Ca­sas

Notitarde - - CIUDAD - Jo­sé Joa­quín Bur­gos Cro­nis­ta de Va­len­cia

Los ve­ju­cos so­le­mos ser in­di­fe­ren­tes, des­cui­da­dos (por no de­cir sor­dos y cie­gos), a los em­pu­jo­nes, gol­pes y avi­sos que el tiem­po, se­gún su agen­da y con to­do cui­da­do y pre­ci­sión, nos da en el cur­so de su inequí­vo­ca ru­ti­na. Sea por ol­vi­dos, in­di­fe­ren­cia, o por al­gún ocul­to sen­ti­mien­to de raíz ute­ri­na, ese de­ta­lle siem­pre apa­re­ce cuan­do nos acer­ca­mos al puer­to don­de abor­da­re­mos inevi­ta­ble­men­te el bar­co pa­ra el re­gre­so a Ita­ca… En eso pien­so, y en las co­sas que de­bo ha­cer pa­ra cum­plir mi ofi­cio y de­be­res ins­ti­tu­cio­na­les, cuan­do me sien­to atra­pa­do, por así de­cir­lo, en una ines­pe­ra­da e in­tere­san­te con­ver­sa­ción con mis nie­tos Ma­ría Lau­ra y Da­niel Ale­jan­dro (hi­jos de Lau­ra y Ma­rio, es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria). El cen­tro de la con­ver­sa­ción es la ciu­dad, sus ca­lles y ave­ni­das, sus si­tios his­tó­ri­cos, sus di­fe­ren­tes ba­rrios y ur­ba­ni­za­cio­nes, sus cen­tros cul­tu­ra­les, su his­to­ria, sus per­so­na­jes… ellos tie­nen pa­sión por la his­to­ria, pe­ro co­no­cen po­co la de la ciu­dad, que es la pal­pi­ta­ción de su pro­pia vi­da. Son cha­mi­tos, en ver­dad y a eso de­ben el no sa­ber tan­to de la ciu­dad y su his­to­ria: ape­nas co­mien­zan vi­vir­la; tris­te es que los adul­tos, na­ci­dos aquí o ve­ni­dos de otros la­res, de otras re­gio­nes, y hasta de otros paí­ses, no ten­gan la me­nor idea de QUÉ ES LA CIU­DAD, CUÁ­LES SON LAS RAÍ­CES DE SU HIS­TO­RIA, QUIÉ­NES SON SUS HI­JOS MÁS NO­TA­BLES, CÓ­MO DE­BE COM­POR­TAR­SE UNO CON ELLA… Con­ver­sa­mos, re­cor­da­mos (de lec­tu­ras, cla­ses oí­das en la es­cue­la y li­ceos, ac­tos cul­tu­ra­les) anéc­do­tas agra­da­bles, hu­mo­rís­ti­cas al­gu­nas, y otras car­ga­das de pa­trio­tis­mo, de chis­pa va­len­cia­na… poe­tas, his­to­ria­do­res, hé­roes mi­li­ta­res, gen­te del pue­blo, el mo­men­to, real­men­te, es ma­ra­vi­llo­so. Mis nie­tos -pien­so- lo son. Y su in­te­rés por la ciu­dad es na­tu­ral: ellos son sus hi­jos y quie­ren co­no­cer su his­to­ria… les ex­tra­ña (y así me lo di­cen, sin ta­pu­jos), que esa his­to­ria va­ya bo­rrán­do­se ace­le­ra­da­men­te, que na­die se­pa quién era el doc­tor Mi­guel Pe­ña, cuál era, ver­da­de­ra­men­te, su ca­sa… y así una se­rie de per­so­na­jes fun­da­men­ta­les pa­ra la me­mo­ria va­len­cia­na, co­mo el poe­ta Fe­li­pe He­rre­ra Vial, co­mo Brau­lio Salazar, Luis Au­gus­to Nú­ñez, Flor Gor­nés y Ga­lle­gos, los gran­des edu­ca­do­res, los gran­des de­por­tis­tas, mú­si­cos, pin­to­res, cien­tí­fi­cos... “Y otra co­sa, abue­lo -me di­ce Ma­ría Lau­ra- hay mu­chas ca­sas bo­ni­tas aban­do­na­das y no so­la­men­te eso, sino que hay otras que es­tán ha­bi­ta­das por­que han si­do in­va­di­das o to­ma­das por fo­ras­te­ros a quie­nes no les im­por­ta­rá de quién ha­yan si­do…”. Es­to úl­ti­mo, por su­pues­to, me re­sue­na co­mo el re­cla­mo jus­to de una va­len­cia­na na­ti­va. Ya es ho­ra -me di­go- de que las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les to­men cartas en el asun­to. La me­mo­ria va­len­cia­na es sa­gra­da. Hay que pre­ser­var­la. Hay que re­gis­trar­la, si es ne­ce­sa­rio, ca­sa por ca­sa, so­lar por so­lar, ven­ta­na por ven­ta­na… Es ho­ra de aban­do­nar las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas y sa­ber que la ciu­dad es nues­tra, es de­cir de to­dos, y to­dos de­be­mos cui­dar­la co­mo el más im­por­tan­te te­so­ro… di­go yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.