Po­der Ju­di­cial bus­ca hu­ma­ni­zar el sis­te­ma

Desa­yuno en la Re­dac­ción

Notitarde - - News - Ri­car­do Ma­rín

Carmen Al­ves, juez rec­to­ra (e) del es­ta­do Ca­ra­bo­bo.

La ma­dru­ga­da del 7 de di­ciem­bre de 2015, el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral (CNE) emi­tía el bo­le­tín ofi­cial en el que da­ba ga­na­do­ra a la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD) de la ma­yo­ría de las cu­ru­les de la Asam­blea Na­cio­nal (AN). A par­tir de en­ton­ces, fue im­po­si­ble en­ten­der la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país en tér­mi­nos sim­ples.

Fue así co­mo los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en­fo­ca­ron su aten­ción en las fun­cio­nes pro­pias de ca­da Po­der Pú­bli­co, en vis­ta de la apa­ren­te pug­na en­tre po­de­res que ge­ne­ró la nue­va re­la­ción de fuer­zas del Par­la­men­to y la exis­ten­te en el ac­tual Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ). Em­pe­za­ron a apa­re­cer las pa­la­bras Po­der Ju­di­cial, Cir­cui­to Pe­nal, Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal, en las con­ver­sa­cio­nes dia­rias del Me­tro, pa­ra­das de au­to­bu­ses y cual­quier lu­gar pú­bli­co.

Sin em­bar­go, el en­fo­que in­for­ma­ti­vo es na­tu­ral­men­te po­lí­ti­co, y muy es­pe­cial­men­te aquel que be­ne­fi­cia la tí­pi­ca con­flic­ti­vi­dad en­tre los ac­to­res po­lí­ti­cos, las de­cla­ra­cio­nes de los vo­ce­ros par­ti­dis­tas y to­do lo re­la­ti­vo a la clá­si­ca po­lé­mi­ca de los re­pre­sen­tan­tes de las tol­das en Venezuela.

Pe­ro la com­ple­ji­dad del Po­der Ju­di­cial y el Es­ta­do van más allá de la “no­ve­la po­lí­ti­ca” y se es­ta­ble­ce sobre una di­ver­si­dad de teo­rías y con­cep­tos que de­fi­nen es­tas es­truc­tu­ras por las que tran­si­tan los hom­bres y mu­je­res de la na­ción.

Pre­ci­sa­men­te para abor­dar ése y otros te­mas, la juez rec­to­ra (e) y pre­si­den­ta (e) del Cir­cui­to Ju­di­cial Pe­nal del es­ta­do Ca­ra­bo­bo, Carmen Eney­da Al­ves, vi­si­tó No­ti­tar­de para con­ver­sar sobre los pri­me­ros días de su ges­tión en el Po­der Ju­di­cial, los re­tos más im­por­tan­tes y los pla­nes es­truc­tu­ra­les que pre­ten­de em­pren­der.

En es­ta opor­tu­ni­dad, es­tu­vo en el fo­ro Desa­yuno en la Re­dac­ción, jun­to al di­rec­tor del dia­rio Gus­ta­vo Ríz­quez; Jor­ge Chá­vez Mo­ra­les, sub­di­rec­tor; la edi­to­ra de cie­rre Ka­rín Ri­ve­ro; Va­nes­sa Ca­rre­ño, edi­to­ra diur­na; Ale­cia Rodríguez, edi­to­ra de su­ce­sos; el pe­rio­dis­ta fo­to­grá­fi­co León Gi­mé­nez y quien es­cri­be: Ri­car­do Ma­rín.

