Preo­cu­pa­ción la­ten­te

Ha­bla la Con­cien­cia

Notitarde - - Ciudad - Luis Ga­rri­do luir­garr@hot­mail.com ha­bla­la­con­cien­cia­luis­ga­rri­do.blogs­pot.com

To­do lo que fal­ta por ha­cer si­gue sien­do ne­ce­sa­rio; pe­ro lo más im­por­tan­te es to­mar con­cien­cia de que -en ma­te­ria de se­gu­ri­dad per­so­nal- un ar­ma ni na­die que ve­le por no­so­tros nos ofre­ce ma­yor ga­ran­tía que las pre­cau­cio­nes que to­me­mos ca­da quien, atan­do to­dos los me­ca­nis­mos de la pru­den­cia -sin el ex­tre­mo de la pa­ra­noia- pe­ro cons­cien­tes de que, al me­nor des­cui­do, pu­dié­ra­mos ser pro­ta­go­nis­tas de una sor­pre­sa des­afor­tu­na­da.

Sin du­da que la so­le­dad y la os­cu­ri­dad son los gran­des alia­dos de los de­lin­cuen­tes. Es­to ex­pli­ca el por qué los he­chos de­lic­ti­vos se co­me­ten con ma­yor frecuencia en las no­ches, lo que in­di­ca que so­lo por ho­ra­rios de tra­ba­jo, emer­gen­cias obli­gan­tes y com­pe­ten­cias que no se de­le­gan es­ta­ría la jus­ti­fi­ca­ción pa­ra sa­lir del ho­gar; to­do lo de­más es im­pru­den­cia: reali­dad re­tra­ta­da en los pe­rió­di­cos, don­de ve­mos co­mo se es­ca­pa la vi­da de tan­ta gen­te.

Las in­for­ma­cio­nes son elo­cuen­tes y los nú­me­ros im­pre­sio­nan­te­men­te dan­tes­cos. No hay com­pen­sa­ción en­tre un mes y el otro, por­que sube o ba­ja, mar­ca­do por el he­cho en sí; pe­ro la ame­na­za siem­pre es­tá la­ten­te, pro­por­cio­na­da por el ajus­te de cuen­tas, la ren­ci­lla ven­ga­ti­va o el pro­pio madrugador que -in­sa­tis­fe­cho con lo ya con­su­mi­do- va a la bús­que­da de más li­cor, tro­pe­zán­do­se con la muer­te en al­gún re­co­do del ca­mino.

Par­te obli­ga­da de es­te aná­li­sis es el en­tre­te­ni­mien­to en los cen­tros noc­tur­nos pa­ra los jó­ve­nes que, en los tiem­pos que vi­vi­mos, se jue­gan la “ru­le­ta ru­sa” en­tre la sa­li­da y el re­gre­so al ho­gar. De por sí, ellos en­fren­tan ries­gos que se sa­len de las ma­nos de las au­to­ri­da­des, de­bi­do a cau­sas que en más de las ve­ces pro­vie­nen de con­duc­tas no siem­pre aso­cia­das a la edad sino de pa­tro­nes fa­mi­lia­res; pe­ro el ser víc­ti­ma del atra­co, el ro­bo del vehícu­lo y has­ta la pér­di­da de la vi­da con­lle­va a una de­ci­sión muy per­so­nal y de se­ria re­fle­xión en­tre los pa­dres y los hi­jos.

La se­gu­ri­dad de las per­so­nas es un te­ma que obli­ga a mar­car dis­tan­cia fren­te a to­do se­ña­la­mien­to sal­pi­ca­do por la po­lí­ti­ca. Las lá­gri­mas pro­ve­nien­tes del do­lor de una tra­ge­dia son más di­fí­ci­les de se­car. Ese im­pac­to tan ru­do no sa­be de ideo­lo­gías ni co­lo­res po­lí­ti­cos, de de­mo­cra­cia o au­to­ri­ta­ris­mo. To­do apor­te que con­tri­bu­ya a re­du­cir tan in­de­sea­bles so­bre­sal­tos se­ría de in­va­lo­ra­ble be­ne­fi­cio pa­ra el me­jor vi­vir de nues­tra sociedad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.