A la som­bra de San Pe­dro Ale­jan­drino

Notitarde - - CIUDAD - Cha­ri­to Ro­jas Cha­ri­to­ro­jas2010@hot­mail.com @cha­ri­to­ro­jas

El úl­ti­mo año de Si­món Bo­lí­var fue una len­ta ago­nía pa­ra quien ha­bía en­tre­ga­do ca­si to­da su vi­da a un ideal: una na­ción li­bre lla­ma­da La Gran Co­lom­bia, cons­ti­tui­da por las pro­vin­cias li­be­ra­das del co­lo­nia­lis­mo es­pa­ñol: Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia, Pe­rú, Ecua­dor y la nom­bra­da en su ho­nor, Bo­li­via, ade­más de Pa­na­má.

Sus pos­tre­ros tiem­pos es­tu­vie­ron sig­na­dos por acu­sa­cio­nes de “dic­ta­dor” y “ti­rano”, por cons­pi­ra­cio­nes y aten­ta­dos a los cua­les un ya can­sa­do y en­fer­mo Bo­lí­var res­pon­dió con una re­nun­cia que mar­ca­ría el co­mien­zo del fin de su vi­da.

Eterno hos­til

El sue­ño de una Amé­ri­ca uni­da se ve­nía des­mo­ro­nan­do des­de 1828, cuan­do las re­gio­nes, se­pa­ra­das en­tre sí no só­lo por las dis­tan­cias geo­grá­fi­cas sino por las ca­rac­te­rís­ti­cas in­di­vi­dua­les his­tó­ri­cas que eran im­po­si­bles ho­mo­lo­gar en una épo­ca de di­fí­ci­les co­mu­ni­ca­cio­nes y peo­res trans­por­tes, co­men­za­ron a re­be­lar­se an­te el man­do cen­tral del Li­ber­ta­dor des­de la ciu­dad de Bo­go­tá.

Bo­lí­var tra­tó de do­mi­nar a sus opo­si­to­res sus­ti­tu­yen­do au­to­ri­da­des ci­vi­les por mi­li­ta­res de su con­fian­za, de­cla­ró la ley marcial, sus­pen­dió las ga­ran­tías, hu­bo olea­das de de­te­ni­dos y con­de­na­dos a muer­te, acu­sa­dos de cons­pi­ra­ción. Ca­tor­ce de ellos fue­ron con­de­na­dos por su par­ti­ci­pa­ción en el aten­ta­do en el pa­la­cio de San Car­los en Bo­go­tá. Pe­ro al per­do­nar a uno de los acu­sa­dos, el vi­ce­pre­si­den­te Francisco de Pau­la San­tan­der, tam­bién es­ta­ba abrien­do su sa­li­da del po­der.

Ve­nía de una gue­rra in­tes­ti­na li­bra­da por el nue­vo pre­si­den­te del Pe­rú, el ge­ne­ral Jo­sé de La Mar, quien que­ría ane­xar­se la ciu­dad de Gua­ya­quil, Su­cre, en­via­do por Bo­lí­var a ello. To­da­vía ha­bía fuer­zas co­lo­nia­les que es­pe­ra­ban la me­nor de­bi­li­dad de Bo­lí­var pa­ra re­con­quis­tar los que ha­bían si­do sus te­rri­to­rios. El pun­to de quie­bre se pre­sen­tó en el Con­gre­so Ad­mi­ra­ble en enero de 1830 Par­ti­da­rios y opo­si­to­res de Bo­lí­var dis­cu­tie­ron du­ra­men­te la con­ve­nien­cia de que el pró­cer con­ti­nua­ra al man­do de la Gran Co­lom­bia, a lo cual Bo­lí­var res­pon­dió con una car­ta de re­nun­cia, en la cual trans­pa­ren­ta su can­san­cio an­te la di­fa­ma­ción.

