La dis­cri­mi­na­ción y sus efec­tos en Los Cho­rri­tos

Notitarde - - Opinión - Ju­lio Cas­te­lla­nos jc­clo­za­da@gmail.com @rocky­po­li­ti­ca

Una de las in­no­va­cio­nes más per­ver­sas del lla­ma­do “So­cia­lis­mo del si­glo XXI” fue la pro­mo­ción de la dis­cri­mi­na­ción po­lí­ti­ca co­mo prác­ti­ca gu­ber­na­men­tal en Ve­ne­zue­la des­de 1998. El len­to e in­mo­ral es­ta­ble­ci­mien­to de una so­cie­dad di­vi­di­da en­tre ciu­da­da­nos de pri­me­ra y de se­gun­da ha per­mea­do en to­dos los es­ce­na­rios y su im­pac­to en las co­mu­ni­da­des es no­ta­ble, al pun­to en que pre­ci­sa­men­te en los mo­men­tos de ma­yor pre­ca­rie­dad eco­nó­mi­ca y es­ca­sez, co­mo el ac­tual, las pre­fe­ren­cias, el ami­guis­mo y el “cha­peo” re­sul­tan tan­to más per­sis­ten­tes co­mo no­ci­vos. Hoy, con los CLAP o con las UBCH, al­gu­nos venezolanos pue­den co­mer y otros no, por men­cio­nar uno de los más re­pro­cha­bles ejem­plos.

Es­ta se­ma­na pu­de es­cu­char aten­ta­men­te a los di­ri­gen­tes ve­ci­na­les Ro­sa Mi­ran­da y Ariamny Apon­te quie­nes me ex­pre­sa­ron las dis­tin­tas pro­ble­má­ti­cas de la co­mu­ni­dad de Los Cho­rri­tos, Mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor ( Ca­ra­bo­bo), y de pri­me­ra mano, re­co­rrien­do sus ca­lles, me in­for­ma­ron que los CLAP (Los cua­les so­lo pue­den ser in­te­gra­dos por miem­bros de las UBCH) han con­fis­ca­do ali­men­tos de ne­go­cios pri­va­dos con el ar­gu­men­to de dis­tri­buir las fa­mo­sas bol­sas, sin em­bar­go, las mis­mas nun­ca lle­gan. ¿Qué su­ce­de en­ton­ces? La co­mi­da se des­vía y lle­ga a los pri­vi­le­gia­dos “ca­ma­ra­das”, el cri­te­rio de se­lec­ción no es la ne­ce­si­dad sino la fi­lia­ción po­lí­ti­ca, el fa­mi­liar o el ami­go.

Pe­ro no es la úni­ca de­mos­tra­ción de dis­cri­mi­na­ción ofi­cia­lis­ta que su­fren en Los Cho­rri­tos. Re­cien­te­men­te se pu­do co­no­cer a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que a es­ta co­mu­ni­dad lle­gó el pro­gra­ma “Ba­rrio Nue­vo, Ba­rrio Tri­co­lor”, pues, mu­cha pro­pa­gan­da y po­cos he­chos, muy po­cos pue­den de­cir que re­ci­bie­ron al­gún be­ne­fi­cio pe­ro los “pa­ni­tas” si lo re­ci­ben. A la dis­cri­mi­na­ción co­mo Po­lí­ti­ca de Es­ta­do, al Apart­heid que su­fren los ciu­da­da­nos es­pe­cí­fi­cos con­si­de­ra­dos de se­gun­da por los CLAP y las UBCH, se su­ma tam­bién la dis­cri­mi­na­ción di­fu­sa, en tan­to que Los Cho­rri­tos es una co­mu­ni­dad tra­di­cio­nal, es­ta­ble­ci­da, de cla­se tra­ba­ja­do­ra, que ter­mi­na por ser ex­clui­da de los pla­nes de in­ver­sión pú­bli­ca con el ale­ga­to de que “en otros lu­ga­res hay más ne­ce­si­da­des”.

Tal ar­gu­men­ta­ción ha per­mi­ti­do la des­in­ver­sión en el am­bu­la­to­rio de­pen­dien­te de INSALUD de Los Cho­rri­tos, que ter­mi­na fun­cio­nan­do so­lo al­gu­nas ho­ras al día y se en­cuen­tra ex­pues­to a la im­pu­ne vi­si­ta del ham­pa. Asi­mis­mo, el des­man­te­la­mien­to del trans­por­te pú­bli­co ocu­rre día a día, sin que nin­gu­na au­to­ri­dad com­pe­ten­te se aso­me si­quie­ra. Por otra par­te, el Pro­gra­ma de Ali­men­ta­ción Es­co­lar lle­ga irre­gu­lar­men­te a las uni­da­des edu­ca­ti­vas pú­bli­cas del sec­tor.

Sin em­bar­go, aun­que la po­lí­ti­ca de dis­cri­mi­na­ción sis­te­má­ti­ca prac­ti­ca­da con­tra los ha­bi­tan­tes de Los Cho­rri­tos por los tres ni­ve­les de go­bierno ( Mu­ni­ci­pal, Re­gio­nal y Na­cio­nal) sea an­ti­na­tu­ra y per­ver­sa, sus ve­ci­nos no han ce­di­do su dig­ni­dad. Su gen­te bue­na aguar­da pa­cien­te­men­te el mo­men­to de co­brar las ac­cio­nes y omi­sio­nes de los go­ber­nan­tes irres­pon­sa­bles: Las Elec­cio­nes. Con el vo­to ciu­da­dano se cas­ti­ga­rá la in­do­len­cia, la in­jus­ti­cia y la de­sigual­dad. Así lo es­cu­ché, así lo cuen­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.