Do­ble­play

Notitarde - - Ciudad - LA SO­BE­RA­NÍA RE­SI­DE EN EL PUE­BLO

Ju­lio Cas­ti­llo

Ni en las épo­cas más fér­ti­les de mi ima­gi­na­ción lle­gue a pen­sar que en al­gún mo­men­to iba a es­tar pi­can­do una ser­vi­lle­ta de pa­pel por la mi­tad pa­ra que al­can­za­ra o co­lan­do el ca­fé nue­vo so­bre la bo­rra vie­ja o te­nien­do que her­vir el agua ne­gra de la tu­be­ría pa­ra ba­ñar­me con to­tu­ma o sur­tir­me de ve­las pa­ra el apa­gón co­ti­diano o que un tor­ni­llo con su aran­de­la me iba a cos­tar lo mis­mo que pa­gue por mi ca­sa ha­ce 38 años y que iba a asi­lar­me en ella des­pués de las 7 de la no­che pa­ra evi­tar el ti­ro de un ma­lan­dro.

Mu­cho menos pen­sé que un ré­gi­men que se lla­mo a sí mis­mo del So­cia­lis­mo del Si­glo XXI iba a ser el res­pon­sa­ble de es­ta mi­se­ria de­mo­cra­ti­za­da que to­dos te­ne­mos que vi­vir aho­ra.

Al­gu­na vez pen­sé que se po­día to­mar el cie­lo por asal­to y cons­truir un mun­do me­jor y que si bien sabía que no era po­si­ble que en al­gún mo­men­to to­dos fué­ra­mos por la vi­da aga­rra­dos de la mano co­mo an­ge­li­tos de Ru­bens, lle­gue a pen­sar que los se­res hu­ma­nos po­dría­mos te­ner una vi­da me­jor si ha­bía un go­bierno de­cen­te que se ocu­pa­ra de en­men­dar los en­tuer­tos de la in­jus­ti­cia, la po­bre­za y la ig­no­ran­cia.

Mi pri­mer clien­te, un obre­ro de la ex­tin­ta Ce­la­ne­se, me apu­ra­ba pa­ra que se re­sol­vie­ra su ca­so y al fi­nal op­tó por desis­tir el jui­cio y co­brar lo que la em­pre­sa le da­ba por­que que­ría lle­var sus hi­jos a Dis­ney­world en agos­to. Y, sin em­bar­go, creía que aquel era un ré­gi­men in­jus­to que ex­plo­ta­ba a los tra­ba­ja­do­res y re­pri­mía a los jó­ve­nes y por eso me hi­ce abo­ga­do de sin­di­ca­tos y de es­tu­dian­tes.

Re­pre­sen­té a la fa­mi­lia de Fer­nan­do Se­gun­do Quintero, un es­tu­dian­te ase­si­na­do por la PTJ y cu­ya des­apa­ri­ción pro­vo­có las mas gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes que ha­ya vis­to la ciu­dad, por­que me pa­re­cía que se tra­ta­ba de un abo­mi­na­ble cri­men. Nun­ca me ima­gi­né que un go­bierno lla­ma­do de­mo­crá­ti­co iba a or­ga­ni­zar y ade­más publicitar im­pu­ne e im­pú­di­ca­men­te masacres en los ba­rrios y ade­más las lla­ma­ría Ope­ra­ción de Li­be­ra­ción del Pue­blo.

Siem­pre me in­dig­nó ver mi­li­ta­ro­tes vi­vien­do del con­tra­ban­do y lle­van­do un ni­vel de vi­da in­sul­tan­te, pe­ro nun­ca lle­gué a pen­sar que go­ber­na­rían sin dar un gol­pe de Es­ta­do y con­tro­la­rían el pe­tró­leo, la mi­ne­ría, las em­pre­sas bá­si­cas y al pro­pio pre­si­den­te.

Lu­cha­mos una vez pa­ra que las em­pre­sas cons­truc­to­ras no de­vo­ra­ran los ce­rros de nues­tra ciu­dad y aho­ra te­ne­mos que ver a un go­bierno en­tre­gan­do ca­si el 15% del te­rri­to­rio na­cio­nal a em­pre­sas pi­ra­tas ca­na­dien­ses y chi­nas pa­ra que des­tru­yan el am­bien­te y se lle­van nues­tros mi­ne­ra­les con con­tra­tos que ni si­quie­ra Gó­mez o Pé­rez Jiménez se ha­brían atre­vi­do fir­mar.

