Go­ber­na­ción de Ca­ra­bo­bo de­cre­ta el 13 de di­ciem­bre co­mo Día del Pa­rran­de­ro

En vir­tud de los 75 años de tra­yec­to­ria mu­si­cal de La Ver­de Cla­ri­ta, el Go­bierno re­gio­nal co­la­bo­ró tam­bién con la pro­duc­ción que és­ta reali­zó con la Ban­da Sin­fó­ni­ca 24 de Ju­nio y que lle­va por nom­bre “Pa­rran­da Sin­fó­ni­ca”

Notitarde - - Entrevista - Ca­ro­li­na Cam­pos

El mun­do y to­do lo que en él acon­te­ce pue­den atri­bu­lar­nos; sin em­bar­go, fe­chas co­mo és­tas nos ha­cen sen­tir de al­gu­na u otra for­ma es­pe­ran­za­dos. In­clu­so al más “gru­ñón” de la fa­mi­lia le re­sul­ta inevi­ta­ble son­reír cuan­do es­cu­cha que se acer­ca La Ver­de Cla­ri­ta a su ca­sa, una pa­rran­da que du­ran­te 75 años ha si­do mo­ti­vo de or­gu­llo pa­ra mi­llo­nes de venezolanos.

Co­mo mé­ri­to a su tra­ba­jo la Go­ber­na­ción de Ca­ra­bo­bo anun­ció a tra­vés de sus vo­ces más re­pre­sen­ta­ti­vas que, en ho­nor a la tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca y mu­si­cal de es­ta agru­pa­ción ca­ra­bo­be­ña, el 13 de di­ciem­bre fue de­cre­ta­do en Ga­ce­ta Ofi­cial el Día del Pa­rran­de­ro en la re­gión, es de­cir que a par­tir de la fe­cha sus in­te­gran­tes se­rán con­si­de­ra­dos co­mo “pun­to de apo­yo en la cul­tu­ra po­pu­lar del es­ta­do”.

Pre­ci­sa­men­te pa­ra di­fun­dir y ce­le­brar es­ta no­ti­cia, la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra de la Go­ber­na­ción, Emir Gi­mé­nez, vi­si­tó la se­de de No­ti­tar­de pa­ra par­ti­ci­par en el De

sa­yuno en la Redacción, fo­ro al que vino acom­pa­ña­da de la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Fun­da­ción Fes­ti­va­les de Ca­ra­bo­bo, Ana Cas­ti­llo, y al que tam­bién asis­tie­ron miem­bros de La Ver­de Cla­ri­ta co­mo su di­rec­tor Pedro Ochoa; Hir­ter Eu­fe­mio Tovar, quien es vo­ca­lis­ta y cha­rras­que­ro; y el per­cu­sio­nis­ta y can­tan­te, Nor­kis Bri­to.

Tam­bién se die­ron ci­ta Luis Tovar (fu­rru­que­ro), Fredy Muñoz (can­tan­te y ma­ra­que­ro), Luis Mi­re­les (re­quin­to), Fran­cis­co Díaz (ma­ra­que­ro) y los gui­ta­rris­tas Joel Cas­ti­llo y Henry Lien­do. Mien­tras que por No­ti­tar­de acu­die­ron el di­rec­tor del dia­rio, Gus­ta­vo Ríz­quez; Hum­ber­to To­rres, je­fe de redacción; Ka­rín Ri­ve­ro, edi­to­ra de cie­rre; el re­por­te­ro grá­fi­co Li­san­dro Ba­ra­zar­te y quien sus­cri­be el pre­sen­te tra­ba­jo, Ca­ro­li­na Cam­pos Her­nán­dez.

“Y to­do fue por as­tu­cia”

¿Quién pen­sa­ría que la de­ci­sión que se to­mó aquel 13 de di­ciem­bre de 1941 le trae­ría tan­tas co­sas bue­nas a Ca­ra­bo­bo? Al me­nos a jui­cio de la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra del es­ta­do, Emir Gi­mé­nez, los pa­rran­de­ros de aque­lla épo­ca y los que aún se man­tie­nen con vi­da en és­ta qui­zás no sa­bían lo afor­tu­na­dos que se­rían al crear una agru­pa­ción co­mo La Ver­de Cla­ri­ta, no so­lo por el he­cho de ser nom­bra­dos Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral del Ca­ri­be por la Unes­co, y Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de Ca­ra­bo­bo, sino por la ale­gría y tran­qui­li­dad que trans­mi­ten en ca­da to­na­da.

