Cien por cien­to su­cia

(Par­te II)

Notitarde - - Ciudad - Do­mé­ni­co Sí­ri­ca

La se­ma­na pa­sa­da ini­cia­mos es­ta sa­ga de dos en­tre­gas pa­ra co­men­tar el te­ma de la ba­su­ra que ator­men­ta a los va­len­cia­nos des­de un tiem­po pa­ra acá. Hi­ci­mos al­gu­nas re­fe­ren­cias a cier­tos sec­to­res de la ciu­dad, los cua­les tran­si­to a me­nu­do y en los que he po­di­do cons­ta­tar per­so­nal­men­te la mag­ni­tud de la si­tua­ción. Hi­ci­mos la sal­ve­dad de que po­de­mos dar­le el be­ne­fi­cio de la du­da a quie­nes es­tán en los ac­tua­les mo­men­tos al fren­te de los car­gos edi­li­cios res­pon­sa­bles di­rec­tos de di­cha ca­la­mi­dad, por cuan­to pue­de ser ver­dad que se en­cuen­tran con una so­bre­car­ga de nó­mi­nas o que no re­ci­ben los do­za­vos co­rres­pon­dien­tes. Pe­ro tam­bién ten­go que de­cir que me re­tum­ba en la ca­be­za un slo­gan: “Va­len­cia, cien por cien­to lim­pia”. Y me pre­gun­to: ¿A quién se le ocu­rrió di­cho le­ma? ¿Aca­so se­rá a un gran equi­po de pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca? Me res­pon­do: No lo creo así. Pien­so, más bien, que tal ex­pre­sión se vol­vió en cu­chi­llo pa­ra la gar­gan­ta de quien lo ideó pa­ra po­der arri­bar a los más al­tos pues­tos mu­ni­ci­pa­les. “Ay de quien es nom­bra­do go- ber­nan­te y no ejer­ce el car­go”, di­jo una vez El Li­ber­ta­dor, Si­món Bo­lí­var. Y no es que es­té di­cien­do que el ac­tual al­cal­de, que lle­gó a ser elec­to por pre­go­nar que Va­len­cia es­ta­ría cien por cien­to lim­pia, no ejer­za el go­bierno; sino que no se le ven los re­sul­ta­dos. Es de­cir, no se le ve el que­so a la tos­ta­da. Va­len­cia es­tá cien por cien­to su­cia. En el mo­men­to del nom­bra­mien­to se le di­ce a la per­so­na que la so­cie­dad le pre­mia­rá si cum­ple los pre­cep­tos de la po­si­ción que va a ocu­par, o de lo con­tra­rio la mis­ma so­cie­dad le de­man­da­rá. ¿Qué se pue­de pen­sar acer­ca de lo que la so­cie­dad va­len­cia­na pue­de de­cir al com­pa­rar el es­ta­do de las ca­lles de la ciu­dad con el con­te­ni­do del slo­gan de es­ta cam­pa­ña? Po­de­mos de­cir cual­quier co­sa. To­tal, to­dos te­ne­mos lo que se lla­ma en crio­llo el de­re­cho a pa­ta­leo; pe­ro no hay de­re­cho de que la Sul­ta­na del Ca­bria­les se es­té aho­gan­do en ba­su­ra y to­da­vía no se le vea la so­lu­ción a tan­to caos. Las fa­mi­lias va­len­cia­nas me­re­ce­mos vi­vir en una ciu­dad lim­pia, a la al­tu­ra de la pro­duc­ción in­dus­trial e in­te­lec­tual que ha en­tre­ga­do al país. No veo por qué de­be­mos es­tar pa­de­cien­do de es­ta for­ma. Dios los ben­di­ga a to­das y to­dos. Has­ta el pró­xi­mo lu­nes. Pue­den es­cri­bir­me al co­rreo: to­dos­los­lu­nes34@gmail.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.