Lo ma­ta­ron en una “fies­ta Pick Up”

La víc­ti­ma iba a pe­lear a gol­pes para de­fen­der­se, pe­ro su agre­sor lo sor­pren­dió dis­pa­rán­do­le

Notitarde - - Notitarde -

Va­len­cia, di­ciem­bre 17 (Ana M. Ra­mos López).- Una dis­cu­sión que tu­vo en una fies­ta le cos­tó la vi­da al jo­ven Luis Al­ber­to Ve­láz­quez Adar­me de 25 años, quien fue ase­si­na­do de dos im­pac­tos de ba­la la ma­dru­ga­da del sá­ba­do en la ca­lle 2 de la ur­ba­ni­za­ción Par­ques de Ca­mo­ru­co del sec­tor 6 de Las Agüi­tas, mu­ni­ci­pio Los Gua­yos.

Los fa­mi­lia­res es­ta­ban jun­to al ca­dá­ver de Ve­láz­quez, quien que­dó fren­te a una ca­sa, en­tre la ace­ra y la ca­lle cie­ga, allí re­la­ta­ron lo que su­ce­dió. El vier­nes, Luis sa­lió de su tra­ba­jo a eso de las 5:00 de la tar­de, la­bo­ra­ba co­mo ven­de­dor en un lo­cal de ex­pen­dio de re­pues­tos para vehícu­los, ubi­ca­do en el mu­ni­ci­pio Los Gua­yos.

A eso de las 8:30 p.m., aún ves­tía el uni­for­me y es­ta­ba en su ca­sa, ubi­ca­da en el ba­rrio Ró­mu­lo Ga­lle­gos del sec­tor 6 de Las Agüi­tas cuan­do re­ci­bió la vi­si­ta de un ami­go, quien lo in­vi­tó a una “fies­tas Pick Up”, ce­le­bra­ción que ha­cen en vías pú­bli­cas. Se­gún ve­ci­nos, esos fes­te­jos con fre­cuen­cia los rea­li­zan en la ca­lle 2 de Par­ques de Ca­mo­ru­co.

Ve­láz­quez lle­gó con su com­pa­ñe­ro, quien des­pués de un ra­to de­ci­dió mar­char­se. To­da­vía que­da­ba fies­ta, así que Luis se que­dó para com­par­tir con otras amis­ta­des, has­ta que sur­gió un al­ter­ca­do con un hom­bre por ra­zo­nes que se des­co­no­cen.

Los fa­mi­lia­res ex­pli­ca­ron que Luis es­tu­vo dis­pues­to a en­fren­tar la dis­cu­sión a gol­pes por­que se qui­tó la fra­ne­la, pe­ro su agre­sor res­pon­dió dis­pa­rán­do­le en dos oca­sio­nes, un pro­yec­til lo re­ci­bió en la fren­te y otro en el pe­cho, apro­xi­ma­da­men­te a las 4: 30 de la ma­dru­ga­da mu­rió el mu­cha­cho. En sus bra­zos que­dó su fra­ne­la en­vuel­ta.

El ca­dá­ver que­dó en el ca­lle­jón sin sa­li­da que está en ese ur­ba­nis­mo, lu­gar en el que se lle­va­ba a ca­bo la ce­le­bra­ción. En la es­ce­na del cri­men que­da­ron bi­lle­tes ro­tos, va­sos de plás­ti­co y nu­me­ro­sas bo­te­llas de vi­drio.

Ca­si na­die co­men­tó sobre lo ocu­rri­do en ese lu­gar, un tes­ti­go so­lo di­jo que las per­so­nas que te­nían la ca­mio­ne­ta que es­ta­ba es­ta­cio­na­da jun­to a Ve­láz­quez en el mo­men­to en el que fue ul­ti­ma­do, la guar­da­ron en la ca­sa que está en fren­te, des­pués del cri­men y a eso de las 6:00 de la ma­ña­na del sá­ba­do ya no ha­bía na­die en esa re­si­den­cia, se fue­ron en el ca­rro.

