Di­xio­nau­rio na­vi­de­ño

Notitarde - - Opinión - Ar­nal­do Ro­jas

Abra­zo (de fin de año). El que to­dos da­mos y re­ci­bi­mos el 1° de di­ciem­bre, tras so­nar las do­ce cam­pa­na­das. Cuan­do no es sin­ce­ro se le di­ce “abra­zo de Ju­das na­vi­de­ño”.

Agui­nal­do. 1. Vi­llan­ci­co tra­di­cio­nal ve­ne­zo­lano. 2. Re­ga­lo de na­vi­dad. 3. Pro­pi­na de la tem­po­ra­da 4. Bo­ni­fi­ca­ción sa­la­rial de fin de año de­vo­ra­da por la in­fla­ción.

Ami­go Se­cre­to. Jue­go en­tre fa­mi­lia­res o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo que con­sis­te en in­ter­cam­biar en se­cre­to el nom­bre de la per­so­na a quien da­re­mos un re­ga­lo, ir de­jan­do pis­tas (chucherías, etc.) has­ta el día del in­ter­cam­bio de ob­se­quios, cuan­do se des­cu­bre quién re­ga­la a quién. Cos­tum­bre en ex­tin­ción de­bi­do a las ma­las ex­pe­rien­cias y a que el po­der ad­qui­si­ti­vo no per­mi­te con­se­guir un ob­se­quio me­dia­na­men­te bueno.

Ar­bo­li­to. Adorno tí­pi­co, sím­bo­lo uni­ver­sal de la Na­vi­dad con­sa­gra­do por el co­mer­cio. Muy apro­ve­cha­do por los es­pe­cu­la­do­res que ofre­cen des­de pi­nos im­por­ta­dos has­ta sin­té­ti­cos pa­ra des­ban­car el bol­si­llo de los in­cau­tos.

Bu­rri­to sa­ba­ne­ro. Vi­llan­ci­co crio­llo. Afor­tu­na­da­men­te, en es­ta épo­ca, es útil pa­ra lim­piar de tan­to re­gue­tón los oí­dos de los ni­ños.

Car­ti­ca (de Na­vi­dad). Men­sa­je al Ni­ño Je­sús o a los Reyes Ma­gos, en el que los ni­ños pi­den el re­ga­lo de su pre­fe­ren­cia. Cos­tum­bre des­ti­na­da a des­apa­re­cer por­que pa­dres y ma­dres (ni si­quie­ra la fa­mi­lia com­ple­ta) tie­nen la ca­pa­ci­dad mo­ne­ta­ria pa­ra com­pla­cer las pe­ti­cio­nes de hi­jos, nie­tos o so­bri­nos.

Bo­llo. Pas­tel sa­la­do, muy sa­bro­so, que tra­di­cio­nal­men­te se pre­pa­ra mez­clan­do la ma­sa y el gui­so que so­bran en la pre­pa­ra­ción de las ha­lla­cas. Por ana­lo­gía se le da un sig­ni­fi­ca­do eró­ti­co.

Die­ta. An­ti­gua­men­te era una de las pro­me­sas de fin de año. Úl­ti­ma­men­te to­dos fui­mos so­me­ti­dos a ella y adel­ga­za­mos tan­to que ni co­mien­do pla­to na­vi­de­ño to­do el mes re­cu­pe­ra­re­mos el pe­so per­di­do.

Es­treno. Ro­pa nue­va que so­lía­mos com­prar pa­ra re­ci­bir con nue­va pin­ta la Na­vi­dad y el Año Nue­vo. Cos­tum­bre que tam­bién fue de­vo­ra­da por la in­fla­ción.

Fal­tan cin­co pa´ las do­ce. Can­ción mel­co­cho­sa de los años 60 que se ha con­ver­ti­do en un clá­si­co na­vi­de­ño. “Fal­tan cin­co pa­ra las do­ce, el año va a ter­mi­nar, me voy co­rrien­do a mi ca­sa a abra­zar a mi ma­má”, es su es­tro­fa prin­ci­pal, la cual ma­ni­fies­ta una ma­la cos­tum­bre de los venezolanos co­mo lo es de­jar las co­sas pa­ra úl­ti­ma ho­ra.

Gai­ta. Gé­ne­ro mu­si­cal crea­do en el es­ta­do Zu­lia. Ori­gi­nal­men­te se to­ca­ba en épo­ca na­vi­de­ña, aho­ra sue­na to­do el año. Ca­si des­pla­za a las pa­rran­das y vi­llan­ci­cos tra­di­cio­na­les.

Ha­lla­ca. Pla­to tí­pi­co na­vi­de­ño que se en­cuen­tra en pe­li­gro de ex­tin­ción de­bi­do al al­tí­si­mo cos­to de sus in­gre­dien­tes.

In­te­rio­res ama­ri­llos Creen­cia se­gún la cual po­ner­se una pren­da ín­ti­ma de es­te co­lor pa­ra re­ci­bir el Año Nue­vo trae­rá bue­na suer­te los pró­xi­mos 365 días.

Ja­món plan­chao. Bo­la de ja­món hor­nea­do co­ro­na­da con una ro­da­ja de pi­ña, que an­tes for­ma­ba par­te del me­nú na­vi­de­ño y aho­ra que­dó pa­ra el re­cuer­do.

Le­che e´ Bu­rra Be­bi­da crio­lla tí­pi­ca de Na­vi­dad, de pre­pa­ra­ción ar­te­sa­nal.

