¿Cono o embudo mo­ne­ta­rio?

Notitarde - - Opinión - Ju­lio Bor­ges

Los nue­vos bi­lle­tes pre­sen­ta­dos por el Ban­co Cen­tral de Ve­ne­zue­la asus­tan a la in­men­sa ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos, por la mag­ni­tud de lo que re­pre­sen­tan. Y te­ne­mos ra­zo­nes pa­ra es­tar asus­ta­dos y preo­cu­pa­dos. El va­lor ad­qui­si­ti­vo del pa­pel mo­ne­da de ma­yor de­no­mi­na­ción du­ran­te los úl­ti- mos años, el bi­lle­te de 100 bo­lí­va­res, ha si­do des­trui­do sin mi­se­ri­cor­dia por es­te go­bierno co­rrup­to, bo­ta­ra­te e in­efi­cien­te. Con el sal­to de Bs 100 a Bs 20.000.

Ma­du­ro y sus en­chu­fa­dos re­co­no­cen y acep­tan que la in­fla­ción en Ve­ne­zue­la se­gui­rá cre­cien­do ver­ti­gi­no­sa­men­te. Y los que pa­gan la con­se­cuen­cia de una in­fla­ción ga­lo­pan­te so­mos la ma­sa tra­ba­ja­do­ra del país. Día a día, nues­tro sa­la­rio re­tro­ce­de con res­pec­to al cos­to de la vi­da y nos ha­ce ca­da vez más po­bres, mien­tras que el go­bierno se ha­ce ca­da vez más ri­co y po­de­ro­so.

La in­fla­ción tie­ne re­me­dio y, de he­cho, en la ma­yo­ría de los paí­ses del mun­do la in­fla­ción es­tá ba­jo con­trol, in­clu­so en al­gu­nos ro­zan­do el ce­ro por cien­to.

Te­ne­mos la in­fla­ción más al­ta del mun­do, por­que te­ne­mos al peor go­bierno del mun­do di­ri­gien­do el país.

Con­tro­lar la in­fla­ción re­quie­re dis­ci­pli­na fis­cal, re­glas cla­ras, ge­ne­ra­ción de con­fian­za en­tre los pro­duc­to­res na­cio­na­les y una lu­cha fron­tal con­tra la co­rrup­ción. De ca­da 100 dó­la­res que en­tran al país, 97 vie­nen por la vía del pe­tró­leo. Si los pre­cios del pe­tró­leo es­tán ba­ji­tos y pro­du­ci­mos ca­da vez me­nos, es­ta­mos con­de­na­dos a su­frir, a me­nos que di­ver­si­fi­que­mos la eco­no­mía y atrai­ga­mos in­ver­sión ex­tran­je­ra al país. Nin­gu­na de esas me­di­das es­tá en la agen­da de Ma­du­ro, de­di­ca­do, co­mo su an­te­ce­sor, a des­truir el te­ji­do in­dus­trial y em­pre­sa­rial del país.

So­lo con un nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co po­dre­mos en­rum­bar a Ve­ne­zue­la por el ca­mino del pro­gre­so y la es­pe­ran­za.

A un año de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de di­ciem- bre, nues­tra coa­li­ción uni­ta­ria ob­tu­vo una ex­tra­or­di­na­ria vic­to­ria elec­to­ral, con­quis­tan­do de­mo­crá­ti­ca­men­te dos ter­cios de los es­ca­ños en dispu­ta.

Des­de en­ton­ces, he­mos su­fri­do ata­ques sis­te­má­ti­cos con­tra la au­to­no­mía de la asam­blea y sus fun­cio­nes fun­da­men­ta­les, ade­más de ata­ques per­so­na­les, de­ten­cio­nes y di­fe­ren­tes for­mas de aco­so. Se­gui­re­mos lu­chan­do sin des­can­so, na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal­men­te, con­tra el se­cues­tro cons­ti­tu­cio­nal que su­fre el país, sin im­por­tar las con­se­cuen­cias ni cuán­to tiem­po tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.