Edi­to­rial

Notitarde - - 4 Anos De Gestion -

Nun­ca ha­brá un lu­gar tan ale­ja­do o sal­vo. Tras los ta­lo­nes de to­dos ca­bal­ga. Esa obs­ti­na­da pa­la­bra siem­pre ha de al­can­zar­nos, im­pía, fría, es­cru­ta­do­ra; co­mo en­la­ce que tra­ta de unir sig­ni­fi­ca­dos que se con­tra­po­nen. El vo­ca­blo es “pe­ro”. En la vi­da son abun­dan­tes, al pun­to de que co­mo má­xi­ma en cual­quier idio­ma po­de­mos en­con­trar el afo­ris­mo: Siem­pre hay un pe­ro pa­ra to­do. Des­de es­te hi­to de­sea­mos par­tir.

Con es­te su­ple­men­to abor­da­mos lo que han si­do lo­gros de la ges­tión del go­ber­na­dor de Ca­ra­bo­bo, Fran­cis­co Ame­liach, una bo­ti­ja abun­dan­te en obras so­cia­les y de in­fraes­truc­tu­ra que por su ca­li­dad y en­ver­ga­du­ra po­drán ser ate­so­ra­das mu­chos años por los ca­ra­bo­be­ños de to­dos los pun­tos car­di­na­les de la en­ti­dad.

Los lo­gros del Go­ber­na­dor de Ca­ra­bo­bo tie­nen un sino po­si­ti­vo en di­fe­ren­tes ám­bi­tos de la vi­da de es­ta en­ti­dad y ex­pe­rien­cias icono co­mo Ca­ra­bo­bo Mi Cua­tro y Yo, Cul­tu­ra Jun­tos por el Buen Vi­vir, Apo­yan­do al De­por­te So­mos Cam­peo­nes, el Pro­gra­ma de Ali­men­ta­ción Es­co­lar, la II Bie­nal Yo soy el So­co­rro de Va­len­cia, más to­da la in­ver­sión en ma­te­ria de sa­lud, edu­ca­ción y apo­yo co­mu­nal, son par­te de la hue­lla que per­du­ra­rá. Sin em­bar­go, sin me­nos­ca­bo de es­tas aris­tas en es­te es­pe­cial ha­re­mos én­fa­sis en ma­te­ria de in­fraes­truc­tu­ra, de­bi­do a que sus rea­li­za­cio­nes des­ta­can e im­pac­tan sen­si­ble­men­te la vi­da de los ca­ra­bo­be­ños.

Fran­cis­co Jo­sé Ame­liach Or­ta ga­nó la Go­ber­na­ción del es­ta­do Ca­ra­bo­bo un día co­mo hoy 16 de di­ciem­bre en 2012 con el 55,73% de la vo­ta­ción. To­mó po­se­sión del car­go on­ce días des­pués y ju­ró pa­ra el pe­río­do 2013-2017, lap­so en el que las otro­ra “va­cas gor­das” ini­cian una gra­dual pér­di­da de com­ple­xión que se ca­ta­li­za con una huel­ga de do­cen­tes a la que ha­ce fren­te pa­gan­do los pa­si­vos la­bo­ra­les que la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior de­jó de li­qui­dar, así co­mo un nue­vo con­tra­to co­lec­ti­vo pa­ra aten­der so­cio­eco­nó­mi­ca­men­te a más de 8 mil do­cen­tes. Ése fue su es­treno en Ca­pi­to­lio.

La his­to­ria no co­men­ta­da nos guía al an­te­ce­den­te que pre­ci­sa que por cua­tro años an­tes de 2013 los pre­su­pues­tos de Ca­ra­bo­bo fue­ron en su to­ta­li­dad re­con­du­ci­dos, has­ta la lle­ga­da de la Ga­ce­ta Ex­tra­or­di­na­ria N° 4.467 de fe­cha 26 de mar­zo de 2013 cuan­do se aprue­ba la Ley de Pre­su­pues­to de In­gre­sos y Gas­tos Pú­bli­cos del es­ta­do Ca­ra­bo­bo pa­ra el Ejer­ci­cio Fis­cal 2013.

