La tris­te his­to­ria de un bi­lle­te de cien

Al­ber­si­da­des

Notitarde - - Opinión - Pe­ter Al­bers pe­ter­kal­bers@yahoo.com @pe­ter­kal­bers

Ha­ce un par de me­ses, yen­do a la uni­ver­si­dad, me die­ron un vuel­to de dos­cien­tos bo­lí­va­res. Dos bi­lle­tes de cien que fue­ron a pa­rar, mo­men­tá­nea­men­te, a un bol­si­llo de mi pan­ta­lón. Lle­ga­do al au­la, co­men­cé a ex­pli­car có­mo se di­se­ña un hos­pi­tal, que es una de las ma­te­rias que tra­to de en­se­ñar a mis alum­nos de ar­qui­tec­tu­ra. Lle­na la am­plia pi­za­rra de di­bu­jos y tex­tos, me per­ca­té de que ha­bía ol­vi­da­do traer un bo­rra­dor, pro­ble­ma que fue sub­sa­na­do por un alumno, quien, sa­can­do una ser­vi­lle­ta de pa­pel de un bol­si­llo, me la acer­có pa­ra que re­sol­vie­ra la ca­ren­cia del bo­rra­dor. Le di las gra­cias, lim­pié la pi­za­rra y me guar­dé, inad­ver­ti­da­men­te, la ser­vi­lle­ta en el mis­mo bol­si­llo don­de ha­bía guar­da­do los dos bi­lle­tes de cien bo­lí­va­res.

Con­ti­nué la cla­se, lle­nan­do nue­va­men­te la pi­za­rra de di­bu­jos y tex­tos que apo­ya­ran mis ex­pli­ca­cio­nes. Nue­va­men­te hu­bo la ne­ce­si­dad de lim­piar la pi­za­rra, pa­ra lo cual lle­vé la mano al bol­si­llo; pe­ro, en vez de la ser­vi­lle­ta, equi­vo­ca­da­men­te sa­qué uno de los bi­lle­tes e hi­ce el ade­mán de co­men­zar a bo­rrar, dán­do­me en ese mo­men­to cuen­ta de mi error. Al ti­tu­bear, me di­jo el mis­mo alumno: “No im­por­ta, pro­fe­sor, de­le con el bi­lle­te, que es más ba­ra­to que la ser­vi­lle­ta”. Tris­te­men­te cier­to.

Y los cos­tos del pa­pel uti­li­za­do, más la tin­ta y la im­pre­sión de ella so­bre el pa­pel, de­ben ser mu­cho ma­yo­res a cien bo­lí­va­res “fuer­tes”, o sea, que no se ve dón­de es­ta­rá el ne­go­cio de fal­si­fi­car bi­lle­tes de cien, ni de los co­mer­cios cu­cu­te­ños que los re­ci­ben en pa­go de los pro­duc­tos que los fron­te­ri­zos ve­ne­zo­la­nos, no con­si­guen de es­te la­do del puen­te in­ter­na­cio­nal en San An­to­nio del Tá­chi­ra.

Na­die, en­tre las per­so­nas a quie­nes uno les pre­gun­ta, en­tien­den eso de re­co­ger los bi­lle­tes de cien bo­lí­va­res con tan­ta ur­gen­cia co­mo lo ha or­de­na­do Ma­du­ro. Al­gu­nos es­bo­zan pe­re­gri­nas ra­zo­nes que po­drían ex­pli­car la mo­vi­da.

És­te aso­ma que tras to­do se es­con­de una gi­gan­tes­ca ope­ra­ción de la­va­do de di­ne­ro pro­duc­to del nar­co­trá­fi­co ofi­cial, en la cual per­so­nas al ser­vi­cio de in­flu­yen­tes je­rar­cas del ré­gi­men, pe­ne­tra­ron a los ban­cos au­to­ri­za­dos, sin ha­cer co­la al­gu- na, por­tan­do ma­le­tas lle­nas de los pros­cri­tos bi­lle­tes; otro di­ce que le di­je­ron que unos ca­mio­nes del ejér­ci­to “bo­li­va­riano”, se pre­sen­ta­ron a las puer­tas de los ban­cos ofi­cia­lis­tas, y pre­ten­die­ron in­tro­du­cir ca­jas, su­pues­ta­men­te lle­nas igual­men­te de bi­lle­tes, que los que es­pe­ra­ban afue­ra les im­pi­die­ron pa­sar; y aquél su­su­rra a quie­nes quie­ran oír­le que de la cár­cel de To­co­rón sa­ca­ron ca­mio­nes lle­nos de ca­jas con el mis­mo con­te­ni­do, pro­pie­dad de los “pra­nes” que han acu­mu­la­do in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro efec­ti­vo, pro­duc­to de la ex­tor­sión y el se­cues­tro.

Uno, que vi­ve a sal­to de ma­ta en es­te país, tra­tan­do de no mo­rir­se de ham­bre o por fal­ta de me­di­ca­men­tos pa­ra su en­fer­me­dad cró­ni­ca, no sa­be qué creer. Por­que to­do es po­si­ble en es­te país don­de na­da es lo que pa­re­ce, y ca­da co­sa se pa­re­ce a cual­quie­ra otra me­nos a lo que la ló­gi­ca nos in­di­ca. Es que Ma­du­ro es así. En­tre bai­les de tren­ci­to y ran­che­ras se la pa­sa bus­can­do la peor ma­ne­ra de per­ju­di­car a los ve­ne­zo­la­nos y al país. De jo­ro­bar­nos la pa­cien­cia, de si­mu­lar ser un cor­de­ri­to es­con­di­do en­tre un cha­le­co an­ti­ba­las y una cos­to­sa gua­ya­be­ra ro­ja o una ca­mi­sa a lo Mao Tse Tung. De re­ci­tar, en sus in­ter­mi­na­bles ca­de­nas, que to­do lo que quie­re es “paz”, mien­tras in­sul­ta a sus opo­nen­tes.

¿Sa­bre­mos al­gún día cuál fue el ver­da­de­ro mo­ti­vo de la “re­co­gi­da” de los bi­lle­tes de cien? Tal vez en al­gún ca­pí­tu­lo fi­nal de es­ta tra­ge­dia, oja­lá que no muy le­jano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.