¡Fraternidad o muer­te!

Notitarde - - Tangente - Luis Ugal­de (*) (*) Sa­cer­do­te je­sui­ta; ex rector de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca An­drés Be­llo

En los tiem­pos de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa “Fra­ter­ni­té ou la Mort” se in­cor­po­ró tar­de a “Li­ber­té, Ega­li­té”, cuan­do es­tos ya lle­va­ban un tiem­po agi­tan­do las ca­lles y los es­pí­ri­tus. Lue­go se ex­pan­de la mo­der­ni­dad con le­yes que con­sa­gran li­ber­ta­des y de­rri­ban ba­rre­ras es­ta­men­ta­les que po­nían a los de aba­jo a los pies de los de arri­ba. Pe­ro las le­yes obli­gan­tes no sa­ben qué ha­cer con la “fraternidad”, tan re­li­gio­sa ella y tan fue­ra de lu­gar en una so­cie­dad ra­cio­na­lis­ta y lai­ca. Los De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU de 1948 afir­man con con­tun­den­cia que “to­dos los se­res hu­ma­nos na­cen li­bres e igua­les en dig­ni­dad y de­re­chos” y re­co­mien­dan pia­do­sa­men­te “com­por­tar­se fra­ter­nal­men­te los unos con los otros”. La fraternidad no se pue­de im­po­ner por le­yes po­si­ti­vas, sino que bro­ta -co­mo di­ría San Ignacio- de la “ley in­ter­na de la ca­ri­dad”.

En las so­cie­da­des tra­di­cio­na­les el in­di­vi­duo es de­fi­ni­do y lle­va­do por lo co­lec­ti­vo y lo so­cial. Con la re­vo­lu­ción po­lí­ti­ca li­be­ral se abre cier­to es­pa­cio a la au­to­de­fi­ni­ción li­bre y al au­to­de­sa­rro­llo. Li­ber­tad no co­mo pri­vi­le­gio ex­clu­si­vo de quie­nes ha­bi­tan en la par­te al­ta de la pi­rá­mi­de so­cial, sino atri- bu­to re­co­no­ci­do a to­dos los ciu­da­da­nos con igua­les de­re­chos po­lí­ti­cos.

Pe­ro para con­se­guir la “igual­dad” no bas­ta eliminar las tra­bas es­ta­men­ta­les de las so­cie­da­des don­de la cu­na de na­ci­mien­to de­ter­mi­na la ca­te­go­ría so­cial de la tum­ba; es im­pres­cin­di­ble que la so­cie­dad brin­de a los in­di­vi­duos la igual­dad de opor­tu­ni­da­des so­cia­les. En la po­bre al­dea tradicional el re­co­no­ci­mien­to y el pa­ren­tes­co en­la­zan, unen y com­par­ten, mien­tras que en las ac­tua­les ciu­da­des cos­mo­po­li­tas mi­llo­nes de con­su­mi­do­res anó­ni­mos, “li­bres e igua­les” po­seen más ob­je­tos, pe­ro la fraternidad se es­con­de en se­mi-clan­des­ti­na so­bre­vi­ven­cia.

La fraternidad no la pue­den pro­du­cir le­yes ex­ter­nas igua­li­ta­rias, ni la li­ber­tad de los egos, sino el mu­tuo re­co­no­ci­mien­to, do­na­ción y afir­ma­ción. La fraternidad re­vo­lu­cio­na y for­ma su­je­tos en la me­di­da en que se re­co­no­cen co­mo ta­les; re­co­no­ci­mien­to que es un don gra­tui­to y no un pa­go. En mun­dos don­de el re­co­no­ci­mien­to es­ca­sea, la fraternidad es un ho­ri­zon­te per­di­do, es la año­ran­za de un Dios-amor tras­cen­den­te y gra­tui­to que nos re­co­no­ce, se nos en­tre­ga y nos trans­for­ma en fuente de vi­da. Sin la re­vo­lu­ción es­pi­ri­tual de la fraternidad las so­cie­da­des - a pe­sar de to­dos sus ad­mi­ra­bles pro­gre­sos-, son un mun­do en­tre­ga­do a la muer­te de la in­di­fe­ren­cia, de la ne­ga­ción mu­tua y de la gue­rra. Un in­te­lec­tual es­pa­ñol ha­ce po­co se de­fi­nía co­mo hom­bre de ca­be­za ag­nós­ti­ca y co­ra­zón cris­tiano; los ilus­tra­dos más ra­cio­na­lis­tas tam­bién lle­van la fraternidad co­mo pa­raí­so desea­do. En el fon­do de ca­da uno hay una úl­ti­ma con­vic­ción me­ta-ra­cio­nal de que los hu­ma­nos no so­mos un chin­cho­rro de ilu­sio­nes col­ga­do en­tre dos na­das: na­da an­tes de na­cer y na­da des­pués. El mun­do hu­mano es al­go dis­tin­to de un gran mer­ca­do.