Las se­mo­vien­tes gor­das de las que dis­fru­ta­ron otros re­si­den­tes de Quin­ta Ca­ra­bo­bo ya no es­ta­ban a la dis­po­si­ción ad­mi­nis­tra­ti­va de Ame­liach, quien tu­vo que re­pen­sar el mo­de­lo de la ciu­dad co­mo un to­do sis­té­mi­co y ha­lló en la va­ria­ble in­fraes­truc­tu­ra la fór­mu­la pa­ra dar­le a la ciu­da­da­nía una me­jor ca­li­dad de vi­da.

Es­te su­ple­men­to es­tá lleno de esos ejem­plos. Su obra en el ám­bi­to so­cial tam­bién es­tá de­ta­lla­da y mu­cho de lo que ha que­da­do por fue­ra de es­te es­pe­cial se­rá ejem­plo de la im­pron­ta que a dis­po­si­ción es­ta­rá pa­ra el es­cru­ti­nio pú­bli­co, que se­rá el da­dor del si­tial pa­ra aquel que de­ci­dió po­ner Ca­ra­bo­bo en Mar­cha, idea que se trans­for­mó pa­ra sus fun­cio­na­rios y se­gui­do­res en más que un slo­gan.

So­bre las equi­vo­ca­cio­nes de es­ta ad­mi­nis­tra­ción no es­ti­ma­re­mos men­ción. Sí di­re­mos que las hu­bo, ca­da quien juz­ga se­gún su po­si­ción. No obs­tan­te, pa­ra un la­do de la his­to­ria Ame­liach cum­plió, y pa­ra el otro, ad­mi­ti­rá que hi­zo mu­cho o po­co pa­ra cum­plir, se­gún las ex­pec­ta­ti­vas que no sue­len ser siem­pre pun­to coin­ci­den­te, va­rian­do de acuer­do a los in­tere­ses de ca­da la­do.

Con­ju­gar tiem­po, pre­su­pues­to, si­tua­ción país es una ta­rea di­fí­cil. Mu­chos pa­sos ade­lan­te se die­ron en es­ta eta­pa de la his­to­ria del es­ta­do. Al­gu­nas ideas es­tán en la fa­se de pro­yec­to, otras más avan­za­das, pro­ba­ble­men­te al­gu­na que­da­rá sin mar­cha. Sin em­bar­go, se si­guen ha­cien­do es­fuer­zos por con­cre­tar el Com­ple­jo De­por­ti­vo Ma­nuel Or­ta Fá­bre­ga, que al­ber­ga­rá en­tre otros la Fun­dor­fa que es la fun­da­ción ho­mó­ni­ma y que ya se ob­ser­va bien ade­lan­ta­do en su eje­cu­ción.

Mu­chos ciu­da­da­nos es­tán es­pe­ran­za­dos con la cul­mi­na­ción de to­das las fa­ses de Ciu­dad Chá­vez, plan am­bi­cio­so que con­tem­pla 40 mil vi­vien­das y gra­cias al cual el con­cep­to de ca­sa dig­na res­ca­tó la au­to­es­ti­ma de más de tres mil 500 fa­mi­lias que vi­vían en ba­rria­das de la ig­no­mi­nia.

Es­tas obras que es­tán en pro­yec­tos, co­mo la Au­to­pis­ta del Sur, pa­ra agre­gar una en­cru­ci­ja­da más, co­lo­can la Go­ber­na­ción en el pun­to don­de se unen los sig­ni­fi­ca­dos que se con­tra­po­nen, por­que sin du­das Ame­liach, ya hoy cul­mi­na­do el pe­río­do cons­ti­tu­cio­nal pa­ra el cual fue elec­to, ha re­pre­sen­ta­do pa­ra es­te es­ta­do un avan­ce en mu­chí­si­mas ma­te­rias y el pue­blo ca­ra­bo­be­ño de­ci­di­rá si le per­mi­te se­guir mar­chan­do por más. Tie­ne una pró­rro­ga cir­cuns­tan­cial que da más tiem­po pa­ra pen­sar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.