Santos re­ci­bió ayer en Os­lo un sí mun­dial

“Por sus de­ci­di­dos es­fuer­zos” pa­ra aca­bar con el con­flic­to con las Farc

Notitarde - - News -

Es­to­col­mo, di­ciem­bre 10 (DPA).- En nom­bre de los co­lom­bia­nos, en es­pe­cial de los más de ocho mi­llo­nes de víc­ti­mas de la gue­rra ci­vil, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel Santos re­ci­bió ayer en Os­lo el Pre­mio Nobel de la Paz por “sus de­ci­di­dos es­fuer­zos” pa­ra aca­bar con el con­flic­to que du­ran­te me­dio si­glo de­san­gró el país la­ti­noa­me­ri­cano.

“Se­ño­ras y se­ño­res: Hay una gue­rra me­nos en el mun­do, ¡y es la de Colombia!”, zan­jó. Y apro­ve­chó la oca­sión pa­ra reite­rar “la ur­gen­te ne­ce­si­dad de re­plan­tear la gue­rra mun­dial con­tra las dro­gas”, una gue­rra en la que Colombia “ha si­do el país que más muer­tos y sa­cri­fi­cios ha pues­to”. El acuer­do con las Farc in­clu­ye el com­pro­mi­so de la gue­rri­lla de rom­per cual­quier víncu­lo con ese ne­go­cio.

“Pa­ra la gran ma­yo­ría de no­so­tros, la paz pa­re­cía un sue­ño im­po­si­ble (...) pues muy po­cos -ca­si na­die- re­cor­da­ban có­mo era vi­vir en un país en paz”, di­jo el man­da­ta­rio de 65 años du­ran­te su emo­ti­vo dis­cur­so en el ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal no­rue­ga. Aho­ra, “el sol de la paz bri­lla, por fin, en el cie­lo de Colombia. ¡Que su luz ilu­mi­ne al mun­do en­te­ro!”, ex­cla­mó.

Y es que ape­nas una se­ma­na an- tes de la en­tre­ga del ga­lar­dón, la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes del país la­ti­noa­me­ri­cano apro­ba­ba el his­tó- rico acuer­do de paz en­tre el Go­bierno y la gue­rri­lla de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co- lom­bia (Farc) tras más de 50 años de con­flic­to. En un pri­mer in­ten­to, en oc­tu­bre, la po­bla­ción lo ha­bía re­cha­za­do en re­fe­rén­dum.

En pre­sen­cia de los reyes y prín­ci­pes he­re­de­ros de No­rue­ga, pe­ro tam­bién de al­gu­nas de las víc­ti­mas del con­flic­to co­mo In­grid Be­tan­court y Ley­ner Palacios, Santos re­co­no­ció “por ex­pe­rien­cia pro­pia” que es “mu­cho más di­fí­cil ha­cer la paz que ha­cer la gue­rra”. Y en ese “ca­mino co­lom­biano ha­cia la paz” que des­ta­có la vi­ce­pre­si­den­ta del Co­mi­té Nobel, Be­rit Reiss- An­der­sen, su país bus­có el diá­lo­go “res­pe­tan­do la dig­ni­dad de to­dos”.

Así, a lo lar­go del pro­ce­so fue cru­cial “de­jar de ver a los gue­rri­lle­ros co­mo enemi­gos pa­ra con­si­de­rar­los sim­ple­men­te co­mo ad­ver­sa­rios”, de­cla­ró Santos. Pues “hu­ma­ni­zar la gue­rra no es so­lo li­mi­tar su cruel­dad, sino tam­bién re­co­no­cer en el con­trin­can­te a un se­me­jan­te, a un ser hu­mano”.

Santos re­ci­bió el pres­ti­gio­so ga­lar­dón en nom­bre de los más de ocho mi­llo­nes de víc­ti­mas y des­pla­za­dos y más de 220.000 mu­je­res, hom­bres y ni­ños que, “pa­ra nues­tra ver­güen­za, han si­do ase­si­na­dos en es­ta gue­rra”.

El pre­si­den­te Juan Ma­nuel Santos re­ci­be de la miem­bro del Co­mi­té Nobel de No­rue­ga Be­rit Reiss-An­der­sen el Pre­mio Nobel de la Paz 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.