­li-Ca­ra­bo­bo en la Chet, tras ha­cer­se pa­sar por la ma­dre de una re­cién na­ci­da que mu­rió ho­ras des­pués, sí es­ta­ba vin­cu­la­da con el ase­si­na­to de una ado­les­cen­te em­ba­ra­za­da, a quien lo­ca­li­za­ron amor­da­za­da y de­go­lla­da en la co­mu­ni­dad 26 de Mar­zo, ubi­ca­da en To­cu­yi­to, mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor, zo­na que ha­ce lí­mi­te con la pa­rro­quia Mi­guel Pe­ña de Va­len­cia.

La ob­se­sión mor­tal de una mu­jer por te­ner a to­da cos­ta un hi­jo le con­ge­ló la san­gre a los lu­ga­re­ños de un de­pri­mi­do ve­cin­da­rio ubi­ca­do en­tre las pa­rro­quias To­cu­yi­to y Mi­guel Pe­ña, de Li­ber­ta­dor y Va­len­cia, res­pec­ti­va­men­te.

A sus ha­bi­tan­tes, en su ma­yo­ría tra­ba­ja­do­res y es­tu­dian­tes ín­te­gros, aún les en­tor­pe­ce la res­pi­ra­ción el atroz cri­men de una inocen­te ado­les­cen­te, con 37 se­ma­nas de ges­ta­ción.

Los de­tec­ti­ves del Eje de In­ves­ti­ga­cio­nes de Ho­mi­ci­dios Ca­ra­bo­bo, ba­jo la coor­di­na­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, re­cons­tru­ye­ron el es­pan­to­so ase­si­na­to que, a san­gre fría, co­me­tió una pa­re­ja de psi­có­pa­tas. La ma­ña­na del mar­tes 29 de no­viem­bre Jen­ni­fer Carolina San­ta­na San­ta­na, de 33 años, con­tac­tó a una cándida par­tu­rien­ta de 15 años de edad en la ma­ter­ni­dad de la Chet.

La in­ge­nua ado­les­cen­te se prac­ti­ca­ba la úl­ti­ma eco­gra­fía an­tes de dar a luz. La his­trió­ni­ca mu­jer, quien ase­gu­ró lla­mar­se “Jenny”, ba­jo en­ga­ño ofre­ció re­ga­lar­le ro­pa y otros ar­tícu­los pa­ra re­cién na­ci­dos que ella guar­da­ba en su vi­vien­da. Al día si­guien­te la en­tu­sias­ma­da ges­tan­te, quien re­si­día en el sec­tor Pe­dro Ca­me­jo, de­trás del Mer­ca­do Ma­yo­ris­ta de To­cu­yi­to, les co­mu­ni­có a sus fa­mi­lia­res que acu­di­ría a la co­mu­ni­dad 26 de Mar­zo, ubi­ca­da cer­ca de la bom­ba San Luis, a bus­car unos ob­se­quios pa­ra su ni­ña.

Ja­más pen­só que ten­dría una ci­ta con la muer­te. Al lle­gar a la vi­vien­da si­tua­da en ca­lle Ne­gro Pri­me­ro de las in­va­sio­nes 26 de Mar­zo, par­ce­la nú­me­ro 45, la es­pe­ra­ban sus criminales. Los de­tec­ti­ves pre­su­men que fue gol­pea­da con un ob­je­to con­tun­den­te en la ca­be­za, lue­go la amor­da­za­ron y ata­ron de pies y ma­nos.

Jhon Wi­lliam Gar­cía Pal­me­ra, pa­re­ja de la au­to­ra in- te­lec­tual del ma­ca­bro plan, fun­gió co­mo ci­ru­jano. Sos­pe­chan que Jen­ni­fer Carolina sir­vió de “co­ma­dro­na”. Los in­ves­ti­ga­do­res pre­su­men que la ado­les­cen­te per­dió el co­no­ci­mien­to de­bi­do al do­lor, mien­tras le ex­traían a la ni­ña de su vien­tre so­bre la me­sa del co­me­dor. “Im­pro­vi­sa­ron un qui­ró­fano ca­se­ro”, di­jo uno de los in­ves­ti­ga­do­res, quien agre­gó que en el lu­gar in­cau­ta­ron al­gu­nos ob­je­tos qui­rúr­gi­cos.

Pa­ra fi­na­li­zar la som­bría ci­ru­gía, de­go­lla­ron a la víc­ti­ma y su ca­dá­ver lo arro­ja­ron en un te­rreno co­lin­dan­te con la par­te tra­se­ra del ran­cho. Al día si­guien­te la tras­tor­na­da mu­jer lle­gó a la ma­ter­ni­dad del Hos­pi­tal Cen­tral de Va­len­cia, don­de vol­vió a men­tir.

Di­jo a los mé­di­cos de guar­dia que ella ha­bía da­do a luz en su ca­sa y que su ni­ña te­nía di­fi­cul­ta­des pa­ra res­pi­rar, ro­ga­ba que la ayu­da­ran, que sal­va­ran a su cria­tu­ra. Sin em­bar­go, los ga­le­nos des­con­fia­ron del re­la­to, pues la fal­sa ma­dre ca­re­cía de sig­nos post par­to. La neo­na­ta fa­lle­ció ho­ras des­pués.

Al en­trar en con­tra­dic­cio­nes, los ga­le­nos le no­ti­fi­ca­ron la no­ve­dad a los uni­for­ma­dos de Po­li-Ca­ra- bo­bo, quie­nes arres­ta­ron a la fa­laz ma­dre. La pu­sie­ron a las ór­de­nes de la Fis­ca­lía 20ª, pe­ro la en­ga­ña­do­ra de ofi­cio se sa­lió con las su­yas de nue­vo. La pre­sen­ta­ron en un tri­bu­nal de con­trol, don­de la de­ja­ron en li­ber­tad.

Tres días más tar­de, el jue­ves 1°, los ve­ci­nos ha­lla­ron el ca­dá­ver de la in­for­tu­na­da ado­les­cen­te. Ex­per­tos del La­bo­ra­to­rio Bio­ló­gi­co que lle­ga­ron pro­ce­den­tes de Ca­ra­cas cons­ta­ta­ron, a tra­vés del reac­ti­vo co­no­ci­do co­mo Blues­tar, la pre­sen­cia de una gran pro­fu­sión de san­gre la­ten­te en to­da la ca­sa.

La pa­re­ja ho­mi­ci­da fue de­te­ni­da. Se en­cuen­tra a la dis­po­si­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. Los fun­cio­na­rios del Cicpc pre­su­men que los criminales pla­ni­fi­ca­ron el ase­si­na­to con va­rios me­ses de an­te­la­ción. Con­si­de­ran que la pa­re­ja pen­sa­ba aban­do­nar la ba­rria­da y huir con la cria­tu­ra.

Los re­por­tes fo­ren­ses in­di­can que la neo­na­ta fa­lle­ció por la au­sen­cia de asep­sia del lu­gar don­de la tra­je­ron al mun­do y don­de la ma­dre pe­re­ció por de­san­gra­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.