Jue­za, ar­tis­ta e in­te­lec­tual

Ven­ta­na

Notitarde - - Entrevista - Ri­car­do Ma­rín

La fi­gu­ra de Carmen Eney­da Al­ves no se de­tie­ne en sus fun­cio­nes co­mo ge­ren­te del sis­te­ma ju­di­cial, sino que su in­te­lec­to y ha­bi­li­da­des le per­mi­ten otras ac­ti­vi­da­des que para cual­quier pre­jui­cio­so pa­re­ce­rían in­com­pa­ti­bles con las de un juez rector.

Al­ves, ade­más de ser la juez rec­to­ra (e) y pre­si­den­ta (e) del Cir­cui­to Ju­di­cial Pe­nal del es­ta­do Ca­ra­bo­bo, así co­mo ma­gis­tra­da su­plen­te de la Sa­la Elec­to­ral del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ), tam­bién de­di­ca tiem­po a ac­ti­vi­da­des co­mo el ar­te y la lec­tu­ra.

Con­fe­só que su otro ofi­cio es la or­fe­bre­ría, ac­ti­vi­dad que apren­dió de su her­ma­na. Ade­más tam­bién de­di­ca tiem­po a la es­cri­tu­ra y demás ac­ti­vi­da­des que tie­nen que ver con esos as­pec­tos más su­bli­mes del es­pí­ri­tu y que en na­da se pa­re­ce al ac­tuar cir­cuns­pec­to que re­cla­ma su ejer­ci­cio co­mo jue­za.

Aho­ra bien, Al­ves no está en su car­go por ca­sua­li­dad, pues trae con­si­go una im­pre­sio­nan­te ho­ja de pre­sen­ta­ción que no se re­du­ce a los lu­ga­res don­de ha la­bo­ra­do y las res­pon­sa­bi­li­da­des que ha asu­mi­do, sino en los es­tu­dios que ha rea­li­za­do tan­to en Venezuela co­mo en el ex­te­rior.

Carmen Al­ves es Ma­gis­ter en Cien­cias Pe­na­les y Cri­mi­no­ló­gi­cas, de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo ( UC).

Ade­más, po­see una es­pe­cia­li­za­ción en De­re­cho Pe­nal, rea­li­za­da en la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, en Es­pa­ña.

Al­ves tiene a su vez es­pe­cia­li­za­cio­nes en cri­mi­na­lís­ti­ca y de­re­cho pe­nal, en las uni­ver­si­da­des San­ta María y Ca­ra­bo­bo.

In­clu­so, la jue­za po­see una re­la­ción más pro­fun­da con la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo, pues fue do­cen­te de esa ca­sa de es­tu­dios, en los pro­gra­mas de pre- gra­do, en De­re­cho y maes­tría en Cien­cias Pe­na­les In­te­gra­les.

Lue­go de una ho­ra de con­ver­sa­ción, Al­ves des­ta­có que la sa­bi­du­ría y la ma­du­rez in­te­lec­tual son la cla­ve para po­der ma­ne­jar la dua­li­dad en­tre la se­rie­dad de su in­ves­ti­du­ra y mo­men­tos de desa­rro­llo es­pi­ri­tual, pues co­men­tó que el tra­ba­jo ame­ri­ta un com­pro­mi­so y un gra­do de exi­gen­cia, que lue­go pue­de ali­viar en la in­ti­mi­dad de su ca­sa, con ac­ti­vi­da­des co­mo el di­se­ño de in­te­rio­res y otras co­sas que ten­gan que ver con de­co­ra­ción.

Al­ves se mues­tra tam­bién co­mo al­guien que cui­da de su salud, por lo que es aman­te del co­mer sano y dis­ci­pli­na­do, pues su ofi­cio re­quie­re de una salud ro­bus­ta y for­mi­da­ble.

El he­cho es que Al­ves es hoy la nue­va ca­ra del Po­der Ju­di­cial en Ca­ra­bo­bo, que vino con su ho­ja de pre­sen­ta­ción aca­dé­mi­ca, su ex­pe­rien­cia y su vo­lun­tad de ar­ti­cu­lar jun­to a la co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.