Ma­ría Te­re­sa Boul­ton, his­to­ria y de­ve­nir de la fo­to­gra­fía crio­lla

Ex­po­ne imá­ge­nes de su au­to­ría en la an­ti­gua Fa­cul­tad de De­re­cho

Notitarde - - CIUDAD - Daniela Chi­ri­nos Arrieta

Ma­ría Te­re­sa Boul­ton, la de 1984, se fue a New York a es­tu­diar fo­to­gra­fía. Aca­ba­ba de di­vor­ciar­se de su se­gun­do es­po­so, Pao­lo Gas­pa­ri­ni, y, aten­dien­do lo que su in­te­rior le pe­día -ex­pre­sar­se-, to­mó su cá­ma­ra ré­flex y em­pe­zó a re­tra­tar la ciu­dad que te­nía en fren­te y su di­ná­mi­ca cos­mo­po­li­ta. Lo que co­men­zó co­mo un ejer­ci­cio aca­dé­mi­co, ter­mi­nó sien­do una idea ex­tra­or­di­na­ria, un dia­rio ín­ti­mo de su mi­ra­da y pen­sa­mien­to que más tar­de se per­mi­tió ex­hi­bir a pe­sar de su mo­des­tia y sencillez.

“To­mar fo­to­gra­fías es el en­cuen­tro con lo ima­gi­na­ble. Me gus­ta es­ta pa­la­bra por­que re­vi­ve el con­cep­to y la me­tá­fo­ra”. Fra­ses co­mo és­ta, ma­nus­cri­tas por Ma­ría Te­re­sa, se leen al pie de las 34 fotos en blan­co y ne­gro que con­for­man ese se­ria­do. Eran 35, pe­ro Es­so Ál­va­rez, su ami­go y fo­tó­gra­fo, se que­dó con la nú­me­ro 8.

Ma­ría Te­re­sa Boul­ton, la de 2016, es­tu­vo la ma­ña­na del 6 de di­ciem­bre en Va­len­cia. Lle­gó pun­tual, se­re­na y son­rien­te a la ci­ta que te­nía en el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción His­tó­ri­ca, Cul­tu­ral y Pa­tri­mo­nial de la Uni­ver­si­dad de Carabobo (UC). Po­co a po­co, apo­ya­da del bas­tón que to­ma con la mano iz­quier­da, se acer­có a la vie­ja ca­so­na de la ca­lle Co­lom­bia con vis­ta a la pla­za Su­cre.

Ese día la UC hon­ró su le­ga­do co­mo his­to­ria­do­ra, in­ves­ti­ga­do­ra, es­cri­to­ra y fo­tó­gra­fa con la inau­gu­ra­ción de la mues­tra Ho­me­na­je Na­cio

nal a Ma­ría Te­re­sa Boul­ton, que re­co­ge las 34 fo­to­gra­fías men­cio­na­das al prin­ci­pio. Tam­bién rea­li­za­ron un con­ver­sa­to­rio con los fo­tó­gra­fos Nel­son Ga­rri­do y Es­so Ál­va­rez; así co­mo Dou­glas Monroy, crí­ti­co de ar­te; Vi­le­na Fi­guei­ra, es­tu­dio­sa de la fo­to­gra­fía ve­ne­zo­la­na; Iván Hur­ta­do León; cro­nis­ta de la UC y Ana Ma­ría Co­rrea, coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del Cen­tro ucis­ta.

La fo­to­gra­fía en Ve­ne­zue­la

Son más de cua­tro dé­ca­das es­tu­dian­do e in­ves­ti­gan­do la fo­to­gra­fía ve­ne­zo­la­na con­tem­po­rá­nea. Co­mo ella, po­cos pue­den ha­blar so­bre es­te gé­ne­ro y sus ex­po­nen­tes crio­llos, a los que til­da de ma­ra­vi­llo­sos, es­tu­dio­sos y muy crea­ti­vos, “se me­ten muy aden­tro de su ofi­cio”, di­ce. - ¿Ha­cia dón­de va la fo­to­gra­fía en Ve­ne­zue­la? (le pre­gun­ta­ron en el con­ver­sa­to­rio)

- Son tiem­pos en que to­do el mun­do ex­pe­ri­men­ta con al­go. La fo­to­gra­fía se ha vuel­to tan co­ti­dia­na que no es que “va”, es que “es­tá”, no hay per­so­na que ex­pe­ri­men­te al­go y de­je de to­mar la foto. Es­tu­ve en oc­tu­bre en Pa­rís (Fran­cia), fui al Cen­tro de Fo­to­gra­fía, allá a to­do lo lla­man “lo nu­mé­ri­co”, re­fi­rién­do­se a lo di­gi­tal, a los pí­xel, ése es el gran in­te­rés que hay allá so­bre la fo­to­gra­fía. Pa­re­cie­ra que el au­tor ya no es tan im­por­tan­te o va por otro la­do.