El Sis­te­ma Ju­di­cial sa­le de sus ofi­ci­nas

La Pre­si­den­ta (e) del Cir­cui­to Ju­di­cial Pe­nal del es­ta­do Ca­ra­bo­bo ex­pli­có que por vez pri­me­ra el Plan Es­tra­té­gi­co del Po­der Ju­di­cial se desa­rro­lla en ba­se a una po­lí­ti­ca na­cio­nal que tiene que ver con la cons­truc­ción ge­ne­ral de to­da una es­truc­tu­ra so­cial, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral (Plan de la Pa­tria), por lo que el ejer­ci­cio ju­di­cial tiene, por ne­ce­si­dad ob­je­ti-

“Nun­ca se ha­bía vis­to que el Po­der Ju­di­cial pu­die­ra sa­lir de sus es­pa­cios a las co­mu­ni­da­des para pres­tar un ser­vi­cio. Es­to lo es­ta­mos ha­cien­do a tra­vés de lo que he­mos de­no­mi­na­do Pun­to y Círcu­lo”.

va, el de­ber de sa­lir de sus ofi­ci­nas para ac­tuar di­rec­ta­men­te des­de las co­mu­ni­da­des y sus for­mas de or­ga­ni­za­ción.

“Nun­ca se ha­bía vis­to que el Po­der Ju­di­cial pu­die­ra sa­lir des­de sus es­pa­cios a las co­mu­ni­da­des para pres­tar un ser­vi­cio. Es­to lo es­ta­mos ha­cien­do a tra­vés de lo que he­mos de­no­mi­na­do Pun­to y Círcu­lo”, di­jo Al­ves.

Al­ves no es nue­va en la ges­tión ju­di­cial, de he­cho, es tam­bién ma­gis­tra­da su­plen­te de la Sa­la Elec­to­ral del Tri­bu­nal Su­pre­ma Jus­ti­cia (TSJ) por lo que ha­bla con au­to­ri­dad em­pí­ri­ca sobre las di­men­sio­nes del cam­bio de po­lí­ti­ca en el Po­der Ju­di­cial, es­pe­cial­men­te en lo re­fe­ren­te al com­pro­mi­so so­cial, que -se­gún Al­ves- se rea­li­za di­rec­ta­men­te en las co­mu­ni­da­des.

Co­men­tó que es­ta ar­ti­cu­la­ción en­tre la ins­ti­tu­ción y las co­mu­ni­da­des se de­be a que la vi­sión mo­der­na del Es­ta­do en­tien­de a los Po­de­res Pú­bli­cos co­mo es­pa­cios que se de­ben en fin úl­ti­mo a los ciu­da­da­nos, pe­ro no ex­clu­si­va­men­te en lo que tiene que ver con sus de­re­chos y sus pro­ce­di­mien­tos de jus­ti­cia, sino in­clu­so a los as­pec­tos de su cre­ci­mien­to in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo, co­mo una es­pe­cie de re­la­ción dual en el que el desa­rro­llo del co­lec­ti­vo es par­te de la evo­lu­ción mis­ma del Es­ta­do.

Es por eso que “El Plan Es­tra­té­gi­co del Po­der Ju­di­cial está con­so­li­da­do en el Es­ta­do de­mo­crá­ti­co y so­cial de de­re­cho y de jus­ti­cia, que cons­ti­tu­ye im­por­tan­tes con­tri­bu­cio­nes de di­ver­sos ac­to­res, con el pro­ta­go­nis­mo de los tra­ba­ja­do­res y mo­vi­mien­tos so­cia­les, para el per­fec­cio­na­mien­to del Po­der Ju­di­cial”.

In­for­mó la jue­za Carmen Al­ves que, en el ca­so ca­ra­bo­be­ño, la se­de del Pa­la­cio de Jus­ti­cia se ha ve­ni­do con­vir­tien­do du­ran­te los 60 días de su ges­tión en un epi­cen­tro de aten­ción que tam­bién va a las co­mu­ni­da­des, me­dian­te lo que se co­no­ce co­mo Pun­to y Círcu­lo.

