Luz y som­bra del 2016; som­bra del 2017

Brú­ju­la di­plo­má­ti­ca

Notitarde - - Opinión - Mi­los Al­ca­lay

La luz de la es­pe­ran­za bri­lló –aun­que muy bre­ve­men­te- con los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les del 6 de Di­ciem­bre del 2015. El pue­blo que ex­pre­só su vo­to, pen­só que el año 2016 se­ría un año pa­ra en­con­trar el ini­cio de so­lu­cio­nes a la pro­fun­da cri­sis exis­ten­te, gra­cias a los con­tun­den­tes re­sul­ta­dos de una nue­va ma­yo­ría de 2/3 de los cu­ru­les con los cua­les - en ba­se a las re­glas de la Cons­ti­tu­ción Bo­li­va­ria­na- se ase­gu­ra­rían los pa­sos pa­ra lo­grar una tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca y so­cial.

Pe­ro esa luz de es­pe­ran­za du­ró muy po­co por­que des­de el ini­cio del año 2016, las som­bras cu­brie­ron a los in­te­gran­tes de un ré­gi­men que se qui­tó la ca­re­ta “de­mo­crá­ti­ca” pa­ra op­tar por una op­ción dic­ta­to­rial al des­co­no­cer ca­da una de las Le­yes apro­ba­das por el Par­la­men­to e in­cre­men­tar el nú­me­ro de pre­sos po­lí­ti­cos. Pe­ro ade­más de­bi­do a la in­efi­cien­cia de una ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca co­lap­sa­da, au­men­to la ya es­can­da­lo­sa di­fe­ren­cia cam­bia­ria si­tuan­do una di­fe­ren­cia en­tre los 10 bo­lí­va­res por dó­lar de­fi­ni­do a ni­vel ofi­cial –con to­dos los efec­tos de una co­rrup­ción in­con­tro­la­da- por una reali­dad pa­ra­le­la que sitúa el cam­bio del dó­lar a mas de 4000 bo­lí­va­res; el ais­la­mien­to de Ve­ne­zue­la de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, co­mo de­mues­tra la sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la de MER­CO­SUR por in­cum­pli­mien­tos de las nor­mas del pa­tri­mo­nio co­mu­ni­ta­rio; los es­can­da­lo­sos ase­si­na­tos ma­si­vos he­chos ca­pri­cho­sa­men­te por la OLP que vio­la to­das las dis­po­si­cio­nes de De­re­chos Hu­ma­nos, sin te­ner nin­gún efec­to en con­tro­lar la in­se­gu­ri­dad, en­tre otras es­can­da­lo­sas si­tua­cio­nes que po­nen a nues­tro país al bor­de de una so­cie­dad ci­vi­li­za­da.

La som­bra de la de­silu­sión po­pu­lar au­men­ta un año des­pués, cuan­do el 6 de Di­ciem­bre del 2016 cum­plién­do­se un año exac­to des­pués de las elec­cio­nes, se evi­den­ció una com­pli­ca­da me­sa del “dia­lo­go-no dia­lo­go” que no pu­do im­po­ner las cua­tro con­di­cio­nes bá­si­cas exi­gi­das por la opo­si­ción, es de­cir: elec­ción Pre­si­den­cial an­ti­ci­pa­da o re­vo­ca­to­rio y elec­ción de Go­ber­na­do­res que te­nían que rea­li­zar­se es­te mes; li­ber­tad de los pre­sos po­lí­ti­cos; res­pe­to a las Le­yes adop­ta­das por la Asamblea Na­cio­nal y so­lu­ción a la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria es­pe­cial­men­te en ma­te­ria de ali­men­tos y de me­di­ci­nas. A pe­sar de los me­ca­nis­mos del “dia­lo­go”, lo cier­to es que tal co­mo des­ta­ca la co­mu­ni­ca­ción confidencial del Car­de­nal Pa­ro­lin en su con­di­ción de Se­cre­ta­rio de Es­ta­do del Va­ti­cano, no se han cum­pli­do los acuer­dos sus­cri­tos. El Go­bierno so­lo quie­re “dia­lo­gar” pa­ra man­te­ner­se in­de­fi­ni­da­men­te en el Po­der y oxi­ge­nar a un Go­bierno aco­rra­la­do, que de­mos­tró que no quie­re acep­tar ni las elec­cio­nes del re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio ni nin­gu­na fór­mu­la elec­to­ral; no quie­re cum­plir con dar­le li­ber­tad a los pre­sos po­lí­ti­cos más re­le­van­tes; no acep­ta la po­tes­tad le­gis­la­ti­va de la Asamblea Na­cio­nal; ni tam­po­co desea asu­mir los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra cam­biar el mo­de­lo eco­nó­mi­co que es lo úni­co que po­dría sol­ven­tar a fon­do la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que aplas­ta a los venezolanos de to­das las cla­ses so­cia­les, en es­pe­cial a los más po­bres. Es­te som­brío pa­no­ra­ma es el que se pre­sen­ta a fi­nes de un año 2016 que nin­gún otro país del Mun­do acep­ta­ría, y con el que se ini­cia el te­ne­bro­so 2017. Si no se re­suel­ve por vía pa­cí­fi­ca y ur­gen­te, abri­ría las puer­tas de una im­plo­sión o una ex­plo­sión so­cial, cu­yas con­se­cuen­cias se­rian im­pre­vi­si­bles, cu­brien­do de som­bras el trans­cur­so del año 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.