Lu­ce­ci­tas. Ex­ten­sio­nes de lu­ces fi­jas o in­ter­mi­ten­tes que, una vez des­en­re­da­das, se usan pa­ra ador­nar el ar­bo­li­to o las ven­ta­nas de las ca­sas.

Ma­má. Ser es­pe­cial a quien to­dos co­rren a dar­le un abra­zo cuan­do fal­tan cin­co pa´las do­ce.

Na­vi­dad Fes­ti­vi­dad es­pi­ri­tual que con­me­mo­ra el na­ci­mien­to de Je­sús. Mo­ti­vo de en­cuen­tros fa­mi­lia­res y brin­dis por la paz y la pros­pe­ri­dad. Dis­tor­sio­na­da por la sub­cul­tu­ra con­su­mis­ta. Hay que res­ca­tar su sig­ni­fi­ca­do y va­lor ori­gi­nal.

Ni­ño Je­sús. Ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de la Na­vi­dad y su ra­zón de ser. Ol­vi­da­do o ba­na­li­za­do co­mo un ele­men­to más por el tráfico co­mer­cial de la tem­po­ra­da.

Pan­chi­to Man­de­fuá. Her­mo­so cuen­to del es­cri­tor ve­ne­zo­lano José Ra­fael Po­ca­te­rra, que al­gu­nos adul­tos ig­no­ran u ol­vi­da­ron y las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de­be­rían co­no­cer. Pan­chi­to Man­de­fuá es un ni­ño lim­pia­bo­tas, huér­fano, que vi­ve en la ca­lle. El día de Na­vi­dad com­par­te al­gu­nas aven­tu­ras con su ami­go En­ri­que. Al lle­gar las do­ce, cuan­do se di­ri­ge a vi­si­tar a su no­vie­ci­ta, es atro­pe­lla­do por un vehícu­lo. Esa no­che Pan­chi­to ce­na con el Ni­ño Je­sús

Pan de ja­món. Otro im­por­tan­te in­gre­dien­te del me­nú na­vi­de­ño crio­llo, ca­da vez más inal­can­za­ble. Ha subido tan­to de pre­cio que ca­si al­can­za a la Es­tre­lla de Be­lén.

Pa­rran­da. Gé­ne­ro mu­si­cal na­vi­de­ño crea­do en Ca­ra­bo­bo y con re­pre­sen­ta­ción tam­bién en Ara­gua. Se ca­rac­te­ri­za por in­ter­pre­tar una va­rian­te de los vi­llan­ci­cos don­de des­ta­ca la improvisación de va­rios can­tan­tes en torno a una es­tro­fa prin­ci­pal. La Ver­de Cla­ri­ta es uno de los gru­pos de pa­rran­da más co­no­ci­dos. Pa­vo­so. El Grinch crio­llo. Pe­se­bre Re­pre­sen­ta­ción del ad­ve­ni­mien­to del Ni­ño Je­sús y su ado­ra­ción por pas­to­res y reyes ma­gos que se acos­tum­bra co­lo­car en ca­sas y lu­ga­res de tra­ba­jo.

Pro­me­sas Com­pro­mi­so que la per­so­nas acos­tum­bran in­vo­car por es­ta épo­ca (a ve­ces ba­jo los efec­tos de va­po­res etí­li­cos). “No be­bo más”, “Es­te año si me por­to bien”, son al­gu­nas pro­me­sas clá­si­cas.

Quin­ce­na. Fe­cha que la ma­yo­ría de los venezolanos, cuan­do que­da lim­pios, co­mien­za a in­vo­car de­ses­pe­ra­da­men­te a par­tir del 1° de enero.

Ra­tón. In­có­mo­da re­sa­ca que acom­pa­ña a los que se dan du­ro con las be­bi­das al­cohó­li­cas el 25 de di­ciem­bre y el 1° de enero.

San­co­cho. So­pa que se pre­pa­ra el 1° de enero pa­ra cu­rar­se del ra­tón.

San Ni­co­lás. Vie­jo gor­do, de bar­bas blan­cas y ves­ti­do ro­jo Vil com­pe­ten­cia del Ni­ño Je­sús. Se iden­ti­fi­ca con un ri­dícu­lo “Jó, jó, jó”.

Tum­ba­rran­cho Dis­po­si­ti­vo pi­ro­téc­ni­co, muy rui­do­so, que sue­le en­cen­der­se pa­ra ce­le­brar la lle­ga­da del año nue­vo. Caí­do en desuso por ser al­ta­men­te pe­li­gro­so pa­ra los ni­ños.

Tri­qui-tra­qui. Pa­re­ci­do al Tum­ba­rran­cho pe­ro en pe­que­ño for­ma­to.

Uti­li­da­des. Bono sa­la­rial de fin de año que la in­fla­ción ha con­ver­ti­do en Inu­ti­li­da­des.

Uvas. Fru­ta que la cur­si­le­ría na­vi­de­ña ha lle­va­do a con­su­mir en Año Nue­vo. La cos­tum­bre es co­mer 12 uvas en sin­cro­nía con las 12 cam­pa­na­das que anun­cian la lle­ga­da del nue­vo año. Se ins­pi­ra en el me­lo­dra­má­ti­co poe­ma de An­drés Eloy Blan­co “Las 12 Uvas del Tiem­po”. Aho­ra, más que nun­ca, dan ga­nas de llo­rar por lo ca­ras que es­tán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.