Sin em­bar­go, se­rán las au­to­ri­da­des po­li­cia­les, per­te­ne­cien­tes al Eje de Ho­mi­ci­dios del Cuer­po de In­ves­ti­ga­cio­nes, Cien­tí­fi­cas, Pe­na­les y Cri­mi­na­lís­ti­cas (Cicpc) quie­nes ini­cia­rán las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes para cap­tu­rar a los in­vo­lu­cra­dos.

Luis Ve­láz­quez de­jó un be­bé de 10 me­ses en or­fan­dad, vi­vía en Los Gua­yos con sus pa­dres y era el ter- ce­ro de tres her­ma­nos. Te­nía seis me­ses tra­ba­jan­do en el es­ta­ble­ci­mien­to de ex­pen­dio de re­pues­tos.

An­te el he­cho, va­rios ve­ci­nos apro­ve­cha­ron la pre­sen­cia de los pe­rio­dis­tas para exi­gir­les a las au­to­ri­da­des po­li­cia­les de la re­gión prohi­bir las “fies­tas Pick Up”, que se­gún los con­sul­ta­dos, no so­lo oca­sio­nan con­ta­mi­na­ción só­ni­ca, sino que atrae la pre­sen­cia de de­lin­cuen­tes, ge­ne­ran­do si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad para quie­nes vi­ven en ese sec­tor.

Lo ase­si­na­ron por ha­cer una foto

Jo­sé To­más Pa­ve­lic Te­je­da de 31 años, mu­rió a las 12:00 de la no­che del sá­ba­do de­bi­do a la gra­ve­dad de las he­ri­das de ba­la que re­ci­bió en el sec­tor Be­lla Vis­ta de Va­len­cia.

Su pa­dre, Jo­sé To­más Pa­ve­lic Con­de, in­for­mó que su hi­jo es­ta­ba en una fies­ta com­par­tien­do con ami­gos, en­tre ellos es­ta­ba un fun­cio­na­rio de la Po­li­cía de Ca­ra­bo­bo, es­col­ta de un re­co­no­ci­do po­lí­ti­co de la en­ti­dad re­gio­nal, acom­pa­ña­do por un in­di­vi­duo apo­da­do “Rin­gui Rin­gui”.

Se­gún el pa­dre, Te­je­da to­mó una fo­to­gra­fía para re­tra­tar el mo­men­to, el fun­cio­na­rio en­ten­dió que la grá­fi­ca se la ha­bía to­ma­do a él, por lo que se acer­có a la víc­ti­ma y co­men­zó a re­cla­mar­le. El al­ter­ca­do ter­mi­nó cuan­do el po­li­cía le en­tre­gó un ar­ma a “Rin­gui Rin­gui” quien le dis­pa­ró a Te­je­da. Lue­go am­bos hu­ye­ron en una mo­to mo­de­lo R-1. Se co­no­ció que el jo­ven fue tras­la­da­do a la Chet, pe­ro ya ha­bía fa­lle­ci­do.

Jo­sé To­más Pa­ve­lic Te­je­da es­tu­dia­ba De­re­cho en la Uni­ver­si­dad Ar­tu­ro Michelena (UAM) y cur­sa­ba una li­cen­cia­tu­ra en cien­cias po­li­cia­les en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Ex­pe­ri­men­tal de la Se­gu­ri­dad (Unes). En fe­bre­ro iba a ser re­in­cor­po­ra­do en el Cicpc. Vi­vía en Los Gua­yos con su es­po­sa que está en es­ta­do de gra­vi­dez, ade­más te­nía otros tres hi­jos. Con­de apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad para agra­de­cer las in­ves­ti­ga­cio­nes que ya ha ade­lan­ta­do la po­li­cía cien­tí­fi­ca, pe­ro reite­ró su lla­ma­do a que se ha­ga jus­ti­cia.

El cuer­po de Luis Al­ber­to Ve­láz­quez Adar­me (25), que­dó en­tre la ace­ra y la ca­lle, en la ur­ba­ni­za­ción Par­ques de Ca­mo­ru­co, en el mu­ni­ci­pio Los Gua­yos, lu­gar don­de ce­le­bra­ban una fies­ta “Pick Up” y fue ase­si­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.