“So­mos por­ta­do­res de es­pe­ran­za”

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Ciudad - Pas­tor Ja­vier Ber­tuc­ci

Una vez co­no­ci­mos a Je­sús, de­ja­mos de ser por­ta­do­res de dog­mas, re­li­gión y con­de­na­ción. Aho­ra Je­sús es­tá en nues­tros co­ra­zo­nes, y Él en no­so­tros es la es­pe­ran­za de glo­ria.

De ma­ne­ra que, con Cris­to en el co­ra­zón no hay lu­gar pa­ra la amar­gu­ra o frus­tra­ción, por el con­tra­rio, siem­pre ha­brá una ac­ti­tud es­pe­ran­za­do­ra. Es­to es lo que la gen­te de­be ver en no­so­tros.

En Je­sús se veía es­pe­ran­za y amor, a pe­sar de que lo apre­tu­ja­ban mien­tras ca­mi­na­ba y lo ex­te­nua­do que po­día sen­tir­se por la la­bor que desa­rro­lla­ba día tras días. Así mis­mo, nues­tra mi­ra­da de­be trans­mi­tir es­pe­ran­za, por­que es Cris­to en no­so­tros la es­pe­ran­za de glo­ria.

No pue­de ve­nir es­pe­ran­za a una na­ción sino hay quien la por­te y la en­tre­gue en for­ma de ser­vi­cio. Te­ne­mos el po­der de Dios en nues­tras vi­das pa­ra cam­biar tris­te­za por ale­gría en la gen­te. En mo­men­tos co­mo los que vi­vi­mos, la es­pe­ran­za de­be le­van­tar­se. La gen­te se sien­te dig­ni­fi­ca­da cuan­do le ser­vi­mos con amor y trae­mos pa­ra ellos es­pe­ran­za. Es­ta es­pe­ran­za no es po­si­ti­vis­mo, es fe; por tan­to, no men­gua an­te las cir­cuns­tan­cias. La fe ge­ne­ra se­gu­ri­dad en mi es­pe­ran­za y ella es vi­da pa­ra el que la tie­ne. ¡Per­mi­te que la es­pe­ran­za inun­de tu co­ra­zón! La fe es cer­te­za de lo que se es­pe­ra, y que eso que se es­pe­ra, vie­ne, y es bueno.

En es­te sen­ti­do, creer por nues­tro país nos dig­ni­fi­ca y em­pu­ja a ser­vir sin per­der el en­fo­que. So­lo te­ne­mos tiem­po pa­ra creer, es­pe­rar y tra­ba­jar por lo que es­pe­ra­mos. El que es­pe­ra, tra­ba­ja por ello, sa­bien­do que lo que vie­ne es bueno.

La fe ge­ne­ra sue­ños y vi­sio­nes. Esa es­pe­ran­za me lleva a ver co­sas nue­vas pa­ra el fu­tu­ro, y es­te es me­jor que el pa­sa­do y aun el pre­sen­te. Dios po­ne esos sue­ños an­te no­so­tros, y lo que em­pe­za­mos a so­ñar es de par­te de Dios; por tan­to, aho­ra se tra­ta de que no de­frau­de­mos al que nos dio esos sue­ños. De­be­mos lu­char por ese fu­tu­ro que Dios ha pues­to de­lan­te, no po­de­mos es­ta­car­nos en el con­for­mis­mo o fa­ta­lis­mo, a fin de po­der ver ese sue­ño cum­pli­do.

Cuan­do es Dios es el que nos po­ne so­bre al­go, na­die nos qui­ta, por­que ya Él tie­ne un plan per­fec­to pa­ra no­so­tros. Dios tie­ne un plan pa­ra que lle­gues al lu­gar don­de Él te hi­zo y ca­mi­nes ha­cia don­de Él te pu­so. Así que, ¡lle­ve­mos es­pe­ran­za, por­que vie­nen días de glo­ria!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.