¿Quién cum­ple años?

Notitarde - - Opinión - Isa­bel Vidal de Ten­rei­ro Na­vi­dad ¿Cum­plea­ños de Je­sús? Ver tex­to con imá­ge­nes en: www.bue­na­nue­va.net

Se acer­ca la fe­cha del cum­plea­ños de Je­sús. To­dos lo sa­be­mos, por­que es Na­vi­dad. Pe­ro ¿de ve­ras nos da­mos cuen­ta de quién es el cum­plea­ñe­ro?

Fes­tea­mos, ador­na­mos, nos di­ver­ti­mos, da­mos y re­ci­bi­mos re­ga­los. Pe­ro to­do en­tre no­so­tros. ¿Y el cum­plea­ñe­ro? ¿Le da­mos re­ga­los a El? El po­dría de­cir­nos que al me­nos en es­ta fe­cha de su cum­plea­ños nos acor­dá­ra­mos más de El y le dié­ra­mos al­gún re­ga­li­to. Al­go de lo que a El le gus­ta que le de­mos, co­mo nues­tra fe en El, nues­tra obe­dien­cia a sus mandatos, nues­tro de­seo de imi­tar­lo…

Da­mos fies­tas, nos reuni­mos y ¿lo in­vi­ta­mos a El? A ve­ces apa­re­ce otro co­mo in­vi­ta­do de ho­nor: un vie­jo gor­do, ves­ti­do de ro­jo, con bar­ba blan­ca. ¡San­ta! ¡San­ta! gri­tan ni­ños y adul­tos. Y pa­re­cie­ra que él fue­ra el cum­plea­ñe­ro. ¿Y lo es?

¡Fe­liz Na­vi­dad! ¡Fe­liz Na­vi­dad! nos desea­mos to­dos abra­zán­do­nos. Y al cum­plea­ñe­ro ¿quién lo to­ma en cuen­ta? ¿Es que no nos da­mos cuen­ta que es SU fies­ta la que es­ta­mos ce­le­bran­do?

¡Qué ab­sur­do se­ría que el día del cum­plea­ños de al­guno de no­so­tros, nos fe­li­ci­tá­ra­mos y sa­lu­dá­ra­mos to­dos, pe­ro de­já­ra­mos de la­do al due­ño de la fies­ta!

¿Se­re­mos ca­pa­ces –al me­nos es­ta Na­vi­dad- de re­ca­pa­ci­tar so­bre Quién es el que cum­ple años? ¿ Po­dre­mos re­cor­dar que ha­ce más de dos mil años un Ni­ño que es Dios vino al mun­do, y vino pa­ra sal­var­nos? Por eso mu­rió en la cruz a los 33 años de edad. Y lue­go re­su­ci­tó pa­ra res­ca­tar­nos a no­so­tros de la muer­te y del pe­ca­do. ¿No va­le la pe­na ubi­car­nos de ver­dad y re­cor­dar to­do es­to en Na­vi­dad?

¿Y no val­drá la pe­na re­cor­dar que ese Ni­ño na­ci­do ha­ce dos mil años pro­me­tió que un día vol­ve­ría a ve­nir pa­ra dar su pro­pia fies­ta al fi­nal de los tiem­pos? (Is 25, 6-10)

¿Y tam­bién re­cor­dar que a esa Fies­ta Es­ca­to­ló­gi­ca es­ta­mos in­vi­ta­dos to­dos? (Ap 19, 17) Pe­ro que no to­dos va­mos a po­der en­trar. ¿Por qué? Por­que no to­dos tie­nen el tra­je apro­pia­do. El nos

in­vi­ta cons­tan­te­men­te, pe­ro la en­tra­da a esa fies­ta tie­ne con­di­cio­nes (Mt 22, 1-14).

Hay que es­tar ves­ti­dos con tra­jes de bue­nas obras, con tra­jes pu­ri­fi­ca­dos de nues­tros pe­ca­dos, lo más pa­re­ci­dos a la ves­ti­du­ra blan­ca que nos pu­sie­ron en nues­tro Bau­tis­mo, cuan­do se nos di­jo: “Es­ta ves­ti­du­ra blan­ca sea signo de tu dig­ni­dad de cris­tiano … con­sér­va­la sin man­cha has­ta la vi­da

eter­na”. (Ri­to del Sa­cra­men­to del Bau­tis­mo)

Y ¿no val­drá la pe­na pre­pa­rar­nos pa­ra esa Fies­ta fi­nal que va a dar el cum­plea­ñe­ro de la Na­vi­dad? ¿Y pre­pa­rar­nos ya, por­que esa Fies­ta pue­de ser en cual­quier mo­men­to? (Mc 13, 33). En el día me­nos pen­sa­do lle­ga el Cum­plea­ñe­ro a dar su Fies­ta Fi­nal. (Mt 24,

42). ¿Acep­ta­mos la in­vi­ta­ción? ¿Es­ta­mos bien ves­ti­dos pa­ra po­der en­trar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.