Es­pa­cios cá­li­dos en­tre mú­si­cos y pin­to­res

Notitarde - - Opinión - Lau­ra An­ti­llano

Es­tos días de fi­nal de año, con to­dos los acon­te­ci­mien­tos que se su­man a un ca­da día no­ve­do­so, a ve­ces nos lle­van a la me­lan­co­lía y la bús­que­da de ac­ti­vi­da­des que nos pon­gan en co­mu­ni­ca­ción en co­lec­ti­vo, es un asun­to que aplau­di­mos y es­pe­ra­mos.

Quie­ro ha­cer re­fe­ren­cia a dos even­tos re­cien­tes que reunie­ron a los va­len­cia­nos y tie­nen que ver con la mo­vi­li­za­ción cul­tu­ral, y di­ría­mos que solidaria, y de bús­que­da de ale­gría de­cem­bri­na.

En la es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas Ar­tu­ro Michelena, se or­ga­ni­zó una ver­be­na na­vi­de­ña con el em­pu­je de los es­tu­dian­tes y el apo­yo de la di­rec­to­ra nue­va Li­sett Ce­de­ño. Los en­tu­sias­ma­dos lo­gra­ron arre­glar un es­pa­cio pa­ra mon­tar un pe­que­ño ca­fé, el que as­pi­ran lle­gue a to­mar par­te del pa­tio, cu­yo lu­gar es­tá aban­do­na­do des­de ha­ce mu­cho, y re­quie­re efec­ti­va­men­te de ma­nos ami­gas que le lle­ven a re­cu­pe­rar su co­ra­zón bo­tá­ni­co y dar se­ña­les de la vi­gen- cia de los ar­tis­tas que pue­blan la edi­fi­ca­ción.

Pues en esa no­ve­dad, nos to­ma­mos un ca­fé sa­bro­si­to y a me­jor pre­cio del que se vi­ve en las ca­lles ale­da­ñas.

El he­cho es que fue agra­da­ble ver tan­ta ju­ven­tud con dis­po­si­ción a dar­le ca­lor hu­mano a su es­pa­cio aca­dé­mi­co, y ga­nas de es­ta­ble­cer re­des con otras ins­ti­tu­cio­nes pa­ra crear va­sos co­mu­ni­can­tes que con­tri­bu­yan a una con­cep­ción ple­na de in­ter­cam­bio real. Una bue­na prue­ba de es­to fue la ex­po­si­ción fo­to­grá­fi­ca que se inau­gu­ró en la Es­cue­la, or­ga­ni­za­da por la gen­te de ENFOCARTE, una se­lec­ción de bue­nos tra­ba­jos fo­to­grá­fi­cos, bus­can­do len­gua­jes cón­so­nos con el mo­men­to vi­vi­do.

En esa ve­la­da nos en­con­tra­mos tam­bién con Se­nior Fer­nán­dez, quien aca­ba de ga­nar el Pre­mio de Di­bu­jo del Sa­lón Mu­ni­ci­pal de Ar­te que se lleva a ca­bo en la Ca­sa Po­ca­te­rra, co­sa que nos ale­gra so­bre­ma­ne­ra, da­do que co­no­ce­mos el en­can­to y la dis­ci­pli­na que re­ve­la la obra de es­te jo­ven.

El otro acon­te­ci­mien­to digno de nom­brar, fue el Con­cier­to de Na­vi­dad de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Va­len­cia, ce­le­bra­do en el Pa­ra­nin­fo de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra- bo­bo el do­min­go pró­xi­mo pa­sa­do.

La ga­la abrió con la pre­sen­ta­ción de la co­ral de la Or­ques­ta, cu­ya inau­gu­ra­ción la han he­cho na­da me­nos que con el Car­mi­na Bu­ra­na de Carl Orff, com­pues­to en la dé­ca­da del 30 del si­glo XX, ma­ra­vi­llo­sa pie­za de gran ri­que­za rít­mi­ca, lim­pia­men­te in­ter­pre­ta­do por es­te co­ro.

Lue­go hu­bo can­cio­nes po­pu­la­res, re­mem­bran­zas en el tiem­po con me­lo­días muy co­no­ci­das y cer­ca­nas a to­dos, pa­ra fi­nal­men­te te­ner el pla­cer de un Con­cier­to de Na­vi­dad lleno de co­lo­ri­do, in­ter­pre­ta­do con la ale­gría ju­ve­nil de los ins­tru­men­tis­tas de la or­ques­tas, el di­rec­tor ({Án­gel Ba­lán) y los so­lis­tas del con­cier­to de Na­vi­dad: Ma­ría Ele­na Mi­llán, Gil­ber­to Oje­da y Ma­rián­ge­la Men­do­za.

Nues­tras raí­ces ma­ra­cu­chas nos co­nec­ta­ron con las gai­tas, y en ge­ne­ral con el en­tu­sias­mo de una ma­ña­na her­mo­sa en com­pa­ñía de mú­si­ca que año­ra­mos siem­pre es­cu­char, y un es­pí­ri­tu co­mu­ni­ca­ti­vo y jo­vial en ge­ne­ral, pro­pio del even­to en con­jun­to.

Fe­li­ci­ta­mos a to­dos los par­ti­ci­pan­tes de es­te re­ga­lo y ce­le­bra­mos en cre­ces el que po­da­mos con­tar con ac­ti­vi­da­des gra­tui­tas de es­ta ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.