Ejem­plo de ello es el re­co­no­ci­mien­to que les aca­ba de otor­gar la Go­ber­na­ción a és­tos, pe­ro que de acuer­do a Gi­mé­nez no so­la­men­te les fue me­ri­to­rio por su es­fuer­zo y de­di­ca­ción, sino por lo “au­da­ces” y “pí­ca­ros” que son en sus pre­sen­ta­cio­nes.

“La pri­me­ra vez que ce­le­bra­mos el cum­plea­ños de La Ver­de Cla­ri­ta en el mu­seo, es­ta­ba el se­cre­ta­rio de Go­bierno, Gus­ta­vo Pu­li­do, y ellos en­tre ver­so y ver­so ha­cían las pe­ti­cio­nes: ‘es­pe­ra­mos que nos den el CD, es­pe­ra­mos gra­bar con la Ban­da Sin­fó­ni­ca’. Cla­ro, él oye y me di­ce: ‘doc­to­ra, va­mos a cum­plir con es­ta gen­te’, y así co­men­zó to­do”, con­tó.

Tiem­po des­pués el in­ge­nio de la pa­rran­da fue mu­cho ma­yor por­que acor­de a lo ex­pues­to por Gi­mé­nez, en otro even­to los hom­bres de la to­na­da de agui­nal­do apro­ve­cha­ron la asis­ten­cia del go­ber­na­dor Fran­cis­co Ame­liach pa­ra pro­po­ner­le a és­te “en­tre ver­so y ver­so” lo bo­ni­to que se­ría que a pro­pó­si­to de los 75 años de la agru­pa­ción se de­cla­ra­ra el 13 de di­ciem­bre Día de Jú­bi­lo en su ho­nor. “El Go­ber­na­dor es­ta­ba dis- fru­tan­do y esa pe­ti­ción lo com­pro­me­tió, y me di­jo: ‘doc­to­ra, en­cár­gue­se de que el año que viene sal­ga una Ga­ce­ta’, y jun­to al Dr. Wil­son Gó­mez, quien lle­va la par­te le­gal, nos pu­si­mos a tra­ba­jar en ello”.

Ta­les ac­cio­nes las va­lo­ró Gi­mé­nez, por­que a su pa­re­cer con esa pi­car­día y agra­do es co­mo se pi­den las co­sas, y es por eso que en la ac­tua­li­dad la Go­ber­na­ción del es­ta­do ha con­so­li­da­do aun más las alian­zas que man­te­nía con La Ver­de Cla­ri­ta. No obs­tan­te, ésa no ha si­do la úni­ca pa­rran­da a la que se le ha brin­da­do el apo­yo. A ini­cios de la ges­tión el Go­bierno re­gio­nal con­vo­có a to­das las agru­pa­cio­nes pa­ra sa­ber cuá­les eran sus re­que­ri­mien­tos.

“Ce­ni­cien­ta y su za­pa­ti­lla de cris­tal”

No so­lo los aplau­sos, las in­ter­ac­cio­nes del pú­bli­co o los re­co­no­ci­mien­tos que ha re­ci­bi­do La Ver­de Cla­ri­ta y que en­tre ellos des­ta­ca­mos El Sa­mán de Ara­gua, El Cu­ca­ra­che­ro de Oro, El Cam­pe­sino de Oro y el bo­tón Ciu­dad de Be­ju­ma, en su úni­ca cla­se, ha­cen me­ri­to­rio el tra­ba­jo de es­tos ar­tis­tas de la to­na­da de agui­nal­do; por en­ci­ma de ellos es­tán los an­he­los que co­mo pa­rran­da han tra­ta­do de cum­plir.

