¿Ma­nos in­vi­si­ble o mano ne­gra?

Notitarde - - Noticlasificados - Ra­fael Vic­to­rino Muñoz

ecien­te­men­te se me ocu­rrió pu­bli­car, en una de mis cuen­tas de re­des so­cia­les, el si­guien­te co­men­ta­rio: “Los venezolanos de­be­ría­mos ha­cer­nos un fa­vor: de­jar de se­guir pá­gi­nas a tra­vés de las cua­les, des­de otros paí­ses, per­so­nas que no vi­ven aquí quie­ren im­po­ner el rit­mo de la eco­no­mía. Es­to es lo úni­co en lo que es­toy de acuer­do con el ac­tual go­bierno. Di­le no a Dó­lar To­day”. De in­me­dia­to re­ci­bí una ava­lan­cha de co­men­ta­rios, a fa­vor en con­tra, unos más ai­ra­dos que otros.

Mu­chas de las ob­je­cio­nes que me hi­cie­ron no son ni si­quie­ra dis­cu­ti­bles, ya que na­cen de la eter­na ma­nía del ser hu­mano de su­po­ner que si yo di­je A tam­bién qui­se de­cir Z: me pre­gun­ta­ron si yo era un en­chu­fa­do, si yo te­nía dó­la­res, si era par­ti­da­rio del go­bierno, si yo tam­bién que­ría im­po­ner lí­mi­tes al li­bre co­mer­cio, en­tre otras fa­la­cias, que tra­duz­co pa­ra us­te­des (es de­cir, no uso las mis­mas pa­la­bras ni el tono con que me ata­ca­ron); lo peor de to­do fue que me di­je­ron que era in­ge­nuo al creer que un gru­po de per­so­nas pue­de con­tro­lar la eco­no­mía. Es so­bre es­te úl­ti­mo asun­to que quie­ro ha­blar.

El he­cho es que, en efec­to, na­die pue­de con­tro­lar, al me­nos no en su to­ta­li­dad, la eco­no­mía, así co­mo na­die pue­de con­tro­lar nues­tra con­duc­ta; sin em­bar­go, si se pue­de in­fluir o tra­tar de ha­cer­lo, en am­bas co­sas o am­bos ca­sos (y es­to fue lo que di­je, que a tra­vés de Dó­lar to­day quie­ren, o tra­tan). Con res­pec­to a la eco­no­mía, al­gu­nos lo lo­gran, con ma­yor o me­nor acier­to o be­ne­fi­cio, pa­ra ellos o las otras par­tes; al­gu­nos in­flu­yen po­si­ti­va­men­te, otros no; al­gu­nos ac­túan de ma­ne­ra pre­me­di­ta­da, en otras oca­sio­nes la in­fluen­cia se ge­ne­ra por ne­gli­gen­cia; a mu­chos la sa­li­va les cae en la ca­ra.

Hay per­so­nas co­mo el ban­que­ro Geor­ge So­ros (in­ves­ti­guen al res­pec­to) y otros gru­pos de per­so­nas anó­ni­mas que in­flan el mer­ca­do, ge­ne­ran­do ines­ta­bi­li­dad y lo­gran­do ga­nan­cias en ríos re­vuel­tos. Pue­den in­ves­ti­gar tam­bién so­bre lo que su­ce­dió re­cien­te­men­te en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio nor­te­ame­ri­cano, don­de el in­flar en ex­ce­so los pre­cios pro­du­jo un crack que afec­tó a mu­cha gen­te, in­clu­so fue­ra de la fron­te­ra de ese país. Y es­to fue por la in­ter­ven­ción de per­so­nas, que­rien­do o no.

Sin em­bar­go, a lo lar­go de la his­to­ria, mu­chas per­so­nas, han creí­do y si­guen cre­yen­do que lo que pa­sa en la eco­no­mía es tan na­tu­ral co­mo la evo­lu­ción de las es­pe­cies y que el mer­ca­do se re­gu­la so­lo, por la in­ter­ven­ción de una mano in­vi­si­ble (tal es la me­tá­fo­ra que acu­ñó Adam Smith, pa­dre del li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co). Pe­ro es­to no es del to­do cier­to ni del to­do in­cier­to. Las per­so­nas, los gru­pos, las ins­ti­tu­cio­nes, los go­bier­nos, siem­pre in­ter­vie­nen, to­man de­ter­mi­na­cio­nes, em­pren­den ac­cio­nes, pa­ra que esa mano in­vi­si­ble sea ca­ri­ño­sa con ellos o ru­da con otros. Por ejem­plo, vol­vien­do al ca­so de los Es­ta­dos Uni­dos (la na­ción que es su­pues­ta­men­te ejem­plo de li­be­ra­lis­mo), su go­bierno otor­ga sub­si­dios a la agri­cul­tu­ra lo­cal y gra­va con im­pues­tos a los pro­duc­tos ex­tran­je­ros, to­do pa­ra li­te­ral­men­te obli­gar a sus ciu­da­da­nos a que con­su­man pro­duc­tos lo­ca­les (sean agrí­co­las o ma­nu­fac­tu­ra­dos). Y si es­to no es tra­tar de in­fluir en la eco­no­mía, en­ton­ces no sé de qué es­toy ha­blan­do.

