Ase­si­na­ron a me­cá­ni­co en Na­gua­na­gua

Notitarde - - Sucesos -

Va­len­cia, di­ciem­bre 15 (Kat­he­ri­ne Os­pino Or­tiz).- Iver Fran­co Reidtler Gui­llén ( 27), quien la­bo­ra­ba co­mo me­cá­ni­co, fue ase­si­na­do por un par de mo­to­ri­za­dos que lo des­po­jó de sus per­te­nen­cias, a eso de las 9:00 p.m. del miér­co­les, cuan­do se en­con­tra­ba en la ca­lle prin­ci­pal de la co­mu­ni­dad Si­món Bo­lí­var del mu­ni­ci­pio Na­gua­na­gua.

Pa­rien­tes de Iver re­la­ta­ron que el mu­cha­cho al cul­mi­nar su jor­na­da en el ta­ller don­de tra­ba­ja­ba, se de­tu­vo en un pues­to de ven­tas de pe­rros ca­lien­tes, pa­ra ce­nar, pe­ro an­tes de que se re­ti­ra­ra ha­cia el lu­gar don­de vi­vía al­qui­la­do des­de ha­cía dos se­ma­nas, lle­ga­ron un par de mo­to­ri­za­dos, quie­nes le exi­gie­ron que les en­tre­ga­ra sus per­te­nen­cias.

Co­mo Iver se re­sis­tió al ro­bo y dis­cu­tió con los an­ti­so­cia­les, los mis­mos le dis­pa­ra­ron en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des, le qui­ta­ron el ce­lu­lar y el bol­so don­de te­nía ro­pa, ade­más de los za­pa­tos, pa­ra huir sin de­jar ras­tros.

El ca­dá­ver del mu­cha­cho que­dó ten­di­do so­bre el pa­vi­men­to y unos co­no­ci­dos que se per­ca­ta­ron de lo ocu­rri­do, no­ti­fi­ca­ron la no­ti­cia a los fa­mi­lia­res. De­jó dos hi­jos en orfandad.

Efec­ti­vos del Cuer­po de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, Pe­na­les y Cri­mi­na­lís­ti­cas (Cicpc), re­ca­ba­ron las evi­den­cias que ayu­den a es­cla­re­cer el he­cho y tras­la­da­ron el ca­dá­ver has­ta el De­par­ta­men­to de Pa­to­lo­gía Fo­ren­se de la Ciu­dad Hos­pi­ta­la­ria “Dr. En­ri­que Te­je­ra” (Chet), pa­ra que se le efec­tua­ra la ne­crop­sia de ley.

Iden­ti­fi­can a jo­ven ase­si­na­do en el C.C. Ca­rib­bean Pla­za

Co­mo Héc­tor En­ri­ques To­var Ugue­rey (19) que­dó iden­ti­fi­ca­do el jo­ven ase­si­na­do a ti­ros apro­xi­ma­da­men­te a las 8:40 p.m. del miér­co­les, en el Cen­tro Co­mer­cial Ca­rib­bean Pla­za, ubi­ca­do en el sec­tor La Asun­ción de Va­len­cia.

Su pa­dre, Héc­tor To­var, con pro­fun­do do­lor, re­cha­zó la ma­ne­ra en la que fue ase­si­na­do su hi­jo y exi­gió a las au­to­ri­da­des las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes que ayu­den a cap­tu­rar a los im­pli­ca­dos, pues de­nun­ció una se­rie de irre­gu­la­ri­da­des en to­do el pro­ce­so de re­ca­bar evi­den­cias y le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver.

Pre­ci­só que Héc­tor la­bo­ra­ba co­mo asis­ten­te ad­mi­nis­tra­ti­vo en una em­pre­sa de San Joa­quín, de­bi­do a que es­tu­dia­ba ad­mi­nis­tra- ción, era el me­nor de tres her­ma­nos y se en­con­tra­ba en el re­fe­ri­do cen­tro co­mer­cial dis­fru­tan­do de un even­to de fi­si­co­cul­tu­ris­mo con unos com­pa­ñe­ros de gim­na­sio.