Uno de ellos en par­ti­cu­lar se aca­ba de ha­cer reali­dad y pa­ra Pedro Ochoa, di­rec­tor, com­po­si­tor y can­tan­te, re­sul­tó una de las ex­pe­rien­cias más emo­cio­nan­tes que ha vi­vi­do: rea­li­zar una pro­duc­ción con la Ban­da Sin­fó­ni­ca 24 de Ju­nio. “El año pa­sa­do si se quie­re hi­ci­mos un en­sa­yo y el com­pro­mi­so era ha­cer es­te tra­ba­jo bo­ni­to, y aquí lo es­ta­mos pre­sen­tan­do. La Ver­de Cla­ri­ta se sien­te co­mo cuan­do a Ce­ni­cien­ta le co­lo­ca­ron la za­pa­ti­lla de cris­tal”, ma­ni­fes­tó.

El tra­ba­jo dis­co­grá­fi­co, que lle­va por nom­bre “Pa­rran­da Sin­fó­ni­ca”, fue im­pul­sa­do por la Go­ber­na­ción de Ca­ra­bo­bo a tra­vés de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra y la Fun­da­ción Fes­ti­va­les de Ca­ra­bo­bo, tam­bién pre­si­di­da por Emir Gi­mé­nez An­ga­ri­ta. Cuen­ta con la di­rec­ción del maes­tro José Car­me­lo Ca­la­bre­se y con los arre­glos de Án­gel Ba­lán Bri­to.

“Es­to es pro­duc­to de los cla­mo­res que he­mos te­ni­do du­ran­te mu­cho tiem­po (...) ha si­do el es­fuer­zo de un per­so­na­je que ten­go a mi la­do (Emir Gi­mé­nez) y del go­ber­na­dor del es­ta­do, Fran­cis­co Ame­liach; sin ellos y sin mis com­pa­ñe­ros de La Ver­de Cla­ri­ta no hu­bie­se si­do po­si­ble es­to”, ase­gu­ró Ochoa.

Se­ría és­ta la se­gun­da ver­sión de la “Pa­rran­da Sin­fó­ni­ca”, la que con­me­mo­ra tan­to los 75 años de La Ver­de Cla­ri­ta co­mo el 94° aniver­sa­rio de la Ban­da Sin­fó­ni­ca 24 de Ju­nio, dos de las agru­pa­cio­nes más an­ti­guas que tie­ne el es­ta­do. Mo­ti­vo por el cual el pró­xi­mo 16 de di­ciem­bre am­bas ins­ti­tu­cio­nes mu­si­ca­les ofre­ce­rán un con­cier­to en el Par­que Re­crea­cio­nal Sur, ubi­ca­do en la pa­rro­quia San­ta Ro­sa del mu­ni­ci­pio Va­len­cia. En el mis­mo tam­bién se ha­rá el en­cen­di­do del ár­bol de Na­vi­dad, en­tre otras atrac­cio­nes.

“La Ver­de aho­ra es de Ca­ra­bo­bo”

Si bien se atri­bu­ye a Cen­tral Ta­ca­ri­gua ha­ber si­do el te­rri­to­rio que “dio a luz” a La Ver­de Cla­ri­ta, por­que fue allí don­de sur­gió el gé­ne­ro, el di­rec­tor de és­ta en­fa­ti­zó que los mú­si­cos que en la ac­tua­li­dad con­for­man la agru­pa­ción re­pre­sen­tan de igual for­ma a otras zo­nas del es­ta­do. Esa pa­rran­da cen­tral por lo tan­to se­ría par­te de to­dos los ca­ra­bo­be­ños.

“A to­dos los que nos pre­ce­die- ron les te­ne­mos al­ta es­ti­ma, y aun­que al­gu­nos ya no es­tén con no­so­tros, los re­cor­da­mos. A ve­ces has­ta can­ta­mos sus ver­sos por­que eso nos lle­na”, re­ve­ló Pedro Ochoa.

