Ha­cia el des­ma­dre

Notitarde - - Tangente - Faus­to Ma­só

Los ob­ser­va­do­res no en­tien­den la es­tra­te­gia de Ni­co­lás Ma­du­ro, los de­ja con la bo­ca abier­ta Delcy Rodríguez, la can­ci­ller más ori­gi­nal, que ha­ya co­no­ci­do país al­guno vuel­ve la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal una ri­ña ca­lle­je­ra. Los pro­pios alia­dos del cha­vis­mo tra­tan de ol­vi­dar el úl­ti­mo bo­chor­no­so in­ci­den­te de Delcy, su in­ten­to de en­trar a una reunión a la que no es­ta­ba in­vi­ta­da. Ella su­po­ne, sin du­da, que lo su­yo era una con­duc­ta re­vo­lu­cio­na­ria, pe­ro se com­por­ta­ba co­mo una mal­cria­da. Es pa­té­ti­co ver a los pro­pios ami­gos de Ma­du­ro echán­do­le tie­rra a es­te epi­so­dio tan ro­cam­bo­les­co. ¿Qué tiene Delcy en la ca­be­za? Qui­zá esa sea una pre­gun­ta ton­ta. A Delcy en reali­dad no le ha ido tan mal, has­ta Ma­du­ro la aplau­de.

Si Ma­du­ro quiere lla­mar la aten­ción lo lo­gra, pe­ro así no se lle­ga a nin­gu­na par­te. El di­fun­to Chá­vez pre­fe­ría ima­gi­nar­se a sí mis­mo co­mo un ver­da­de­ro re­vo­lu­cio­na­rio. A su vez un Fi­del Cas­tro siem­pre ha tra­ta­do de con­ser­var un po­co de dig­ni­dad. Ma­du­ro no sabe ha­cía don­de va.

Nos re­sis­ti­mos a ad­mi­tir que el país no mar­cha ha­cia nin­gu­na par­te, ne­ce­si­ta­mos dar­le una ló­gi­ca, una ra­zón de ser, a es­te caos. Con­clui­mos en­ton­ces que Ni­co­lás Ma­du­ro, el Ma­quia­ve­lo del si­glo XXI, nos lle­va al so­cia­lis­mo. Los que creen en un plan si­nies­tro tam­bién, de­be­rán ad­mi­tir que el pro­pio Ma­du­ro no co­no­ce el rum­bo por el que avan­za la na­ve del es­ta­do. Ma­du­ro no es el Ma­quia­ve­lo del si­glo XXI, sino un cie­go que mar­cha ve­loz­men­te con los ojos ce­rra­dos. Ade­más, lo ha­ce con gran en­tu­sias­mo, in­di­fe­ren­te a las en­cues­tas, a los con­se­jos que le lle­gan de la Ha­ba­na. Sus alia­dos cu­ba­nos es­tán asus­ta­dos con Ni­co­lás.

¿Po­dría cambiar de rum­bo Ma­de­ro? Nooooo.

Qui­zá al­gu­na ma­dru­ga­da, des­pués de ho­ras sin dor­mir, an­gus­tia­do, lle­ga a la ver­dad. Venezuela no se di­ri­ge a nin­gu­na par­te, pe­ro, y es­to es lo peor, el, Ma­du­ro, no rec­ti­fi­ca­rá el rum­bo.

El so­cia­lis­mo del si­glo XXI sir­ve para dar dis­cur­sos, para cri­ti­car al sis­te­ma des­de la opo­si­ción, es­cri­bir ar­tícu­los, ci­tar al di­fun­to Hu­go Chá­vez, pe­ro las en­se­ñan­zas de Chá­vez no ayu­dan a com­pren­der es­te mun­do, ni lo que su­ce­de­rá ma­ña­na. Chá­vez le de­jó so­lo una he­ren­cia a Ni­co­lás Ma­du­ro, la ce­gue­ra. El cha­vis­mo se re­du­ce hoy al ar­te de ce­rrar los ojos re­pe­tir dis­cur­sos y con­fiar en mi­la­gros, co­mo ha­ce Ma­du­ro.

Nues­tro inefa­ble Ma­du­ro ini­cial­men­te dio tres días de pla­zo para re­co­ger bi­lle­tes de Bs 100, con el pre­tex­to de que al­ma­ce­nan pa­pel mo­ne­da para des­es­ta­bi­li­zar la economía. Or­de­nó ce­rrar fron­te­ras para com­ba­tir “ma­fias co­lom­bia­nas”, la pro­pia María Án­ge­la Hol­guín, can­ci­ller de Co­lom­bia, pi­dió dia­lo­gar con co­mer­cian­tes de fron­te­ra per­ju­di­ca­dos por ese cie­rre, ya que ca­da día en­tran a Co­lom­bia 50 mil ve­ne­zo­la­nos para ad­qui­rir co­mi­da y pro­duc­tos que no en­cuen­tran en su te­rri­to­rio.

Jo­sé Gue­rra de­nun­cia­ba “No exis­te ma­ne­ra de cambiar 6 mil 112 mi­llo­nes de pie­zas, en ofi­ci­nas de ban­cos pú­bli­cos, por mo­ne­da que no se sabe si es­ta acu­ña­da, y bi­lle­tes que ya es­tán emi­ti­dos; es­te pro­ce­so du­ra unos 45 días.

Se­gún As­drú­bal Oli­ve­ros el di­ne­ro que está en la ca­lle re­pre­sen­ta 800 mi­llar­dos de bo­lí­va­res, es de­cir, el 67 por cien­to del va­lor del efec­ti­vo que tiene la economía.

Nos apro­xi­ma­mos ace­le­ra­da­men­te ha­cia el des­ma­dre. A to­da ve­la, sin de­te­ner­nos para re­fle­xio­nar, am­pa­ra­dos úni­ca­men­te por la ren­ta pe­tro­le­ra que ayer le tra­jo pros­pe­ri­dad a Venezuela y hoy sir­ve para ga­nar tiem­po, co­mo lo com­pro­ba­mos en una vi­si­ta a Ma­ra­cay. La au­to­pis­ta re­gio­nal del cen­tro la de­mo­cra­cia la man­te­nía en per­fec­tas con­di­cio­nes, hoy está lle­na de ba­ches, des­cui­da­da y su­cia. Es una ima­gen exac­ta del país. Oja­lá que año nue­vo sea vi­da nue­va. Pe­ro es po­co pro­ba­ble, ca­si se­gu­ro que año nue­vo se­rá vi­da vie­ja, por lo me­nos los pri­me­ros me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.