Vi­si­ble­men­te en­fer­mo, con su for­tu­na ca­si ex­tin­gui­da en la ofren­da gue­rre­ra de tan­tos años, el ilus­tre ca­ra­que­ño de­ci­de mar­char­se de Bo­go­tá y em­pren­der un nue­vo rum­bo, que aún no tie­ne pre­ci­so. Sal­drá ha­cia el Ca­ri­be por la cos­ta co­lom­bia­na, tal vez se que­de un tiem­po en Hai­tí o Ja­mai­ca, is­las que le fue­ron hos­pi­ta­la­rias cuan­do se re­fu­gió

en ellas años ha. Pe­ro al pa­re­cer su des­tino fi­nal po­dría ser la so­ña­da Fran­cia.

El 8 de mayo se des­pi­de en Bo­go­tá de Ma­nue­la Sáenz, su com­pa­ñe­ra de los úl­ti­mos años y em­pren­de su pos­trer via­je en me­dio de una con­vul­sión po­lí­ti­ca. A lo lar­go de su re­co­rri­do flu­vial, en las es­ca­las de Zam­brano, Ba­rra­cas, Ta­ma­la­me­que, El Ban­co y Mom­pox, re­ci­be cartas con pe­ti­cio­nes de sus par­ti­da­rios pa­ra que re­gre­se. Las res­pues­tas del Li­ber­ta­dor son am­bi­guas. Qui­sie­ra re­tor­nar al po­der pe­ro sien­te ago­ta­das sus fuer­zas fí­si­cas.

El 24 de ju­nio lle­ga a Car­ta­ge­na, allí el 1° de ju­lio re­ci­be la es­to­ca­da fi­nal que lo de­ci­de a no re­gre­sar: es in­for­ma­do del ase­si­na­to de su ami­go y vir­tual su­ce­sor Ma­ris­cal Antonio Jo­sé de Su­cre, a quien pro­fe­sa­ba un amor fi­lial. Bo­lí­var, con ape­nas 47 años, per­día to­do lo que sig­ni­fi­ca­ba al­go pa­ra él. In­clui­da la vi­da.

Trán­si­to a la eter­ni­dad

El 1° de di­ciem­bre an­cla en San­ta Mar­ta en el ber­gan­tín “Ma­nuel”. El Li­ber­ta­dor lle­ga en­fer­mo, de­cía el que de “bi­lis ma­la” pro­duc­to del ma­reo El mé­di­co fran­cés Prós­pe­ro Re­ve­rend, quien ha si­do lla­ma­do por el ge­ne­ral Ma­riano Montilla, de­ter­mi­na que Bo­lí­var de­be se­guir tra­ta­mien­to y re­co­mien­da bus­car­le alo­ja­mien­to en San­ta Mar­ta. El 4 de di­ciem­bre el Li­ber­ta­dor lle­ga a la Quin­ta San Pe­dro Ale­jan­drino, una ha­cien­da bu­có­li­ca en afue­ras de la ciu­dad.

Re­ve­rend lle­vó un dia­rio don­de na­rra que el Ge­ne­ral Montilla le pi­dió le di­je­ra sin ro­deos cuál era la en­fer­me­dad de Bo­lí­var y es­ta fue la res­pues­ta del mé­di­co “Sr. ge­ne­ral, con el más pro­fun­do sen­ti­mien­to par­ti­ci­po a V. S. que la en­fer­me­dad del Li­ber­ta­dor no tie­ne re­me­dio, pues en mi con­cep­to, co­mo fa­cul­ta­ti­vo, la con­si­de­ro co­mo ti­sis pul­mo­nar lle­ga­da en su úl­ti­mo gra­do, y és­ta no per­do­na.” Así que los ede­ca­nes, el so­brino Fer­nan­do Bo­lí­var y cuan­tos aten­dían al ilus­tre en­fer­mo, sa­bían que es­ta­ba en sus úl­ti­mos días Sin em­bar­go, el so­lea­do am­bien­te, los cui­da­dos y la tran­qui­li­dad pa­re­cían me­jo­rar a Bo­lí­var por mo­men­tos.