Sus 31 años en La Ver­de Cla­ri­ta le han per­mi­ti­do va­lo­rar el tra­ba­jo que rea­li­za­ban fi­gu­ras co­mo Luis Tovar, quien lo acom­pa­ña en el fu­rru­co. Otros in­te­gran­tes que tam­bién con­si­de­ró im­por­tan­te men­cio­nar fue­ron aque­llos que la­men­ta­ble­men­te no asis­tie­ron al

Desa­yuno; ellos son: Al­vis Za­pa­ta en la cha­rras­ca, Iván Yié­la­mo en los tam­bo­res, Ra­fael Ace­ve­do en el cua­tro, Eduar­do Riera en el vio­lín y el tres­cis­ta José Mar­tí­nez.

Un re­go­la­je de ale­gría

“La Ver­de Cla­ri­ta ha si­do una es­cue­la pa­ra los jó­ve­nes. No­so­tros apren­di­mos a can­tar con ella por­que cuan­do oía­mos el dis­co en la ro­co­la re­pe­tía­mos los ver­sos que can­ta­ban es­tos se­ño­res Moi­sés Li­na­res y Er­nes­to Oje­da, los pa­rran­de­ros de la épo­ca, y sa­lía­mos a can­tar en pa­rran­da”, re­la­tó Luis Tovar. De he­cho, Luis Mi­re­les na­rró que a la edad de 6 años so­lía es­cu­char es­tas to­na­das en la ra­dio, y mien­tras lo ha­cía to­ma­ba un pa­lo de es­co­ba pa­ra imi­tar que to­ca­ba al­gu­nos de los ins­tru­men­tos.

Qui­zás sea por esa an­te­rior anéc­do­ta que el di­rec­tor de los pa­rran­de­ros de­cía que era Luis el hom­bre más ca­ris­má­ti­co de La Ver­de Cla­ri­ta. “En la agru­pa­ción to­dos so­mos un re­go­la­je de ale­gría, pe­ro una de las per­so­nas que más im­pri­men en­tu­sias­mo es Luis Mi­re­les. Us­ted lo oye y pa­re­cie­ra que hu­bie­se fre­na­do un ca­rro o que el pe­rro mor­die­ra a al­guien, es un imi­ta­dor”.

“Es un re­co­no­ci­mien­to que no so­la­men­te lo tie­nen bien me­re­ci­do, sino que es en­tre­ga­do de ma­nos de un mú­si­co a otro mú­si­co, co­mo lo es el Go­ber­na­dor”. “El año pa­sa­do si se quie­re hi­ci­mos un en­sa­yo con la Ban­da Sin­fó­ni­ca y el com­pro­mi­so era ha­cer es­te tra­ba­jo. La Ver­de Cla­ri­ta se sien­te co­mo cuan­do a Ce­ni­cien­ta le co­lo­ca­ron la za­pa­ti­lla de cris­tal”.

Esa ca­ma­ra­de­ría tam­bién la va­lo­ró du­ran­te las con­ver­sa­cio­nes Fredy Muñoz: “Cuan­do me ini­cié en la pa­rran­da ha­ce 20 años me mar­có la ca­ma­ra­de­ría que ha­bía, to­dos los miem­bros te­nían un nom­bre, eran ani­ma­les u otra co­sa. Juan Yu­ca, que ya no es­tá con no­so­tros, era uno de los que se po­nían en el au­to­bús a con­tra­pun­tear ver­sos con el di­rec­tor que a ve­ces eran ca­lien­tes”.

¿Có­mo se re­ci­be al pa­rran­de­ro?

“¡Ahí vie­nen los pa­rran­de­ros!” era lo pri­me­ro que se es­cu­cha­ba y tras ello el so­nar de las ma­ra­cas, com­pa­gi­na­das con la tam­bo­ra, el fu­rru­co, la cha­rras­ca y el chi­ne­co. To­do ello ha­cía que cual­quier ve­cino sa­lie­ra pa­ra in­vi­tar a ese gru­po de se­ño­res a pa­sar a su ca­sa. El maes­tro Hir­ter Tovar, per­te­ne­cien­te a la sex­ta ge­ne­ra­ción de La Ver­de Cla­ri­ta, es uno de los que di­cen dis­fru­tar es­te “ca­sa a ca­sa”.

