“No so­mos un rit­mo”

Ven­ta­na

Notitarde - - Entrevista - Ca­ro­li­na Cam­pos

Al­gu­na vez tu­vis­te que ha­ber si­do víc­ti­ma de tu ig­no­ran­cia, por ese co­men­ta­rio o ese ca­li­fi­ca­ti­vo que usas­te pa­ra re­fe­rir­te a al­go, sin sa­ber real­men­te lo que era. Ese ti­po de si­tua­cio­nes las en­fren­tan dia­ria­men­te los pa­rran­de­ros de La Ver­de Cla­ri­ta, pe­ro a di­fe­ren­cia del pri­mer ca­so, son ellos quie­nes de­ben acla­rar­le a és­te qué real­men­te sig­ni­fi­ca la pa­rran­da.

Pa­ra ex­po­ner de for­ma más am­plia es­te pun­to, es pre­ci­so acu­dir a la si­guien­te ex­pre­sión, “tó­ca­me una pa­rran­da”, por­que es és­te pre­ci­sa­men­te el error que más co­me­te­mos pa­ra re­fe­rir­nos a esas can­cio­nes que en no­viem­bre, di­ciem­bre y enero “po­nen a to­do el mun­do ale­gre y con­ten­to”.

El maes­tro Hir­ter Eu­fe­mio Tovar ex­pli­ca­ba que a lo que de­be de­no­mi­nár­se­le pa­rran­da es a to­dos aque­llos ni­ños, ado­les­cen­tes, jó­ve­nes o an­cia­nos que se reúnen pa­ra can­tar una to­na­da de agui­nal­do con de­ter­mi­na­dos ins­tru­men­tos, por­que és­ta no es un rit­mo y mu­cho me­nos un área mu­si­cal.

De he­cho, si se com­pa­ra el an­te­rior ar­gu­men­to con el sig­ni­fi­ca­do que le otor­ga a es­ta pa­la­bra la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, pa­re­ce ser com­ple­ta­men­te cier­to: “Cua­dri­lla de mú­si­cos o afi­cio­na­dos que sa­len de no­che to­can­do ins­tru­men­tos de mú­si­ca o can­tan­do pa­ra di­ver­tir­se”.

Sin em­bar­go, el vo­ca­blo se­gún Tovar es mal usa­do por aque­llas agru­pa­cio­nes que en épo­cas na­vi­de­ñas lle­van con­si­go tam­bo­res e in­ter­pre­tan una tam­bo­re­ra o gua­ra­cha. “Ellos di­cen que des­pués de una fu­lía van a can­tar una pa­rran­da; por eso cuan­do lle­ga­mos a un pue­blo la gen­te or­to­do­xa di­ce: ‘hoy sí va­mos a oír una pa­rran­da por­que es­tá La Ver­de Cla­ri­ta’ ”.

La Flor de Co­je­des es, por men­cio­nar, una de las pa­rran­das más an­ti­guas de Ve­ne­zue­la. Sin em­bar­go, acor­de a lo ex­pues­to por don Eu­fe­mio, “no aguan­tó y se fue”. Otras, en cam­bio, co­mo La Flor de Ya­gua, La Ven­ce­do­ra de Va­len­cia y La Ven­ce­do­ra de Ara­gua, no aguan­ta­ron el “cha­pa­rrón de la gai­ta, y cuan­do las ra­dios nos ava­sa­lla­ron con ellas, la úni­ca pa­rran­da que per­ma­ne­ció fue La Ver­de Cla­ri­ta”.

Al pre­gun­tar­le las va­ria­cio­nes que ha­bía en el rit­mo de una pa­rran­da u otra, hi­zo men­ción a al­gu­nas. La Flor de Ya­gua te­nía un rit­mo pa­re­ci­do al cen­tral que ha ido cam­bian­do.

En Co­je­des al com­pás se le co­no­ce co­mo “jor­co­niao”, mien­tras que el del orien­te tie­ne una mé­tri­ca de 6x8 que da ese gol­pe de agui­nal­do, pe­ro que en dis­tin­tas zo­nas va­ría, co­sa que -ase­gu­ró- no ocu­rre con La Ver­de Cla­ri­ta. “Siem­pre nos he­mos man­te­ni­do, por­que hay pa­rran­das que mue­ren na­cien­do y otras que son cons­tan­tes y tie­nen en­tre 55 y 60 años, pe­ro so­mos no­so­tros un ejem­plo con 75 años”.

Las lí­ri­cas y los ver­sos son lo úni­co que po­dría de­cir­se que se ha trans­for­ma­do. An­te­rior­men­te los can­tan­tes no ne­ce­sa­ria­men­te se­guían una se­cuen­cia del ver­so, pe­ro des­de que es­tá Pedro Ochoa co­mo di­rec­tor se ini­cia con un ver­so y se ter­mi­na con una se­cuen­cia de te­mas que pue­den re­fe­rir­se a pro­ble­mas del país, a una mu­jer, a la Vir­gen María o al pe­que­ño Je­sús. “A la gen­te le en­can­tan por los men­sa­jes bo­ni­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.