Ve­cino

Notitarde - - Ciudad - Jo­sé Joa­quín Bur­gos Cro­nis­ta de Va­len­cia

Ama­ne­cer. Can­to de ga­llo vie­jo, en tono des­gas­ta­do, en un rin­cón del pa­tio fa­mi­liar. La­dri­do seco de “Ram­sis”, el vie­jo dó­ber­man-lo­bo, co­mo avi­san­do que siem­pre es­tá en guar­dia, pres­to a de­fen­der su reino, que es nues­tra ca­sa. Y de pron­to la voz vi­ril, de te­nor, fir­me, se­gu­ra, ale­gre del ve­cino, flo­re­cien­do en la ma­ña­na. “Es­tu­che, abue­lo, al ve­cino tan­tan­do…” di­ce Blay­li­ceth, nues­tra nie­ta tre­sa­ñe­ra, que pro­nun­cia la le­tra “C” co­mo “T”, en el des­bor­de “go­cho” de su dul­ce voz. “Tan­tan­do en su tra­ba­jo”, re­cal­ca y ex­pre­sa su de­lei­te con una son­ri­sa.

El ve­cino si­gue can­tan­do y trans­for­ma al ama­ne­cer en un re­ci­tal, con­cier­to, sa­lu­do fa­mi­liar o sim­ple­men­te amor al tra­ba­jo, a la mú­si­ca, a la paz fa­mi­liar de aquel día per­di­do ya en las arru­gas del tiem­po. Des­de que él y su fa­mi­lia lle­ga­ron, los ama­ne­ce­res son más her­mo­sos aquí. Don Je­sús Ruíz Iz­quier­do, por só­li­da ex­pe­rien­cia la­bo­ral, me­cá­ni­co sa­bio, de lu­jo, re­co­no­ci­do por los ve­te­ra­nos del gre­mio. Y en cues­tión de vo­ca­ción vi­vi­da y cum­pli­da con pa­sión y en­tre­ga exis­ten­cial, era mú­si­co, can­tan­te de voz se­duc­to­ra y ex­cep­cio­nal, que bien hu­bie­se po­di­do lle­var­lo a los más exi­gen­tes es­ce­na­rios de su épo­ca. Es­te don, co­mo to­do su po­de­río de ciu­da­dano se­ño­rial, era su do­te hu­ma­na, su car­ga exis­ten­cial, su he­ren­cia vi­tal, que pro­di­ga­ba en una en­tre­ga que fue lo más pu­ro de su al­ma pa­ra quie­nes tu­vi­mos la in­men­sa for­tu­na de co­no­cer­lo y te­ner­lo co­mo ami­go, co­mo ve­cino, co­mo her­mano. Sen­ci­llo, hu­mil­de, pu­ro de tra­to. Ar­tis­ta ab­so­lu­to cuan­do sol­ta­ba el río de su voz. Blay­li­ceth, la nie­ta que vi­vió un tiem­po con no­so­tros, con la tu­te­la de su tía Lau­ra, lo veía, se­gu­ra­men­te, co­mo otro abue­lo más. “Es­tu­che, abue­lo, al se­ñor ve­cino -de­cía­tan­tan­do en su tra­ba­jo” y, co­mo su her­mano Rho­nald (el otro go­chi­to) sen­tía por él una ad­mi­ra­ción es­pe­cial por su voz.

Siem­pre fue aten­to, opor­tuno, ser­vi­cial, ge­ne­ro­so con­mi­go y con mi fa­mi­lia, sin pe­dir ni acep­tar un cén­ti­mo por su aten­ción. Sus ma­nos, en es­te sen­ti­do, fue­ron ma­nos her­ma­nas, pu­ras co­mo las de un her­mano ma­yor de la fa­mi­lia… Por eso, cuan­do ha­ce unos días se fue en si­len­cio, co­mo per­di­do en ol­vi­dos y le­ja­nías, no­so­tros, hun­di­dos ya tam­bién en si­len­cios, nos­tal­gias y re­cuer­dos bo­rro­sos llo­ra­mos su par­ti­da y es­cu­cha­mos, en nues­tra so­le­dad, su voz lle­na de vi­da, de amor, de luz, que se es­cu­cha­rá siem­pre por los eter­nos rin­co­nes de nues­tra vie­ja y no­ble ca­sa… ami­gos co­mo él ja­más se mue­ren ni se ale­jan. Sean siem­pre nues­tro afec­to, gra­ti­tud y fra­ter­ni­dad con la se­ño­ra Gi­se­la y su be­lla fa­mi­lia, en es­ta do­lien­te ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.