Es­ta asis­ten­cia -con­ti­núa Al­vesno se de­di­ca en ex­clu­si­vi­dad a los asuntos pro­pios del de­re­cho y la jus­ti­cia, en los que efec­ti­va­men­te se ha­rían jor­na­das de pro­ce­sos le­ga­les de di­vor­cio, ti­tu­la­ri­dad de pro­pie­da­des y otros asuntos, sino que in­clu­so abor­da la for­ma­ción, a tra­vés de char­las y ta­lle­res, sobre pun­tos que van des­de la siem­bra ur­ba­na, has­ta las he­rra­mien­tas cons­ti­tu­cio­na­les de lo que se co­no­ce co­mo Po­der Po­pu­lar.

En es­te ca­so, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia ( TSJ) y to­das las ins­ti­tu­cio­nes ads­cri­tas a ese po­der, desa­rro­lla­ron los “jue­ces de paz”, que son ciu­da­da­nos for­ma­dos en las co­mu­ni­da­des para la me­dia­ción de con­flic­tos en la lo­ca­li­dad. En Ca­ra­bo­bo exis­ten 51 jue­ces de paz des­ple­ga­dos en las co­mu­ni­da­des.

“Los jue­ces de paz per­te­ne­cen a los con­se­jos co­mu­na­les, co­mu­nas o re­pre­sen­tan­tes de la lo­ca­li­dad, que es­tán lla­ma­dos a ser­vir a sus ve­ci­nos a tra­vés de la so­lu­ción de con­flic­tos que no ten­gan la gra­ve­dad de ir a un Tri­bu­nal de Mu­ni­ci­pio o un Tri­bu­nal de Pri­me­ra Ins­tan­cia. El juez de paz re­suel­ve los con­flic­tos en ar­mo­nía. Son con­ci­lia­do­res con fun­cio­nes ju­ris­dic­cio­na­les”, sos­tu­vo la jue­za rec­to­ra (e) del Cir­cui­to Ju­di­cial Pe­nal de Ca­ra­bo­bo.

In­clu­so, des­ta­có que por man­da­to cons­ti­tu­cio­nal los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad es­tán en la obli­ga­ción de con­tri­buir al tra­ba­jo que es­tos jue­ces de paz rea­li­zan dia­ria­men­te en las co­mu­ni­da­des.

Apun­tan a la crea­ción de un “nue­vo” fun­cio­na­rio pú­bli­co

Du­ran­te ca­si una ho­ra de con­ver­sa­ción en­tre la Juez Rec­to­ra (e) y Pre­si­den­ta (e) del Cir­cui­to Ju­di­cial Pe­nal del es­ta­do Ca­ra­bo-

“El Po­der Ju­di­cial es el ga­ran­te del Es­ta­do de de­re­cho en la na­ción, por tal mo­ti­vo de­be es­tar con­for­ma­do por un con­tin­gen­te de hom­bres y mu­je­res ca­pa­ci­ta­dos y de ele­va­da mo­ral, con va­lo­res que fun­da­men­ten el bien co­mún”.

bo, la ser­vi­do­ra pú­bli­ca hi­zo es­pe­cial én­fa­sis en que el Plan Es­tra­té­gi­co del Po­der Ju­di­cial 2013 – 2019 , per­si­gue objetivos que tie­nen que ver con el em­po­de­ra­mien­to de las co­mu­ni­da­des, a tra­vés del fun­cio­na­rio pú­bli­co y la ins­ti­tu­ción.

Es por eso, que su plan­tea­mien­to gi­ró en torno a la no­ción de lo que ha de­no­mi­na­do “un nue­vo fun­cio­na­rio pú­bli­co”, que se­ría par­te del en­gra­na­je de una ins­ti­tu­ción con va­lo­res nue­vos. “Un sis­te­ma ju­di­cial hu­mano”.