Ca­be des­ta­car que el ad­mi­nis­tra­dor del Ca­rib­bean Pla­za, Án­gel Ma­cha­do, se co­mu­ni­có con es­te ro­ta­ti­vo pa­ra des­ta­car que cuen­tan con las gra­ba­cio­nes he­chas por las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, don­de se ob­ser­va a de­ta­lle to­do lo ocu­rri­do y es­tán a dis­po­si­ción de las co­mi­sio­nes po­li­cia­les en­car­ga­das de las in­ves­ti­ga­cio­nes.

Re­sal­tó que el ase­si­na­to del jo­ven se tra­tó de un he­cho for­tui­to, pues aun­que es­ta­ba en una de las en­tra­das del cen­tro co­mer­cial, se cum­plie­ron to­dos los pa­rá­me­tros de se­gu­ri­dad pa­ra ga­ran­ti­zar el bie­nes­tar de quie­nes se en­cuen­tren en las ins­ta­la­cio­nes del cen­tro co­mer­cial y es la pri­me­ra vez que ocu­rre un ase­si­na­to en el lu­gar.

Ase­gu­ró que de acuer­do a los ví­deos, se ob­ser­va una re­sis­ten­cia al ro­bo, pues el jo­ven se acer­có a una de las en­tra­das del cen­tro co­mer­cial, al pa­re­cer, pa­ra abor­dar el ta­xi que ha­bía lla­ma­do, pe­ro an­tes de que pu­die­ra ha­cer­lo, fue in­ter­cep­ta­do por un par de mo­to­ri­za­dos que le arre­ba­tó el bol­so que te­nía con­si­go.

“Se des­co­no­ce lo que ha­bía den­tro del bol­so, pe­ro el pa­rri­lle­ro que es­ta­ba ves­ti­do de mi­li­tar y que no sa­be­mos si lo era, for­ce­jeó con él, le qui­tó el bol­so, le dis­pa­ró y hu­yó jun­to a su com­pa­ñe­ro sin de­jar ras­tros”, de­ta­lló.

Mu­rió lue­go de ser ba­lea­do en sec­tor de Flor Ama­ri­llo

Jo­sé Gre­go­rio Gon­zá­lez Du­rán (20) mu­rió en la Chet el día mar­tes, lue­go de ha­ber si­do in­gre­sa­do con he­ri­das por ar­ma de fue­go que le efec­tua­ron an­ti­so­cia­les que lo abor­da­ron pa­ra des­po­jar­lo de la mo­to­ci­cle­ta Hor­se con la que cir­cu­la­ba por la vía prin­ci­pal de Flor Ama­ri­llo.

Pos­te­rior a re­sul­tar ba­lea­do, fue tras­la­da­do al men­cio­na­do cen­tro mé­di­co, don­de lue­go de re­ci­bir la aten­ción mé­di­ca que re­que­ría, fa­lle­ció.

Se su­po que re­si­día en el mu­ni­ci­pio Los Gua­yos y se ga­na­ba la vi­da ayu­dan­do a su ma­má a ven­der pro­duc­tos de lim­pie­za.

A la mor­gue in­gre­sa­ron el ca­dá­ver de Freddy An­to­nio Ti­ra­do Te­je­ra (47), quien la­bo­ra­ba co­mo ca­le­te­ro y re­sul­tó he­ri­do de ba­la la ma­ña­na del mar­tes, cuan­do se en­con­tra­ba en una ha­cien­da ubi­ca­da en el sec­tor Agui­rre de Mon­tal­bán.

El cuer­po de un hom­bre del que se des­co­no­ce la iden­ti­dad fue ha­lla­do la ma­ña­na del mar­tes en el sec­tor La Ca­bre­ra de Die­go Iba­rra, es­pe­cí­fi­ca­men­te en las ad­ya­cen­cias de las obras del fe­rro­ca­rril. Pre­sen­ta­ba he­ri­das por ar­ma de fue­go.

Mien­tras que un ado­les­cen­te de 15 años, fue ase­si­na­do a ti­ros, al­re­de­dor de las 12:30 a.m. de ayer, en un he­cho ocu­rri­do en la ca­rre­te­ra na­cio­nal Ma­ria­ra, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el sec­tor La Ca­bre­ra.

Los ca­dá­ve­res de las víc­ti­mas fue­ron lle­va­dos al De­par­ta­men­to de Pa­to­lo­gía Fo­ren­se de la Ciu­dad Hos­pi­ta­la­ria Dr. En­ri­que Te­je­ra, pa­ra la rea­li­za­ción de la au­top­sia de ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.