A to­dos nos in­dig­nó la co­rrup­ción, pe­ro có­mo po­día­mos ima­gi­nar­nos que se lle­va­rían más de 100 mil millones de dó­la­res a cuen­tas en An­do­rra, Pa­na­má y Sui­za y que mi­nis­tros, tes­ta­fe­rros y so­bri­nos es­ta­rían bus­ca­dos por la DEA y la In­ter­pol por la­va­do­res de di­ne­ro y nar­co­trá­fi­co.

Siem­pre nos preo­cu­pó que a pe­sar de to­do la gen­te se­guía apo­yan­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te a quie­nes los pro­du­cían. Más del 80% de los venezolanos vo­ta­ban a AD y COPEI.

La es­tu­pen­da es­pe­ran­za que te­ne­mos hoy día es que a pe­sar de que nues­tro dra­ma es­tá ele­va­do a la enési­ma po­ten­cia, más del 80% de nues­tros com­pa­trio­tas se ha dado cuen­ta y quie­ren sa­lir de Ma­du­ro. Gra­ve se­ría lo con­tra­rio.

¿So­mos op­ti­mis­tas? Sí, irre­me­dia­ble­men­te. De es­to va­mos a sa­lir y más pron­to de lo que nues­tra an­gus­tia lo piensa.

Luis León Gue­rra

¡SE HA­CE DE­MA­SIA­DO TAR­DE! No es fá­cil sa­ber en qué ha si­do me­jor es­te ré­gi­men so­cia­lis­ta del si­glo XXI, si des­tru­yen­do al país o ma­nio­bran­do pa­ra sub­sis­tir. So­bre­sa­lien­te en am­bas ta­reas, pe­ro muy po­co le que­da por arrui­nar y le suc­cio­na el desas­tre que él mis­mo con­sin­tió, con só­lo un enemi­go que se atre­ve a ace­char­lo, el tiem­po. El peor error en la vi­da es apla­zar tus sue­ños pa­ra un fu­tu­ro in­cier­to. En es­ta Ve­ne­zue­la cru­ci­fi­ca­da los ni­ños no tie­nen tiem­po pa­ra ju­gar, los jó­ve­nes sin es­pa­cio pa­ra avan­zar y los de ter­ce­ra edad con aten­ción re­le­ga­da. A to­dos se les ha­ce más cor­ta la vi­da.

En es­te dra­ma to­tal de lar­ga du­ra­ción, vic­ti­ma­rios y víc­ti­mas coin­ci­den con la mis­ma mú­si­ca pa­ra ex­pre­sar, to­do el tiem­po en to­das par­tes, lo “bueno” y lo ma­lo, res­pec­ti­va­men­te, de es­te sis­te­ma co­mu­nis­ta. Es un rui­do en­sor­de­ce­dor que ha tras­cen­di­do las fron­te­ras pa­ra in­quie­tar a ve­ci­nos y ex­tra­ños, con el de­seo de un fi­nal fe­liz. Sin em­bar­go, la vo­rá­gi­ne de es­te go­bierno pre­fie­re que­dar­se con la re­par­ti­ción equi­ta­ti­va de la mi­se­ria.

Los venezolanos sa­be­mos lo que ha pa­sa­do y pa­sa. No sa­be­mos lo que pa­sa­rá. En­ton­ces, co­rres­pon­de or­ga­ni­zar­nos co­mo ve­ci­nos pa­ra ge­ne­rar ac­cio­nes, Cons­ti­tu­ción en mano pa­ra de­fen­der nues­tros de­re­chos, ha­cer va­ler nues­tra so­be­ra­nía y pro­nun­ciar­nos por el cam­bio que que­re­mos. El que no se arries­ga, no cru­za el río.