“Los jue­ces ya no es­ta­mos sen­ta­dos so­la­men­te en los des­pa­chos, sino que sa­li­mos a las co­mu­ni­da­des para re­sol­ver los con­flic­tos de la lo­ca­li­dad. In­clu­si­ve no so­la­men­te nos que­da­mos en ac­ti­vi­da­des ju­rí­di­cas, sino en otro ti­po de ac­cio­nes que con­tri­bu­yan al buen vi­vir de los ciu­da­da­nos. Ése es el nue­vo fun­cio­na­rio pú­bli­co que exis­te hoy en día y que se va a se­guir pro­yec­tan­do en el fu­tu­ro”, ase­gu­ró.

De acuer­do a Carmen Al­ves, és­ta se­ría la vi­sión que de­be es­tar pre­sen­te en aquel hom­bre o mu­jer que desee ser par­te de la es­truc­tu­ra ju­di­cial de la na­ción, “al­guien que ten­ga la ca­pa­ci­dad de aten­der al ciu­da­dano co­mo si se es­tu­vie­ra aten­dien­do a sí mis­mo”.

“El eje es­tra­té­gi­co de ges­tión y ad­mi­nis­tra­ción del Po­der Ju­di­cial se orien­ta en los prin­ci­pios de gra­tui­dad en la pres­ta­ción del ser­vi­cio, in­de­pen­den­cia, economía, ce­le­ri­dad, sim­pli­ci­dad ad­mi­nis­tra­ti­va, efi­ca­cia, ob­je­ti­vi­dad, im­par­cia­li­dad, ho­nes­ti­dad, ra­cio­na­li­dad pre­su­pues­ta­ria, par­ti­ci­pa­ción pro­ta­gó­ni­ca, con­tra­lo­ría so­cial, ren­di­ción de cuen­tas, bue­na fe y con­fian­za que de­ben pre­va­le­cer en el fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes que con­for­man el Po­der Ju­di­cial”, ase­ve­ró.

Es ésa la ra­zón por la que hoy un fun­cio­na­rio del sis­te­ma ju­di­cial - afir­ma Al­ves- rea­li­za ac­ti­vi­da­des en las co­mu­ni­da­des que po­co o na­da ten­gan que ver con el ejer­ci­cio le­gal, pe­ro que ten­drían una im­por­tan­cia fun­da­men­tal para el “buen vi­vir” de la zo­na don­de es­té asen­ta­do el Po­der Ju­di­cial, pues a jui­cio de la juez rec­to­ra, los fun­cio­na­rios en­tien­den que par­te de su tra­ba­jo es con­tri­buir con el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, so­cial e in­te­lec­tual de la co­lec­ti­vi­dad.

“El Po­der Ju­di­cial es el ga­ran­te del Es­ta­do de De­re­cho en la na­ción, por tal mo­ti­vo de­be es­tar con­for­ma­do por un con­tin­gen­te de hom­bres y mu­je­res ca­pa­ci­ta­dos, de ele­va­da mo­ral, con va­lo­res que fun­da­men­tan el bien co­mún, sen­ti­do de so­li­da­ri­dad ha­cia los ciu­da­da­nos y un al­to com­pro­mi­so con los idea­les y as­pi­ra­cio­nes del pue­blo ve­ne­zo­lano, ex­pre­sa­do en nues­tra car­ta mag­na”, sos­tu­vo la tam­bién ma­gis­tra­da su­plen­te de la Sa­la Elec­to­ral del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ).

Plan Es­tra­té­gi­co del Po­der Ju­di­cial

El Plan Es­tra­té­gi­co del Po­der Ju­di­cial, es­bo­za­do por la juez rec­to­ra (e) del Cir­cui­to Ju­di­cial Pe­nal del es­ta­do Ca­ra­bo­bo, con­tem­pla di­ver­sas fa­ses para su desa­rro­llo e im­ple­men­ta­ción.

El pri­mer eje es el de la Ges­tión y Ad­mi­nis­tra­ción del Po­der Ju­di­cial y tiene que ver con la “po­ten­cia­ción de las ins­tan­cias de pla­ni­fi­ca­ción y coor­di­na­ción es­tra­té­gi­cas del sis­te­ma de jus­ti­cia para uni­fi­car las po­lí­ti­cas que ga­ran­ti­cen el ac­ce­so a la jus­ti­cia, ce­le­ri­dad pro­ce­sal y la tu­te­la ju­di­cial efec­ti­va”.

