Na­vi­da­des tris­tes

Ha­bla la Con­cien­cia

Notitarde - - CIUDAD - Luis Ga­rri­do luir­garr@hot­mail.com ha­bla­la­con­cien­cia­luis­ga­rri­do.blogs­pot.com

En­tre las cos­tum­bres y tra­di­cio­nes del ve­ne­zo­lano so­bre­sa­le la Na­vi­dad con su car­ga re­li­gio­sa que ha­ce más hu­ma­nos los pro­ce­de­res de las per­so­nas. De ca­da tiem­po que­da un re­cuer­do aso­cia­do a la unión de la fa­mi­lia, don­de ca­da quien po­ne un po­qui­to de lo que le trans­mi­te su co­ra­zón pa­ra que esa fe­cha bri­lle con ma­yor es­plen­dor en los ho­ga­res cris­tia­nos. Una ex­pe­rien­cia des­co­no­ci­da nos se­pa­ra hoy de los sue­ños -si se quie­ren in­ge­nuos­que nos ha­cían fe­li­ces: Ve­ne­zue­la es otra. Na­vi­dad es ale­gría; con­ta­gian sus rá­fa­gas de lu­ces y pe­tar­dos en­vol­ven­tes que se adue­ñan de los es­pa­cios del cie­lo. Hoy las ca­lles lu­cen de­sola­das por las no­ches, las som­bras del cri­men des­bor­da­do po­nen el se­llo de la de­s­es­pe­ran­za, la tris­te­za to­có a nues­tras puer­tas.

Nos cam­bia­ron la vi­da y en ese contexto tro­pe­za­mos con la reali­dad de un país que se nos cae a pe­da­zos. ¿Quién res­pon­de por esa ju­ven­tud aban­do­na­da a su suer­te, con­ver­ti­da hoy en de­lin­cuen­tes? ¿Qué ex­pli­ca­ción le da­mos al dra­ma del em­ba­ra­zo pre­coz? Jo­ven­ci­tas que a los quin­ce años y sin la ex­pe­rien­cia del cam­bio de un pa­ñal, car­gan en sus bra­zos el fru­to de su pri­mer de­sen­ga­ño; la ne­ce­si­dad se ha­ce vi­si­ble en su ros­tro, ca­mi­nan ha­cia cual­quier lu­gar bus­can­do có­mo ali­men­tar su cria­tu­ra -a ex­pen­sas de un nue­vo en­ga­ño­tras la pro­me­sa de ayu­dar­la a ali­viar su pe­sa­da car­ga. Los ca­sos se mul­ti­pli­can en los sec­to­res de ma­yor po­bre­za: mal­di­to los vien­tres que pa­rie­ron los res­pon­sa­bles de tra­zar el ca­mino del su­fri­mien­to de los ve­ne­zo­la­nos.

Cua­dros dan­tes­cos se tro­pie­zan en las ca­lles co­mo mues­tra de que por pri­me­ra vez la gen­te más sen­si­ble y vul­ne­ra­ble -des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co- mues­tra su ros­tro de mi­se­ria. Co­no­cía­mos del com­por­ta­mien­to na­tu­ral de ca­da ciu­da­dano con sus vi­cios y for­ma de vi­vir, pe­ro nun­ca al nue­vo hom­bre bus­can­do en los re­si­duos de la ba­su­ra su ma­ne­ra de com­pen­sar el ham­bre que lle­va con él. Es­ta es la Ve­ne­zue­la que di­se­ñó Hu­go Chá­vez en su re­vo­lu­ción, la Ve­ne­zue­la que he­re­dó Ni­co­lás Ma­du­ro pa­ra el asal­to y el ro­bo, e in­ten­tar a ba­se de ham­bre arro­di­llar a los ve­ne­zo­la­nos.

Vi­vi­re­mos es­tas na­vi­da­des tris­tes, pe­ro la dig­ni­dad no se do­ble­ga. Sen­ti­mos que se­rán las últimas sin el de­re­cho a ser li­bres, por­que man­ten­dre­mos esos sen­ti­mien­tos y ese or­gu­llo na­tu­ral que lle­va­mos muy arrai­ga­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.