Na­vi­dad en Venezuela

Na­vi­dad cris­tia­na es don y gra­tui­dad, oa­sis de abra­zos y re­co­no­ci­mien­tos en torno a un Ni­ño que se nos da en es­te de­sier­to de in­di­vi­dua­lis­mos po­se­si­vos… En la ab­sur­da (val­ga la re­dun­dan­cia) 1ª gue­rra mun­dial en 1914 cien­tos de mi­les de hom­bres se pu­drían, obligados a ma­tar­se en las trin­che­ras fran­ce­sas. De pron­to en el si­len­cio de las ar­mas de la tre­gua na­vi­de­ña irrum­pió el di­vino can­to de la “no­che de paz, no­che de amor” can­ta­do a una en su len­gua (Sti­lle Nacht, ori­gi­nal aus­tria­co-ale­mán y Si­lent Night, in­glés) en am­bas trin­che­ras mo­men­tá­nea­men­te her­ma­na­das. La me­lo­día del al­ma úni­ca y co­ra­zón co­mún ar­mo­ni­za­ba sobre las ar­mas en­fren­ta­das. Sin fraternidad so­mos lo­bos unos con­tra los otros, “ho­mo ho­mi­ni lu­pus”. El pro­gre­so sin re­co­no­ci­mien­to, no cons­tru­ye el “nos-otros” co­mo vi­da com­par­ti­da.

En Venezuela no avan­za­re­mos mu­cho en la con­quis­ta de la li­ber­tad y de la igual- dad efec­ti­vas para to­dos, sin el ra­di­cal des­cu­bri­mien­to del don de la fraternidad que so­mos unos para los otros. So­mos lo­bos en­fren­ta­dos que se des­tru­yen mu­tua­men­te, pe­ro al mis­mo tiem­po lle­va­mos den­tro lo que al do­nar­lo (do­nar­nos) nos trans­for­ma de fie­ras en her­ma­nos; el mu­tuo don es el re­co­no­ci­mien­to de que en el otro en­cuen­tro mi yo di­vi­ni­za­do al con­ver­tir­se en “nos- otros”.

San Fran­cis­co de Asís trans­for­ma­ba al lo­bo en her­mano. Es­te es el sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do de la Na­vi­dad: en el Ni­ño que na­ce con­tem­pla­mos a Dios des­ar­ma­do que se ha­ce no­so­tros, que nos re­co­no­ce y asu­me nues­tra con­di­ción para que no­so­tros nos trans­for­me­mos por el amor en her­ma­nos di­vi­ni­za­dos. Re­li­gio­sa o lai­ca, so­bria o ex­tre­ma­da­men­te co­mer­cia­li­za­da, lo siem­pre nue­vo y pro­pio de la Na­vi­dad es la gra­tui­dad, el re­co­no­ci­mien­to y ve­ne­ra­ción del ni­ño que no tiene po­der; en el don per­so­nal se en­cien­den la luz y la ale­gría del en­cuen­tro mu­tuo. Na­vi­dad en Venezuela en ple­na gue­rra y mi­se­ria, con po­ca co­mi­da y es­ca­sos re­ga­los… pe­ro Na­vi­dad co­mo la del can­to úni­co que sa­lió en 1914 des­de el al­ma co­mún y fra­ter­na de los sol­da­dos man­da­dos a ma­tar­se, pe­ro con­ven­ci­dos de que el enemi­go es el her­mano. Ver­da­de­ra­men­te ¡ fraternidad o muer­te! “Sa­be­mos que he­mos pa­sa­do de la muer­te a la vi­da por­que ama­mos a los her­ma­nos” (1 Juan 3,14).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.