Ni mar­xis­mo ni ca­pi­ta­lis­mo

Notitarde - - Ciudad - Max Ma­cias

La reali­dad so­cio­po­lí­ti­ca del mun­do ac­tual se ca­rac­te­ri­za por una bru­tal ex­pan­sión eco­nó­mi­ca cen­tra­da en el di­ne­ro, que se va ex­pan­dien­do en el mun­do sin to­mar en con­si­de­ra­ción al hom­bre co­mo su­je­to ac­tuan­te de su reali­dad des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, so­cial y cul­tu­ral, lo cual ha ori­gi­na­do la pér­di­da de iden­ti­dad ciu­da­da­na.

Des­de es­ta vi­sión, el ser hu­mano, es so­me­ti­do a la con­cep­ción mar­xis­ta. Don­de so­lo exis­te una fuen­te de po­der, el Es­ta­do y sus ten­tácu­los que ma­ni­pu­lan al hom­bre y lo con­vier­ten en un ins­tru­men­to cie­go al ser­vi­cio de los je­rar­cas go­ber­nan­tes, que siem­pre re­pre­sen­tan una mi­no­ría que im­po­nen sus cri­te­rios a fuer­za de vio­len­cia y odio den­tro del te­ji­do so­cial, ge­ne­ran­do la lla­ma­da lu­cha de cla­se.

Fren­te a es­ta reali­dad de­ca­den­te, ve­mos desa­rro­llar­se el ca­pi­ta­lis­mo in­hu­mano, que sin ros­tro sub­yu­ga a los pue­blos del mun­do, rom­pien­do fron­te­ras, con­vir­tién­do­se en un ca­pi­ta­lis­mo dis­fra­za­do de de­mo­cra­cia, que en nom­bre de la li­ber­tad eco­nó­mi­ca con­vier­te al hom­bre en sus la­ca­yos, des­co­no­ce sus va­lo­res, que los iden­ti­fi­ca co­mo pue­blos.

Fran­cis­co nos lla­ma a trans­for­mar es­tas reali­da­des a tra­vés de un cambio en la con­cien­cia ciu­da­da­na. «In­ser­tar­se y en­car­nar­se en la ex­pe­rien­cia na­cio­nal del pue­blo y dis­cer­nir acer­ca de la ac­ción li­be­ra­do­ra o sal­ví­fi­ca de la Igle­sia des­de la pers­pec­ti­va del pue­blo y sus in­tere­ses”. Fran­cis­co, (2015). Dis­cur­so a los re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil. Pa­ra­guay.

“Si que­re­mos en­ten­der nues­tra so­cie­dad de un mo­do di­fe­ren­te, ne­ce­si­ta­mos crear pues­tos de tra­ba­jo dig­nos y bien re­mu­ne­ra­dos, es­pe­cial­men­te pa­ra nues­tros jó­ve­nes. Es­to re­quie­re la bús­que­da de nue­vos mo­de­los eco­nó­mi­cos más in­clu­si­vos y equi­ta­ti­vos, orien­ta­dos no pa­ra unos po­cos, sino pa­ra be­ne­fi­cio de la gen­te y de la so­cie­dad. Pien­so, por ejem­plo, en la eco­no­mía so­cial de mer­ca­do, alen­ta­da tam­bién por mis pre­de­ce­so­res” Fran­cis­co, (2016).Dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to al re­ci­bir el pre­mio Car­lo­magno. Ciu­dad del Va­ti­cano.

OjO pe­la’o. La Eco­no­mía So­cial de Mer­ca­do es la vía… No hay otra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.