¡CA­BRAS EN EL DIÁ­LO­GO! Cues­ta di­ge­rir el “diá­lo­go” go­bierno-opo­si­ción. Tra­gos amar­gos so­bre la me­sa. El ré­gi­men ha me­ti­do va­rias “ca­bras” en es­te do­mi­nó po­lí­ti­co, que tie­ne el jue­go tran­ca­do. Los lí­de­res opo­si­to­res protestan el jue­go su­cio de sus ad­ver­sa­rios, pe­ro no sa­ben si se­guir o re­ti­rar­se a sa­bien­das de que le de­ja­ron la “co­chi- na” en las ma­nos. Lo úni­co cier­to en es­te en­cuen­tro ha­bla­do, can­ta­do y des­cu­bier­to es que, con ra­zón o sin ella, la uni­dad es la úni­ca pie­za ca­paz de dar­le “ma­ti­ca de ca­fé” a la tram­po­se­ría de es­te ré­gi­men so­cia­lis­ta del si­glo XXI… ¡MÁS VA­LE PÁ­JA­RO EN MANO!.. Fran­cis­co Ame­liach des­ho­ja la mar­ga­ri­ta pa­ra ir a en­gro­sar las fi­las mi­nis­te­ria­les del go­bierno o se­guir en la Go­ber­na­ción de Ca­ra­bo­bo. En la ac­tua­li­dad de­di­ca mu­cho tiem­po al tra­ba­jo es­tra­té­gi­co po­lí­ti­co del ré­gi­men, en un in­ten­to por re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do; con el ries­go de que se le achi­cha­rre uno de los dos co­ne­jos. No iría a la re­elec­ción, con de­re­cho a ele­gir el as­pi­ran­te del Psuv a las re­gio­na­les (no se sor­pren­dan si es una mu­jer)… ¡NA­VI­DAD PA­RA TO­DOS! El Par­que Na­vi­de­ño en San Die­go rom­pe to­dos los ré­cords en sus 11 años. Es el boom de­cem­brino del país. El pa­sa­do fin de se­ma­na más de 180 au­to­bu­ses con vi­si­tan­tes de otros es­ta­dos lle­ga­ron al im­pac­tan­te es­ce­na­rio de ba­zar y lu­ces, que fue ini­cia­do por el al­cal­de En­zo Sca­rano en 2006 y aho­ra con­ti­núa exi­to­sa­men­te su es­po­sa, la al­cal­de­sa, Rosa Bran­do­ni­sio. Es una ci­ta obli­ga­da y que re­co­men­da­mos. El par­que es­tá abier­to de lu­nes a do­min­go a par­tir de las 5:00 pm con en­tra­da gra­tis y fun­cio­na­mien­to has­ta el 6 de enero… ¡NO AGRA­DÓ! La sa­li­da in­tem­pes­ti­va del ma­na­ger Car­los Gar­cía no gus­tó a pe­lo­te­ros y afi­cio­na­dos del Ma­ga­lla­nes. En sus seis tem­po­ra­das siem­pre cla­si­fi­có, lo­gró dos tí­tu­los y dos sub­cam­peo­na­tos, ob­tu­vo la no­mi­na­ción de Ma­na­ger del Año y re­cién exal­ta­do al Sa­lón de la Fa­ma del equi­po. El ba­jo ren­di­mien­to del Ma­ga­lla­nes es­ta tem­po­ra­da no co­rres­pon­de a una ma­la di­rec­ción téc­ni­ca, sino al fra­ca­so de los lan­za­do­res. La ba­ja del al­mi­ran­te Gar­cía, acom­pa­ña­do de su vi­ceal­mi­ran­te Juan Sie­rral­ta, creó rui­dos de ba­tes en los cuar­te­les del béis­bol. Ya hay dos equi­pos de la li­ga in­tere­sa­dos en sus ser­vi­cios pa­ra la pró­xi­ma cam­pa­ña… ¡PU­RO AMAGUE! Co­rre co­mo el can­gre­jo la es­pe­cie de que hoy lu­nes el ré­gi­men ha­rá anuncios im­por­tan­tes (pa­ra él o no­so­tros) en ma­te­ria eco­nó­mi­ca. El pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro ha pre­ten­di­do, por aho­ra, arre­glar la cri­sis fi­nan­cie­ra con pa­la­bras y no con he­chos; de allí tan­tos fra­ca­sos. No so­mos an­ti­sis­te­ma, el sis­te­ma es an­ti­no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.