Al­ves agre­gó que en es­ta fa­se del plan se es­pe­ra im­plan­tar un pro­gra­ma de cre­ci­mien­to, reacon­di­cio­na­mien­to, re­dis­tri­bu­ción y reasig­na­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra.

La se­gun­da fa­se o eje es el del nue­vo ser­vi­dor pú­bli­co del Po­der Ju­di­cial, en el que se es­ta­ble­cen co­mo “ac­cio­nes es­tra­té­gi­cas” el he­cho de ge­ne­rar po­lí­ti­cas de for­ma­ción in­te­gral a los ser­vi­do­res pú­bli­cos.

“La Cons­ti­tu­ción de­man­da la con­so­li­da­ción y ex­pan­sión del po­der de los ciu­da­da­nos, de quie­nes ema­na la po­tes­tad de ad­mi­nis­trar jus­ti­cia. Para ello, to­das las ins­ti­tu­cio­nes del Po­der ju­di­cial de­ben ge­ne­rar con­di­cio­nes para ga­ran­ti­zar la par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar”.

“Se está rea­li­zan­do un tra­ba­jo in­terno, que con­sis­te en adap­tar al­gu­nos me­ca­nis­mos de con­trol y así ele­var las es­ta­dís­ti­cas de las au­dien­cias que se reali­cen y la efec­ti­vi­dad de los jue­ces en cuan­to a las de­ci­sio­nes que de­ban pu­bli­car”.

En es­te eje se tiene en desa­rro­llo un plan de crea­ción de un Sis­te­ma Na­cio­nal de Bibliotecas Fí­si­cas y Vir­tua­les del Po­der Ju­di­cial.

El eje nú­me­ro 3 co­rres­pon­de al del for­ta­le­ci­mien­to de la par­ti­ci­pa­ción so­cial. Es par­te de la vi­sión - se­ña­la la juez rec­to­ra­que tie­nen los tri­bu­na­les de ser par­te del desa­rro­llo in­te­gral de las co­mu­ni­da­des.

“La Cons­ti­tu­ción de­man­da la con­so­li­da­ción y ex­pan­sión del po­der de los ciu­da­da­nos, de quie­nes ema­na la po­tes­tad de ad­mi­nis­trar jus­ti­cia. Para ello to­das las ins­ti­tu­cio­nes del Po­der Ju­di­cial de­ben ge­ne­rar las con­di­cio­nes más fa­vo­ra­bles y ade­cua­das para ga­ran­ti­zar el ejer­ci­cio de la par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar en sus pro­ce­sos de trans­for­ma­ción”, di­jo.

En el ca­so del Pun­to y Círcu­lo, que co­rres­pon­de al eje te­má­ti- co nú­me­ro 4 del Plan Es­tra­té­gi­co del Po­der Ju­di­cial, Carmen Al­ves des­ta­có que se ba­sa en el desa­rro­llo de un sis­te­ma per­ma­nen­te de iden­ti­fi­ca­ción de ne­ce­si­da­des y po­ten­cia­les eco­nó­mi­cos de las áreas cir­cun­dan­tes a la se­de de la ins­ti­tu­ción.

“Se tra­ta de es­ta­ble­cer alian­zas es­tra­té­gi­cas con las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, a fin de ca­na­li­zar el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal ne­ce­sa­rio para for­ta­le­cer el desa­rro­llo in­te­gral de las co­mu­ni­da­des ale­da­ñas”, ex­pli­có.

