¿Ha­cia dón­de va­mos?

Notitarde - - Noticlasificados - José León Uz­cá­te­gui

n mo­men­tos de tan­ta in­cer­ti­dum­bre, se im­po­ne una sa­li­da que de­be par­tir del po­der de la gen­te, des­de aba­jo. El res­ca­te de la es­pe­ran­za exi­ge el desa­rro­llo de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na ple­na. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que es és­ta la pie­dra an­gu­lar pa­ra cons­truir una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia, la de­mo­cra­cia ra­di­cal: par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­gó­ni­ca, no so­lo re­tó­ri­ca, no en el dis­cur­so so­la­men­te.

Es­to re­quie­re, por par­te del mo­vi­mien­to po­pu­lar, au­to­no­mía res­pec­to al Es­ta­do e in­de­pen­den­cia fren­te a los par­ti­dos, hoy con­ver­ti­dos en la ma­yo­ría de los ca­sos en ins­tru­men­tos de con­trol, do­mi­na­ción y me­dios de co­rrup­ción. El re­to exi­ge que el mo­vi­mien­to po­pu­lar se cons­ti­tu­ya en po­der po­pu­lar, en po­der cons­ti­tu­yen­te fren­te al po­der cons­ti­tui­do, fren­te al Es­ta­do y sus ins­ti­tu­cio­nes. A la luz de la ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca pa­re­cie­ra una fa­la­cia ha­blar de Es­ta­do Re­vo- lu­cio­na­rio. Só­lo es re­vo­lu­cio­na­rio el pue­blo or­ga­ni­za­do, que mar­che en de­fi­ni­ti­va a la di­so­lu­ción de to­do Es­ta­do, y, en la tran­si­ción, es el po­der cons­ti­tu­yen­te, el pue­blo or­ga­ni­za­do, quien de­be con­tro­lar al Es­ta­do y al mer­ca­do.

Se tra­ta de un lar­go pro­ce­so, en el cual se va for­jan­do la con­tra­he­ge­mo­nía cul­tu­ral, en los tér­mi­nos grams­cia­nos. Que en­tien­de que no es só­lo, ni fun­da­men­tal­men­te, lle­gar al go­bierno, asal­tar el Pa­la­cio Blan­co. Se re­quie­re lo­grar la he­ge­mo­nía, pro­gre­si­va­men­te, en el seno del pue­blo, en­ten­di­da es­ta acu­mu­la­ción de po­der co­mo he­ge­mo­nía cul­tu­ral.

El pa­no­ra­ma se mues­tra, aun­que con­tra­dic­to­ria­men­te, con per­fi­les de­li­nea­dos. De una par­te, se ex­pre­sa una opo­si­ción al go­bierno, ra­di­ca­li­za­da, vis­ce­ral, ra­bio­sa, di­vi­di­da, sin pro­yec­to al­guno so­bre lo que ha­ría de lle­gar al go­bierno, con una amal­ga­ma va­rio­pin­ta de or­ga­ni­za­cio­nes que en su con­jun­to pre­sen­tan una pro­pues­ta neo­li­be­ral (aun­que pa­ra­dó­ji­ca­men­te in­clu­ye has­ta gru­pos co­mo Ban­de­ra Ro­ja, an­ti­guos ex­gue­rri­lle­ros mar­xis­tas, hoy en el pa­pel de acom­pa­ñan­tes de los de­fen­so­res de un pro­yec­to con­ser­va­dor, bur­gués y has­ta con ele­men­tos neo-fas­cis­tas).

Exis­te tam­bién, en ese blo­que opo­si­tor, una ten­den­cia, mi­no­ri­ta­ria, que agru­pa al­gu­nos sec­to­res e in­di­vi­dua­li­da­des que man­tie­nen al­gún ca­rác­ter pro­gre­sis­ta, pe­ro que tie­nen un pe­so in­sig­ni­fi­can­te.