Co­mo un es­pe­jo de su tío Al­fre­do

Es la pri­me­ra vez que ex­po­ne en Va­len­cia. Nun­ca ha vi­vi­do acá pe­ro sí en Puer­to Ca­be­llo. Era una ni­ña cuan­do sus pa­dres, Te­re­sa Fi­guei­ra de Me­lo y An­drés Boul­ton, de­ci­die­ron mu­dar­se con sus cua­tro hi­jos –Ma­ría Te­re­sa es la úni­ca hem­bra- a esa ciu­dad cos­te­ra. Guar­da re­cuer­dos muy va­gos de esos días, pe­ro sí re­me­mo­ra las aven­tu­ras con su tío Al­fre­do Boul­ton, a quien le de­be­mos tres im­por­tan­tes to­mos so­bre la his­to­ria de la pin­tu­ra en Ve­ne­zue­la.

En el co­ver­sa­to­rio Dou­glas Monroy hi­zo es­te aná­li­sis: “Ma­ría Te­re­sa ha­ce un po­co de es­pe­jo de su tío Al­fre­do, por­que es his­to­ria­do­ra, pe­ro tam­bién es fo­tó­gra­fa y es­cri­be so­bre ar­te. Y co­mo su tío, que re­co­rrió el ca­mino de Jo­sé Antonio Páez ha­cia el in­te­rior del país pa­ra re­tra­tar­lo, ella hi­zo lo pro­pio en New York, pe­ro su via­je fue a lo in­terno”. En fin, am­bos son pi­la­res de la fo­to­gra­fía y de la his­to­ria.

La Fo­to­te­ca y otros re­cuer­dos

“De fo­to­gra­fía he he­cho muy po­co –ad­vier­te Ma­ría Te­re­sa-. Lo que en reali­dad he he­cho es in­ves­ti­ga­ción y es­cri­bir. Es de­cir, fo­tó­gra­fa no soy. Siem­pre pen­sé: Me de­di­co a ha­cer fo­to­gra­fía, o a es­cri­bir e in­ves­ti­gar”. Sí, lo se­gun­do se im­pu­so. Fue tra­ba­jan­do en la li­bre­ría de la Sa­la Men­do­za que se de­jó enamo­rar por ese mun­do. Su di­rec­to­ra, Lour­des Blan­co, le pro­pu­so ar­mar, jun­to a Cris­ti­na Guz­mán, ex­po­si­cio­nes de fo­to­gra­fía.

Con Pao­lo Gas­pa­ri­ni (fo­tó­gra­fo) fun­dó La Fo­to­te­ca (1977), que que­da­ba en un só­tano, “y ca­da vez que llo­vía se inun­da­ba”, re­cuer­da. Ahí tu­vie­ron ex­pe­rien­cias co­mo los de­ba­tes de Oc­tu

bre Li­bre. Lue­go, en­tre 1994 y 2000, fue di­rec­to­ra Ge­ne­ral Sec­to­rial de Ci­ne, Fo­to­gra­fía y Vi­deo del Con­se­jo Na­cio­nal de la Cul­tu­ra (Co­nac) y creó la re­vis­ta de fo­to­gra­fía Ex­tra Cá­ma­ra.

Ree­di­cio­nes y li­bros en ca­mino

Es elo­gia­da por su pri­mer li­bro Ano­ta­cio­nes de la fo­to­gra­fía con­tem­po­rá­nea ve­ne­zo­la­na (1990). Lue­go

pu­bli­có 21 fo­tó­gra­fas ve­ne­zo­la­nas (1993), “es so­lo de mu­je­res por­que sí, por­que siem­pre ha­bía hom­bres fo­tó­gra­fos y muy po­cas mu­je­res”, co­men­ta. Y Pen­sar con la fo­to­gra­fía (2006), re­co­ge tex­tos y es­cri­tos que se ha­bían he­cho so­bre fo­to­gra­fía, hasta esa fe­cha.

Es­tá tra­ba­jan­do en la re­edi­ción de esos tres li­bros in­clu­so pa­ra pu­bli­car­los en di­gi­tal. Ade­más, es­tá pre­pa­ran­do su cuar­to tí­tu­lo que se­rá so­bre fo­to­gra­fía in­di­ge­nis­ta ve­ne­zo­la­na, con imá­ge­nes de la co­lec­ción del ar­chi­vo de Bár­ba­ra Brand­li, el pa­tro­ci­na­dor es Fer­nan­do Eche­ve­rri. To­da­vía no tie­ne fe­cha de sa­li­da. La ex­po­si­ción, en cam­bio, es­ta­rá abier­ta al pú­bli­co hasta fe­bre­ro pró­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.