“An­te­rior­men­te la gen­te es­ta­ba pre­pa­ra­da; cuan­do ha­cía­mos la vi­si­ta te­nían un po­qui­to de ‘le­che de bu­rra’ pa­ra brin­dar y si era 24 o 31 una ha­lla­qui­ta, y al pa­rran­de­ro que ha­cía los me­jo­res ver­sos se le co­lo­ca­ba una cin­ta co­mo el co­lea­dor o una tar­je­ta co­mo las de bau­ti­zo, pa­ra que cuan­do fi­na­li­za­ra el re­co­rri­do ca­da uno las con­ta­ra; eso úl­ti­mo al me­nos hay que re­to­mar­lo”, di­jo en­tre ri­sas.

Ex­pli­có tam­bién que la fies­ta de la pa­rran­da se di­vi­de en dos fa­ses: el can­to a lo hu­mano que in­vo­lu­cra ese con­tra­pun­teo en­tre los pa­rran­de­ros, al que se le co­no­ce co­mo “tru­co”, y el can­to a lo di­vino, que re­fie­re so­la­men­te a la so­lem­ni­dad de la Igle­sia, el Ni­ño Je­sús y la Vir­gen María.

Por ejem­plo, en el es­ta­do es al­go que ya se es­tá ha­cien­do, se­gún la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra de la Go­ber­na­ción, Emir Gi­mé­nez. In­clu­si­ve en su in­ter­ven­ción ha­cía men­ción a las reac­cio­nes que han te­ni­do los ha­bi­tan­tes de mu­ni­ci­pios co­mo Na­gua­na­gua y Mon­tal­bán con es­ta ac­ti­vi­dad que for­ma par­te del pro­gra­ma “En Ca­ra­bo­bo se sien­te la Na­vi­dad cul­tu­ral”, y que tam­bién se ha desa­rro­lla­do en ba­ses de mi­sio­nes, hos­pi­ta­les e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das.

“Ha si­do be­llo có­mo la gen­te les pi­de a los pa­rran­de­ros que pa­sen por su ca­sa, ver có­mo ese ca­ra­bo­be­ño que es muy re­ser­va­do abría las puer­tas y sa­ca­ba a la se­ño­ra que es­ta­ba en si­lla de rue­das pa­ra que dis­fru­ta­ra; en otro ca­so una de ellas es­ta­ba en ca­ma y fue her­mo­so lo que se vi­vió allí. Esa sen­si­bi- li­dad y be­lle­za las es­tán bus­can­do, por­que en mu­chos de esos ver­sos se les es­tá can­tan­do a la paz, a la ar­mo­nía, al res­pe­to y a la li­ber­tad”.

Otras to­na­das es­tán di­ri­gi­das a otros va­lo­res co­mo la to­le­ran­cia y el amor que “de in­me­dia­to” ca­lan en el co­ra­zón de quie­nes las es­tán es­cu­chan­do. “Hay que for­ta­le­cer esos men­sa­jes (...) mu­chos es­tán de­di­can­do sus can­cio­nes a la paz, a la to­le­ran­cia, pe­ro so­bre to­do a ese ve­ne­zo­lano que siem­pre nos ha ca­rac­te­ri­za­do no so­lo con un hu­mor, sino con ese ser so­li­da­rio y esa ar­mo­nía que de­be rei­nar en­tre fa­mi­lias y ve­ci­nos”.

Pa­pel del Go­bierno re­gio­nal

Pa­ra que la Go­ber­na­ción del es­ta­do pu­die­ra con­tri­buir con es­tas agru­pa­cio­nes, la ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra se­ña­ló que en 2015 se cen­só a los pa­rran­de­ros, iden­ti­fi­can­do con ello a unos 45 gru­pos, que en su ma­yo­ría no te- nían su nom­bre de­bi­da­men­te re­gis­tra­do. Sin em­bar­go, a és­tos el ayun­ta­mien­to les asig­nó de for­ma gra­tui­ta un abo­ga­do.

