Pro­fe­tas de nues­tros días

Notitarde - - Opinión -

El pro­fe­ta, Na­bi, no era el que adi­vi­na­ba el fu­tu­ro sino quien nos da­ba el sen­ti­do de nues­tro ser tras­cen­den­te. Por eso, en las pa­la­bras de los Na­bis hay ar­mo­nía, poe­sía y so­sie­go. Im­pre­sio­na ver en in­for­ma­ti­vos de te­le­vi­sión y en los pe­rió­di­cos que lo que pri­man son no­ti­cias de des­gra­cias, co­mo si só­lo su­ce­die­ran co­sas ne­ga­ti­vas y desas­tres en el mun­do y que no hu­bie­ra na­da bueno que con­tar. Se di­ría que no hay na­die que ha­ble en fa­vor de los de­más… Pe­ro sí que los hay. Ofrecen es­pe­ran­za, fuer­za, áni­mo, ga­nas de se­guir ade­lan­te y de vi­vir con ale­gría y paz.

Due­le que acha­quen a jó­ve­nes de nues­tro tiem­po de­sin­te­rés, apa­tía, no preo­cu­par­se por los pro­ble­mas de los de­más y por la si­tua­ción de des­con­cier­to y de su­fri­mien­to que im­pe­ran en una so­cie­dad do­mi­na­da por un ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je.

Por eso se reúnen en es­pa­cios abier­tos que tie­nen por bó­ve­da las es­tre­llas, al fon­do una es­pe­cie de al­tar bien ilu­mi­na­do con ofi­cian­tes que ce­le­bran es­tar vi­vos, una es­pe­cie de ri­to mis­te­rio­so. Hay hu­mo aun­que no sea de in­cien­so y lu­ces que en­cien­den con sus me­che­ros en cier­tos mo­men­tos de ma­gia y de mis­te­rio, al­zan sus bra­zos y sal­tan o guar­dan con­mo­ve­do­res si­len­cios.

“Pi­sa fuer­te al ca­mi­nar y bri­lla­rás ca­da día más, creo tan­to en ti. Siem­pre ten­drás mi mano, mi amis­tad, cru­za el puen­te so­bre aguas tur­bu­len­tas, no te de­jes arras­trar. De­ja que yo sea ese puen­te cuan­do de­ci­das cru­zar”. Si­mon and Gar­fun­kel. “Qué­da­te jun­to a mí. Si el cie­lo que ve­mos arri­ba se de­rrum­ba­ra y ca­ye­ra; o la mon­ta­ña se des­mo­ro­na­se ha­cia el mar. Yo no ten­dré mie­do mien­tras tú es­tés con­mi­go” can­ta Le­non. O Joe Coc­ker “Por fa­vor, des­en­ca­de­na mi co­ra­zón, dé­ja­me ir por mi ca­mino. Des­en­ca­de­na mi co­ra­zón. Por fa­vor, li­bé­ra­me”.

O se emo­cio­nan en bus­ca de un uni­cor­nio azul que ayer se les per­dió, que bus­ca­ba una can­ción, po­der­la com­par­tir era su vo­ca­ción, de Sil­vio Ro­drí­guez.

Aun­que uno los es­cu­che pa­re­ce que sean ellos quie­nes te es­tán es­cu­chan­do a ti y que aco­gen y com­pren­den tus pro­ble­mas cons­cien­tes de que al­go no va bien. Por eso la mú­si­ca es tan im­por­tan­te pa­ra tan­tas per­so­nas, por­que se sien­ten com­pren­di­das, ex­pre­sa­das y li­be­ra­das en su com­pa­ñía. Se tra­ta de ri­tos ar­cai­cos y que no pre­ci­san de la lu­na lle­na o de tem­plos ce­rra­dos.

Can­cio­nes que apo­yan a los ado­les­cen­tes que su­fren aco­so y tie­nen mie­do a con­tar­lo pe­ro es en esa mú­si­ca en don­de in­tu­yen la luz al fi­nal del tú­nel. “Ellos van a bo­rrar tu apa­rien­cia, in­ten­tan des­truir tus sue­ños, vi­gi­lan siem­pre lo que ha­ces, y no les im­por­ta que al­guien lo pa­se mal. Pe­ro no te preo­cu­pes, qui­zás ellos te aban­do­nen, pe­ro yo no lo ha­ré”, can­ta Ge­rard Way que con­vir­tió es­ta can­ción en el himno de mu­chos jó­ve­nes que su­frían bull­ying.

O Pink Floyd con “I wish you we­re he­re”, que po­ne voz a lo que sien­ten mu­chas per­so­nas cuan­do echan de me­nos a al­guien. “Có­mo de­sea­ría que es­tu­vie­ses aquí, so­mos dos al­mas per­di­das na­dan­do en una pe­ce­ra año tras año, que co­rren so­bre el mis­mo vie­jo sue­lo. ¿Qué he­mos en­con­tra­do? Los mis­mos vie­jos sue­ños. Cuán­to de­sea­ría que es­tu­vie­ras aquí”.

Bob Mar­ley fue un au­tén­ti­co pro­fe­ta pa­ra to­da una ge­ne­ra­ción, un poe­ta que acu­nó tan­tas ve­ces nues­tras vi­gi­lias al la­do de un ser que­ri­do ba­jo los efec­tos de la qui­mio. Y lo que pa­ra al­gu­nos fue una som­bra del her­mano ma­yor vi­gi­lan­te, pa­ra otros fue un men­sa­je de pro­tec­ción y de com­pa­ñía. Sting si­gue con­mo­vien­do “Ca­da vez que res­pi­ras, ca­da mo­vi­mien­to que ha­gas, ca­da víncu­lo que rom­pes… Ca­da pa­so que das, voy a es­tar mi­ran­do. Pues­to que te has ido me sien­to per­di­do… Sue­ño en la no­che, só­lo pue­do ver tu ca­ra. Mi­ro a mi al­re­de­dor, pe­ro na­die te pue­de sus­ti­tuir. Me sien­to tan frío y le­jos de tu abra­zo. ¿O no lo ves? Có­mo due­le mi po­bre co­ra­zón con ca­da pa­so que das le­jos de mi”.

“El amor es sen­tir, sen­tir el amor. El amor es desear ser ama­do. El amor es pe­dir ser ama­do. El amor es sa­ber que po­de­mos ser. El amor es ne­ce­si­tar ser ama­do. “, can­ta John Len­non.

Y así, me­lo­días con le­tras vivas que hie­ren y sal­van, una tras otra, en esas no­ches sin fin mien­tras nues­tros ma­yo­res se pre­gun­tan por dón­de an­da­re­mos. ¿Y có­mo se lo vas a ex­pli­car si no es con un be­so o me­dia son­ri­sa an­tes de echar­te a dor­mir? Raúl Gon­zá­lez Gar­cía Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.