Ham­bre y cri­mi­na­li­dad

Notitarde - - Tangente - Luis Iz­quiel

Rde­li­tos que se co­me­ten por la bús­que­da de co­mi­da. Re­cien­te­men­te cir­cu­la­ron por las re­des so­cia­les dis­tin­tas fo­to­gra­fías de per­so­nas de­te­ni­das por hur­tar cua­tro au­ya­mas, dos ra­ci­mos de cam­bu­res, tres pa­que­tes de pa­pas fri­tas y otros ali­men­tos de po­co va­lor. El ham­bre está cau­san­do es­tra­gos en la po­bla­ción.

El hur­to, por más in­sig­ni­fi­can­te que sea el va­lor del ob­je­to sobre el cual re­cai­ga, es un de­li­to pre­vis­to en nues­tra le­gis­la­ción. El ar­tícu­lo 451 del Có­di­go Pe­nal es­ta­ble­ce el de­no­mi­na­do hur­to mí­ni­mo, que es el que se pro­du­ce sobre una co­sa con un va­lor me­nor a una uni­dad tri­bu­ta­ria. Está pe­na­do con pri­sión de 3 a 6 me­ses. Asi­mis­mo, el ar­tícu­lo 454 con­tem­pla el lla­ma­do hur­to cam­pes­tre, que es aquel que se eje­cu­ta sobre los fru­tos de un cam­po o fun­do ajeno. San­cio­na­do con mul­ta.

Aunque el hur­to por ham­bre es un de­li­to, un go­bierno hu­ma­ni­ta­rio y res­pon­sa­ble de­be­ría tra­tar es­tos ca­sos más des­de el pun­to de vis­ta so­cial que cri­mi­nal. Apre­sar a va­rias per­so­nas por hur­tar pe­que­ñas can­ti­da­des de co­mi­da y re­se­ñar­las es­po­sa­das y ro­dea­das de efec­ti­vos po­li­cia­les o mi­li­ta­res, no va a re­sol­ver el pro­ble­ma de fon­do. Si no se atacan las cau­sas eco­nó­mi­cas que es­tán lle­van­do a esos ciu­da­da­nos a trans­gre­dir la ley para po­der co­mer, es­tos ca­sos se se­gui­rán re­pi­tien­do.

Un re­cien­te es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca An­dres Be­llo re­fle­jó que hoy en Venezuela el 8% de la po­bla­ción, es de­cir, cer­ca de dos mi­llo­nes de per­so­nas, es­tán bus­can­do los ali­men­tos en los ba­su­re­ros (se pue­de ver en las ca­lles del país to­dos los dias). Es­to re­pre­sen­ta una gi­gan­tes­ca cri­sis so­cialy hu­ma­ni­ta­ria. Es ló­gi­co pen­sar que se­gu­ra­men­te al­gu­nas de es­tas per­so­nas se de­ba­ti­rán en­tre se­guir bus­can­do co­mi­da en los ba­su­re­ros o de­lin­quir para ali­men­tar­se.

Si bien las de­ten­cio­nes de per­so­nas que hur­tan por ham­bre es al­go co­rrec­to des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co, qui­zás no lo sea des­de el pun­to de vis­ta mo­ral. Por lo me­nos no si lo ha­ce un go­bierno que ha dejado que im­pu­ne­men­te sa­queen los re­cur­sos de PDV­SA o que nues­tros puer­tos y ae­ro­puer- tos sean uti­li­za­dos co­mo puen­tes para el trá­fi­co de dro­gas.

Los de­li­tos por ham­bre se su­man a los que ya ve­nían ocu­rrien­do por la es­ca­sez, co­mo los hur­tos de ba­te­rías, cau­chos y re­pues­tos de los vehícu­los. La cri­sis eco­nó­mi­ca es un fac­tor im­pul­sor de la cri­mi­na­li­dad que se le vie­ne a agre­gar a otros que ya tie­nen mu­chos años de vi­gen­cia, co­mo la im­pu­ni­dad del sis­te­ma de jus­ti­cia, la fal­ta de ope­ra­ti­vi­dad y la co­rrup­ción en los cuer­pos po­li­cia­les, el desas­tre car­ce­la­rio y la pro­li­fe­ra­ción in­dis­cri­mi­na­da y sin con­trol de mi­llo­nes de ar­mas de fue­go ile­ga­les, en­tre otros.

Pa­re­cie­ra que no es­ta­mos en el peor mo­men­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Es­ta­mos ce­rran­do es­te 2016 con el caos cau­sa­do por sa­li­da de cir­cu­la­ción del bi­lle­te de Bsf 100 y el re­tra­so en la apa­ri­ción del nue­vo cono mo­ne­ta­rio. El apa­ren­te fra­ca­so de la me­sa de diálogo, el reite­ra­do des­co­no­ci­mien­to de las fa­cul­ta­des de la Asam­blea Na­cio­nal y la ne­ga­ti­va del go­bierno a plan­tear una sa­li­da elec­to­ral a la cri­sis, son fac­to­res que pro­fun­di­zan los pro­ble­mas po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. El grue­so de los eco­no­mis­tas se­ña­la que para el pró­xi­mo año la in­fla­ción y la es­ca­sez se agu­di­za­rán. Si es­to se pro­du­ce, no es di­fí­cil ima­gi­nar que los ca­sos de de­li­tos por ham­bre tam­bién se­gui­rán en as­cen­so.

En 1999, des­de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, se jus­ti­fi­có a tra­vés de un dis­cur­so los de­li­tos que se eje­cu­ta­ban por ham­bre. Mu­chos con­si­de­ran que a par­tir de allí se ofi­cia­li­zó en el país la te­sis de la jus­ti­fi­ca­ción so­cial del de­li­to que tan­to da­ño ha cau­sa­do en tér­mi­nos de in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na. En ese en­ton­ces una cla­se po­lí­ti­ca es­ta­ba lle­gan­do al po­der y pro­me­tía me­jo­rar la si­tua­ción de po­bre­za. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, 18 años des­pués, esa éli­te en el po­der ter­mi­nó ge­ne­ran­do la peor cri­sis de ham­bre, mi­se­ria y cri­mi­na­li­dad en la his­to­ria de Venezuela.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.