¿Pue­de la opo­si­ción ge­ne­rar una cri­sis que obli­gue al go­bierno a di­mi­tir?

La po­lí­ti­ca es así

Notitarde - - Opinión - Nel­son Acos­ta Espinoza

Bien, ami­gos lec­to­res, voy a ini­ciar es­ta co­lum­na con una afir­ma­ción que pro­ba­ble­men­te no se­rá del gus­to de mu­chas de las per­so­nas que tie­nen a bien leer a es­te es­cri­bi­dor. Es pro­ba­ble, tal co­mo se es­tán desa­rro­llan­do los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos, que el Pre­si­den­te Ma­du­ro pue­da arri­bar al tér­mino de su pe­río­do pre­si­den­cial. Y, ello pu­die­ra ser así, de­bi­do a una erró­nea con­cep­ción es­tra­té­gi­ca es­gri­mi­da por sec­to­res de la di­ri­gen­cia opo­si­to­ra. ¿Có­mo in­ter­pre­tar es­ta afir­ma­ción? ¿Qué sig­ni­fi­ca­do atri­buir­le en el mar­co de los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos? ¿Es la MUD, de ser cier­ta es­ta apre­cia­ción, la úni­ca res­pon­sa­ble?

Bien voy a in­ten­tar dar res­pues- tas a es­tas in­te­rro­gan­tes. Una ad­ver­ten­cia. Me guía la sa­na in­ten­ción de con­tri­buir, en lo po­si­ble, a des­pe­jar el ho­ri­zon­te po­lí­ti­co y agre­gar unas re­fle­xio­nes que pue­dan ser úti­les pa­ra el de­ba­te po­lí­ti­co en ciernes.

Una pri­me­ra hi­pó­te­sis, pu­die­ra ser és­ta: la muer­te de Chá­vez trae­ría co­mo con­se­cuen­cia la muer­te del cha­vis­mo y, con ello, se fa­ci­li­ta­ría el des­pla­za­mien­to o sa­li­da del po­der del so­cia­lis­mo del si­glo XXI. Es­ta idea ins­pi­ró al­gu­nas de las pro­pues­tas di­se­ña­das por la opo­si­ción, en par­ti­cu­lar, la de­no­mi­na­da “la sa­li­da”. Se es­pe­ra­ba que la com­bi­na­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca y au­sen­cia de li­de­raz­go gu­ber­na­men­tal fue­ran in­gre­dien­tes su­fi­cien­tes pa­ra pro­vo­car un mo­vi­mien­to de ma­sas que sub­vir­tie­ra las ba­ses del ré­gi­men. A pe­sar de las pro­tes­tas en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país los ob­je­ti­vos plan­tea­dos no pu­die­ron al­can­zar­se. Cons­pi­ró con­tra es­ta tác­ti­ca la fal­ta de uni­dad, su po­co en­gar­ce con sec- to­res po­pu­la­res y la au­sen­cia de apo­yo ins­ti­tu­cio­nal de la MUD.

La otra al­ter­na­ti­va di­se­ña­da por un par­te de la opo­si­ción fue la del re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio. Es­ta “sa­li­da”, de ín­do­le ins­ti­tu­cio­nal, se en­cuen­tra con­sa­gra­da en la ac­tual cons­ti­tu­ción. Es im­por­tan­te re­sal­tar, lo que a su ini­cio fue una ini­cia­ti­va par­ti­dis­ta, pos­te­rior­men­te se trans­for­mó en un sen­ti­mien­to ciu­da­dano que abar­có a to­dos los sec­to­res de la po­bla­ción. Des­afor­tu­na­da­men­te la di­ri­gen­cia opo­si­to­ra no su­po o no pu­do de­fen­der es­ta op­ción en la ca­lle. El go­bierno, por su par­te, di­se­ño su apues­ta po­lí­ti­ca en dos fa­ses. Pri­me­ro, anu­ló el re­fe­rén­dum con una sen­ten­cia de na­tu­ra­le­za pe­nal asu­mi­da por el CNE y, se­gun­do, me­dian­te una es­tra­te­gia “trans­for­mis­ta”, coop­tó par­te de la di­ri­gen­cia opo­si­to­ra en una me­sa de ne­go­cia­ción que, has­ta el día de hoy, no ha pro­du­ci­do ma­yo­res re­sul­ta­dos.

Bien, es el mo­men­to de for­mu­lar una pre­gun­ta de na­tu­ra­le­za es­tra­té­gi- ca. ¿Tie­ne la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar una cri­sis que obli­gue al go­bierno a di­mi­tir? No es ta­rea fá­cil dar res­pues­ta a es­ta in­te­rro­gan­te. En el mun­do po­lí­ti­co lo im­pre­vi­si­ble siem­pre es­tá a la or­den del día. En es­te sen­ti­do es­ta op­ción se en­cuen­tra den­tro de las po­si­bi­li­da­des a cor­to pla­zo. Sin em­bar­go, de per­ma­ne­cer in­va­ria­bles las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas re­sul­ta im­pro­ba­ble. Se re­que­ri­ría, de par­te de la di­rec­ción po­lí­ti­ca opo­si­to­ra, la for­mu­la­ción de una es­tra­te­gia dis­cur­si­va di­se­ña­da pa­ra en­gar­zar con los sen­ti­mien­tos y ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción. Y, des­afor­tu­na­da­men­te es­ta op­ción, por aho­ra, no ha si­do for­mu­la­da.

Que­da, en­ton­ces, la agen­da elec­to­ral re­gio­nal y mu­ni­ci­pal. La MUD, en con­se­cuen­cia, es­tá en la obli­ga­ción de re­or­ga­ni­zar­se pa­ra en­fren­tar es­tos re­tos elec­to­ra­les. Es im­por­tan­te, en­ton­ces, do­tar a es­tos co­mi­cios de una sig­ni­fi­ca­ción na­cio­nal. Suer­te de ple­bis­ci­to don­de se juz­ga­ría al cha­vis­mo y sus po­lí­ti­cas. Pa­ra lo­grar es­te co­me­ti­do es vi­tal sor­tear la des­via­ción elec­to­ra­lis­ta ca­ren­te de pro­pues­tas po­lí­ti­cas.

Has­ta aquí es­te apre­ta­do y es­que­má­ti­co re­su­men de al­gu­nas de las op­cio­nes po­lí­ti­cas que se en­cuen­tran a la mano de la opo­si­ción. Des­de lue­go, to­das ellas han de re­que­rir de un ar­duo tra­ba­jo po­lí­ti­co con la gen­te. Un com­pro­mi­so que tras­cien­da a los mi­li­tan­tes y que es­té en ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción. El te­ma no es ex­clu­si­va­men­te elec­to­ral, es po­lí­ti­co y, en con­se­cuen­cia, es im­pe­ra­ti­vo del di­se­ño de una pro­pues­ta que per­mi­ta ir al en­cuen­tro de los venezolanos y sus ne­ce­si­da­des.

En re­la­ción a la in­te­rro­gan­te ini­cial: ¿tie­ne la opo­si­ción ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar una cri­sis que obli­gue al go­bierno a di­mi­tir? Sal­vo que se pro­duz­can si­tua­cio­nes de na­tu­ra­le­za ex­tra­or­di­na­ria, la res­pues­ta es ne­ga­ti­va.

En cual­quier ca­so, la po­lí­ti­ca es así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.