“Ese gru­po -es­pe­ci­fi­có Gi­mé­nez­se pre­sen­tó en 195 opor­tu­ni­da­des, nú­me­ros que pa­ra es­te año han cam­bia­do. Aho­ra se ha­bla de 56 pa­rran­das que se han pre­sen­ta­do a lo lar­go y an­cho de la re­gión unas 240 ve­ces, can­ti­dad que se es­pe­ra que au­men­te por­que ése fue un con­teo que se reali­zó el pa­sa­do 8 de di­ciem­bre”.

A to­dos el Go­bierno re­gio­nal no so­lo los ha apo­ya­do con la gra­ba­ción de sus pro­duc­cio­nes, sino con la ela­bo­ra­ción de sus uni­for­mes. Adi­cio­nal a es­to, la Fun­da­ción Fes­ti­va­les de Ca­ra­bo­bo ha do­ta­do a las agru­pa­cio­nes de­di­ca­das a la to­na­da de agui­nal­do, que así lo han so­li­ci­ta­do, con ins­tru­men­tos.

Con­si­de­ran­do los pro­ble­mas que mu­chos de és­tos han pre­ci­sa­do te­ner pa­ra tras­la­dar­se por el po­co pre­su­pues­to con que cuen­tan, Gi­mé­nez anun­ció que en aten­ción a sus ne­ce­si­da­des tan­to el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Go­bierno, Gus­ta­vo Pu­li­do, co­mo el go­ber­na­dor, Fran­cis­co Ame­liach, or­de­na­ron “re­ajus­tar” los pa­gos de las pre­sen­ta­cio­nes.

So­li­ci­tu­des adi­cio­na­les

Agra­de­ci­do por to­do lo que ha he­cho por ellos la Go­ber­na­ción del es­ta­do, Pedro Ochoa apro­ve­chó la pre­sen­cia de la Se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra pa­ra so­li­ci­tar al bur­go­maes­tre que aprue­be una sub­ven­ción a los pa­rran­de­ros de La Ver­de Cla­ri­ta.

“No­so­tros te­ne­mos gen­te de to­das par­tes, que lle­ga a los lu­ga­res don­de de­be ha­cer­se la pre­sen­ta­ción. La gen­te de Cen­tral Ta­ca­ri­gua con­si­gue un ca­cha­rro que viene y les co­bra 17 mil bo­lí­va­res, los de To­cu­yi­to pa­ga­mos 12 mil bo­lí­va­res y así pa­sa con los de Gua­ca­ra; re­sul­ta que cuan­do va­mos a co­brar no nos al­can­za ni pa­ra eso”, ase­ve­ró.

Por otra par­te, re­cor­dó a los dipu­tados de la Asam­blea Na­cio­nal la so­li­ci­tud que des­de ha­ce 6 años in­tro­du­je­ron en fa­vor de que sea La Ver­de Cla­ri­ta de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral Na­cio­nal. “Ése se­ría el re­ga­lo que pue­den dar­nos en es­ta Na­vi­dad”.

“Ha si­do be­llo có­mo la gen­te les pi­de a los pa­rran­de­ros que pa­sen por su ca­sa (...) Esa sen­si­bi­li­dad la es­tán bus­can­do, por­que en esos ver­sos se les es­tá can­tan­do a la paz, a la ar­mo­nía, al res­pe­to y a la li­ber­tad”. “Tan­to La Ver­de Cla­ri­ta co­mo el res­to de agru­pa­cio­nes que lle­gan al Mu­seo son con­si­de­ra­das nues­tra fa­mi­lia, y así han si­do aten­di­das en las ac­ti­vi­da­des que es­ta­mos rea­li­zan­do”.

Emir Gi­mé­nez, Pedro Ochoa, Luis Tovar, Fredy Muñoz, Nor­kis Bri­to, Luis Mi­re­les, Hir­ter Eu­fe­mio Tovar, Fran­cis­co Díaz, Gus­ta­vo Ríz­quez, Joel Cas­ti­llo, Henry Lien­do, Ca­ro­li­na Cam­pos y Ana Cas­ti­llo.

Emir Gi­mé­nez, se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra de la Go­ber­na­ción del es­ta­do Ca­ra­bo­bo.

Pedro Ochoa, di­rec­tor, can­tan­te y com­po­si­tor de la agru­pa­ción La Ver­de Cla­ri­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.