Por su par­te, en el cam­po que po­de­mos de­no­mi­nar “cha­vis­ta”, se mues­tran bá­si­ca­men­te dos ten­den­cias: la de quie­nes, más allá del dis­cur­so que se au­to­pro­cla­ma re­vo­lu­cio­na­rio, pro­mue­ven un rum­bo au­to­ri­ta­rio, cen­tra­lis­ta, bu­ro­crá­ti­co del go­bierno, de cul­to a la per­so­na­li­dad, mi­li­ta­ris­ta, de­fen­sor del so­cia­lis­mo-ca­pi­ta­lis­mo de es­ta­do, y en ge­ne­ral con los vi­cios y con­tra­dic­cio­nes del fra­ca­sa­do so­cia­lis­mo del si­glo pa­sa­do. To­do ello se ex­pre­sa en una es­truc­tu­ra par­ti­dis­ta clien­te­lar, de po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les, de ma­qui­na­ria elec­to­ra­lis­ta, sin for­ma­ción po­lí­ti­ca só­li­da de los mi­li­tan­tes, ma­ni­pu­la­do­res de la po­bla­ción, y pro­mo­to­res de la pseu­do­par­ti­ci­pa­ción.

De otra par­te, una ma­sa “cha­vis­ta”, bue­na par­te de la cual per­te­ne­ce al PSUV (Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la), don­de mi­li­ta­rían unos 4 mi­llo­nes de per­so­nas de un país con 19 mi­llo­nes de elec­to­res, sien­do es­to un he­cho sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria po­lí­ti­ca del país y pro­ba­ble­men­te del con­ti­nen­te. Aun­que una cier­ta can­ti­dad de los ins­cri­tos, co­mo lo ha se­ña­la­do la opo­si­ción, lo hu­bie­sen he­cho por opor­tu­nis­mo, por te­mor, por pre­sión, o por cual­quier otro mo­ti­vo, es­to no le qui­ta pe­so e im­por­tan­cia a esa or­ga­ni­za­ción.

Es­ta po­bla­ción “cha­vis­ta”, fun­da­men­tal­men­te de ba­se, cua­dros me­dios y di­ri­gen­tes po­pu­la­res, ex­pre­sa una pro­pues­ta de un so­cia­lis­mo cu­yo con­te­ni­do plan­tea el res­ca­te de la ver­da­de­ra de­mo­cra­cia, par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­gó­ni­ca, en la cual el po­der des­can­se real­men­te en el pue­blo, y se plan­tea la cons­truc­ción del po­der po­pu­lar; pro­po­nen un mo­de­lo de so­cia­lis­mo fe­mi­nis­ta, eco-so­cia­lis­ta, ba­sa­do en una nue­va éti­ca, re­gi­da por el pro­pó­si­to del bien co­mún que pri­ve so­bre el in­di­vi­dual, y prin­ci­pios co­mo la so­li­da­ri­dad y la equi­dad.

Le­van­tan las ban­de­ras del po­der cons­ti­tu­yen­te fren­te al po­der cons­ti­tui­do. Con­ci­ben al par­ti­do co­mo un ins­tru­men­to au­xi­liar al ser­vi­cio del pue­blo y no un apa­ra­to que in­ten­ta con­tro­lar­lo. Exi­gen au­to­no­mía res­pec­to al Es­ta­do, e in­de­pen­den­cia del mo­vi­mien­to po­pu­lar res­pec­to a los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

En esa pers­pec­ti­va, la res­pues­ta a la cri­sis pa­sa por una sa­li­da pa­cí­fi­ca y de­mo­crá­ti­ca y una re­com­po­si­ción del mo­vi­mien­to po­pu­lar y la in­te­lec­tua­li­dad or­gá­ni­ca que lo acom­pa­ñe que pue­da in­sur­gir co­mo una al­ter­na­ti­va an­te dos po­los que lu­cen igual­men­te in­ca­pa­ces de asu­mir la go­ber­na­bi­li­dad del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.