En el ca­so par­ti­cu­lar de la pá­gi­na Dó­lar to­day, más allá de cuál pue­da ser la mo­ti­va­ción de las per­so­nas que la ma­ne­jan (por­que no se ma­ne­ja so­la co­mo la compu­tado­ra de Ter­mi­na­tor), o los cri­te­rios que uti­li­zan pa­ra fi­jar el pre­cio del dó­lar o el va­lor del bo­lí­var, las con­se­cuen­cias de sus dic­tá­me­nes son ne­fas­tas pa­ra no­so­tros y no pa­ra ellos, ya que afec­tan nues­tra con­duc­ta o com­por­ta­mien­to (hay al­go que se lla­ma com­por­ta­mien­to eco­nó­mi­co y tam­bién eco­no­mía del com­por­ta­mien­to). La de­ci­sión de au­men­tar un pre­cio, la an­gus­tia de com­prar, la an­sie­dad, si­guen sien­do con­duc­tas; al­gu­nas ve­ces son ac­cio­nes y otras reac­cio­nes; y si se pue­den in­fluir en la con­duc­ta de las per­so­nas, se in­flu­ye en la eco­no­mía. La eco­no­mía en el fon­do es una ra­ma de la psi­co­lo­gía.

¿Creen de ver­dad que to­dos esos ti­pos que di­cen cuál es el pre­cio del dó­lar per­mu­ta son tan ho­nes­tos y sin­ce­ros y só­lo se guían por los in­vi­si­bles de­sig­nios del mer­ca­do? Yo no los co­noz­co y no ten­go ra­zo­nes pa­ra creer que sean tan bue­nos. ¿Cuál se­rá la mo­ti­va­ción e in­te­rés de quie­nes pu­bli­can esos ín­di­ces en Dó­lar to­day? ¿No se lo han pre­gun­ta­do? ¿Pen­sa­rán en el bie­nes­tar de los venezolanos? Y acla­ro, tam­po­co creo que los que es­tán el go­bierno lo ha­gan. Sea lo que sea, in­de­pen­dien­te­men­te de que esa pá­gi­na sea una con­se­cuen­cia de la ne­fas­ta po­lí­ti­ca cam­bia­ria del go­bierno, los que es­tán de­trás de Dó­lar to­day no son par­te de la so­lu­ción sino del pro­ble­ma: ca­da vez que pu­bli­can un al­za en el dó­lar, de in­me­dia­to cual­quier co­mer­cian­te se sien­te obli­ga­do a au­men­tar sus pre­cios, afec­tan­do a quie­nes no po­de­mos au­men­tar­nos to­dos los días el suel­do (yo ten­go que es­pe­rar que mis je­fes así lo de­ci­dan).

No es que yo crea que con ce­rrar o de­jar de ver Dó­lar to­day se so­lu­cio­na el pro­ble­ma co­mo por ar­te de ma­gia (de es­to tam­bién me acu­sa­ron); pe­ro, si al­go no sir­ve si no pa­ra crear zo­zo­bra, trae con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas, crea dis­tor­sio­nes (el pre­cio del dó­lar no es ni tan al­to co­mo di­ce Dó­lar to­day ni tan ba­jo co­mo di­ce el go­bierno), ¿por qué no nos preo­cu­pa­mos por tra­tar de ha­cer al­go pa­ra te­ner una eco­no­mía só­li­da, que no se vo­la­ti­ce por lo que di­ga cual­quier pá­gi­na web, en lu­gar de es­tar ha­cién­do­les el jue­go a unos es­pe­cu­la­do­res que ni si­quie­ra vi­ven aquí y por lo tan­to no su­fren las con­se­cuen­cias de las in­for­ma­cio­nes que pu­bli­can? Va­mos a pro­bar a ver qué pa­sa. @soy­vic­to­ri­nox

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.