La úni­ca vez que Re­ve­rend in­for­ma de al­gu­na pa­la­bra de pro­tes­ta de su en­cum­bra­do pa­cien­te, fue­ron di­chas en el de­li­rio de una fie­bre: “¡Vá­mo­nos! ¡Vá­mo­nos!... es­ta gen­te no nos quie­re en es­ta tie­rra...! Va­mos, mu­cha­chos!... lle­ven mi equi­pa­je a bor­do de la fra­ga­ta”. El día 10 de di­ciem­bre, Bo­lí­var pa­re­ce es­tar cla­ro so­bre su cer­cano fin y man­da ve­nir al no­ta­rio pa­ra dic­tar­le su tes­ta­men­to. Tam­bién ro­dea­do de su círcu­lo más cer­cano, ha­ce su úl­ti­ma pro­cla­ma, pre­mo­ni­to­ria de lo que se­ría la fu­tu­ra dia­tri­ba po­lí­ti­ca de los paí­ses que con tan­to ar­dor li­ber­tó:

“Co­lom­bia­nos: Ha­béis pre­sen­cia­do mis es­fuer­zos pa­ra plan­tear la li­ber­tad don­de rei­na­ba an­tes la ti­ra­nía. He tra­ba­ja­do con desinterés, aban­do­nan­do mi for­tu­na y aun mi tran­qui­li­dad. Me se­pa­ré del man­do cuan­do me per­sua­dí que des­con­fiáis de mi des­pren­di­mien­to. Mis enemi­gos abu­sa­ron de vues­tra cre­du­li­dad y ho­lla­ron lo que me es más sa­gra­do, mi repu­tación y mi amor a la li­ber­tad. He si­do víc­ti­ma de mis per­se­gui­do­res, que me han con­du­ci­do a las puer­tas del se­pul­cro. Yo los per­dono.

Al des­apa­re­cer de en me­dio de vo­so­tros, mi ca­ri­ño me di­ce que de­bo ha­cer la ma­ni­fes­ta­ción de mis úl­ti­mos de­seos. No as­pi­ro a otra glo­ria que a la con­so­li­da­ción de Co­lom­bia. To­dos de­béis tra­ba­jar por el bien ines­ti­ma­ble de la Unión: los pue­blos obe­de­cien­do al ac­tual go­bierno pa­ra li­ber­tar­se de la anar­quía; los mi­nis­tros del san­tua­rio di­ri­gien­do sus oraciones al cie­lo; y los mi­li­ta­res em­plean­do su es­pa­da en de­fen­der las ga­ran­tías so­cia­les.

¡ Co­lom­bia­nos! Mis úl­ti­mos vo­tos son por la fe­li­ci­dad de la pa­tria. Si mi muer­te con­tri­bu­ye pa­ra que ce­sen los par­ti­dos y se con­so­li­de la Unión, yo ba­ja­ré tran­qui­lo al se­pul­cro.”

El 17 de di­ciem­bre, Si­món Bo­lí­var, el Li­ber­ta­dor, el gran ca­ra­que­ño que so­ñó con la unión la­ti­noa­me­ri­ca­na, te­nía una muer­te tris­te. No le aho­rró la vi­da nin­gún pa­de­cer pe­ro la muer­te le brin­dó la glo­ria En el ai­re de aque­lla ha­bi­ta­ción de San Pe­dro Ale­jan­drino, flo­tan sus pa­la­bras: “He­mos ara­do en el mar.” las

deHoy San Pe­dro Ale­jan­drino es un mu­seo de her­mo­so en­torno, cu­ya re­mo­de­la­ción es­ta­tua con la jó in­tac­to el es­pa­cio de la ha­bi­ta­ción don­de fa­lle­ció el Li­ber­ta­dor. Una más­ca­ra fu­ne­ra­ria del pró­cer se ex­hi­be en el lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.