Por úl­ti­mo, el quin­to eje co­rres­pon­de a la “in­te­gra­ción ju­rí­di­ca in­ter­na­cio­nal”. Sobre es­ta fa­se, agre­gó que la idea cen­tral es la de crear coor­di­na­ción y coope­ra­ción, para crear con­ve­nios y afian­zar las re­la­cio­nes del Po­der Ju­di­cial con or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les.

“Se bus­ca im­pul­sar los en­cuen­tros in­ter­na­cio­na­les, en el mar­co de la li­ber­tad, igual­dad, jus­ti­cia y paz in­ter­na­cio­nal, fun­da­men­ta­do en la doc­tri­na del Li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var”, re­sal­tó.

Ha­cia la eli­mi­na­ción del re­tar­do pro­ce­sal pe­nal

La juez rec­to­ra (e) Carmen Al- ves, des­ta­có que dia­ria­men­te exis­te un equi­po que la acom­pa­ña para con­se­guir los objetivos plan­tea­dos en los has­ta aho­ra 60 días de ges­tión. Uno de esos objetivos su­pre­mos es com­ba­tir el fe­nó­meno del re­tar­do pro­ce­sal pe­nal.

“Se está rea­li­zan­do un tra­ba­jo in­terno que con­sis­te en adap­tar al­gu­nos me­ca­nis­mos de con­trol y así ele­var las es­ta­dís­ti­cas de las au­dien­cias que se reali­cen y la efec­ti­vi­dad de los jue­ces en cuan­to a las de­ci­sio­nes que de­ban pu­bli­car”, in­di­có.

In­for­mó que -ade­más- se eje­cu­ta un pro­ce­so de me­jo­ra­mien­to y reaco­mo­do de los es­pa­cios del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, “para aten­der en me­jo­res con­di­cio­nes a los ciu­da­da­nos”.

Dia­ria­men­te el Pa­la­cio de Jus­ti­cia aco­ge a 910 em­plea­dos y fun­cio­na­rios, en­tre obre­ros y per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo, ade­más de al­gua­ci­les y jue­ces, así co­mo 120 tra­ba­ja­do­res ads­cri­tos a la De­fen­sa Pú­bli­ca.

El Pa­la­cio de Jus­ti­cia del Es­ta­do Ca­ra­bo­bo se­ma­nal­men­te re­ci­be a 12 mil per­so­nas, a ra­zón de dos mil 500 dia­rias, en­tre jus­ti­cia­bles, pri­va­dos de li­ber­tad, fa­mi­lia­res, abo­ga­dos de li­bre ejer­ci­cio, fun­cio­na­rios po­li­cia­les, en­tre otros.

La juez rec­to­ra (e) y pre­si­den­ta (e) del Cir­cui­to Ju­di­cial Pe­nal del es­ta­do Ca­ra­bo­bo agra­de­ció la co­la­bo­ra­ción de la Go­ber­na­ción de Ca­ra­bo­bo en es­tos pri­me­ros días de ges­tión. Es­pe­cial­men­te por la ne­ce­si­dad ur­gen­te de ar­ti­cu­lar es­fuer­zos para brin­dar jus­ti­cia opor­tu­na a los ciu­da­da­nos, co­mo de­re­cho in­vio­la­ble del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

Carmen Al­ves cul­mi­nó ase­gu­ran­do que el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes es más ale­gre y gra­ti­fi­can­te cuan­do su la­bor, ade­más de im­par­tir jus­ti­cia, ya­ce en el tra­ba­jo so­cial.

Carmen Eney­da Al­ves, Omai­ra Es­ca­lo­na, Jor­ge Chá­vez Mo­ra­les, Ale­cia Rodríguez, Ka­rín Ri­ve­ro Gon­zá­lez, Gus­ta­vo Ríz­quez, Va­nes­sa Ca­rre­ño de Ma­chu­ca, Ri­car­do Ma­rín, du­ran­te el fo­ro Desa­yuno en la Re­dac­ción.

Carmen Al­ves es tam­bién ma­gis­tra­da su­plen­te de la Sa­la Elec­to­ral del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.