¿Es­ta­mos cer­ca de la sa­li­da?

Notitarde - - Opinión - Nelson Acos­ta Espinoza

Bien, ami­gos lec­to­res, fi­na­li­za el año 2016. Va­le la pe­na des­ta­car que su ini­cio es­tu­vo pre­ña­do de un fran­co op­ti­mis­mo de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca. La po­bla­ción vo­tó el 6D ma­yo­ri­ta­ria­men­te con­tra el go­bierno. Hi­zo es­te ejer­ci­cio de es­pe­ran­za a tra­vés de la tar­je­ta de la uni­dad de­mo­crá­ti­ca. En otras pa­la­bras, otor­gó a es­ta agru­pa­ción elec­to­ral un vo­to de con­fian­za. Des­afor­tu­na­da­men­te se cie­rra es­te año con un signo con­tra­rio al que ca­rac­te­ri­zó su es­treno. Dos fra­ca­sos, uno elec­to­ral y, otro de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca, mar­can el fin del 2016. Pri­me­ro, la can­ce­la­ción del re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio y, se­gun­do, el fias­co de la me­sa de ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca.

Me pa­re­ce apro­pia­do re­fle­xio­nar sobre es­tos acon­te­ci­mien­tos. Es im­pe­ra­ti­vo des­en­tra­ñar su ló­gi­ca in­ter­na en or­den de ubi­car las cau­sas que pu­die­ran dar res­pues­tas a las in­te­rro­gan­tes que se de­ri­van de es­tos re­ve­ses. Ca­vi­lar en sen­ti­do crí­ti­co sobre es­tos he­chos es una obli­ga­ción mo­ral y po­lí­ti­ca. El país, a la luz de los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos, lle­va rum­bo ha­cia la de­fi­ni­ti­va ins­tau­ra­ción de un ré­gi­men de na­tu­ra­le­za to­ta­li­ta­ria.

La can­ce­la­ción de RR y la sus­pen­sión de la me­sa de ne­go­cia­ción cons­ti­tu­yen sig­nos inequí­vo­cos que te­le­gra­fían la po­si­bi­li­dad de un cie­rre de­fi­ni­ti­vo de sa­li­das po­lí­ti­cas a la ac­tual cri­sis.

Pa­re­ce apro­pia­do, en­ton­ces, for­mu­lar un con­jun­to de in­te­rro­gan­tes. ¿An­te es­ta po­si­bi­li­dad cual ha de ser la con­duc­ta de la opo­si­ción? ¿De­be es­te sec­tor revisar las cla­ves a tra­vés de las cua­les ana­li­za la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca? En otras pa­la­bras, ¿su na­rra­ti­va es la apro­pia­da para es­te mo­men­to po­lí­ti­co? ¿Se­rá sen­sa­to, asen­tar el pe­so de su es­tra­te­gia en las ve­ni­de­ras elec­cio­nes de go­ber­na­cio­nes? ¿Es elec­to­ral la sa­li­da a la ac­tual cri­sis po­lí­ti­ca?

Es in­du­da­ble que son múl­ti­ples las va­ria­bles que in­ci­den sobre los te­mas im­plí­ci­tos en es­tas pre­gun­tas. Sin em­bar­go, hay un as­pec­to de fon­do que va­le la pe­na con­si­de­rar. Me re­fie­ro a la na­rra­ti­va a tra­vés de la cual sec­to­res de la opo­si­ción in­ter­pre­tan la pro­ble­má­ti­ca po­lí­ti­ca del país. Ten­go la im­pre­sión que es­tos ac­to­res asu­men el pre­sen­te con las cla­ves dis­cur­si­vas del pa­sa­do y, en con­se­cuen­cia, su per­cep­ción es­tra­té­gi­ca es erró­nea.

Me pa­re­ce que su con­duc­ta se en­cuen­tra orien­ta­da den­tro de los vie­jos pa­rá­me­tros que ca­rac­te­ri­za­ron la ges­tión po­lí­ti­ca en el pe- rio­do de­mo­crá­ti­co. Há­bi­tos di­fí­ci­les de erra­di­car y que con­for­ma la mar­ca de iden­ti­dad de una ma­ne­ra ob­so­le­ta de asu­mir la con­duc­ción de los asuntos pú­bli­cos. Un ejem­plo de es­ta prác­ti­ca fue el fre­na­zo que se le dio al mo­vi­mien­to as­cen­den­te de pro­tes­ta po­pu­lar a cam­bio de unas “ne­go­cia­cio­nes” que no con­du­je­ron a na­da con­cre­to y po­si­ti­vo.

Pa­re­ce ade­cua­do, en­ton­ces, ini­ciar una interpretación sobre qué es lo que se está ago­tan­do en la vi­da pú­bli­ca del país. Y, a par­tir de esa cons­ta­ta­ción, ini­ciar el di­se­ño es­tra­té­gi­co para el fu­tu­ro.

La muer­te de Juan Vi­cen­te Gómez el 17 de Di­ciem­bre de 1935, por ejem­plo, dio ini­cio al si­glo XX ve­ne­zo­lano y a la in­sur­gen­cia de nue­vos ac­to­res y na­rra­ti­vas po­lí­ti- cas. Un gru­po de jó­ve­nes (ge­ne­ra­ción del año 28) in­ter­pre­ta­ron su ac­tua­li­dad le­jos de las cla­ves de la Venezuela de los cau­di­llos. Tu­vie­ron éxi­to por­que rom­pie­ron con los há­bi­tos po­lí­ti­cos del pa­sa­do. Bien pu­dié­ra­mos hi­pos­ta­siar, por ejem­plo, que la re­cien­te “muer­te” del bi­lle­te de cien bo­lí­va­res cons­ti­tu­ye el sím­bo­lo del fin de una épo­ca his­tó­ri­ca. Sin áni­mo de exa­ge­rar se está abrien­do la com­puer­ta de la his­to­ria. Se re­quie­re, en­ton­ces, de nue­vos ac­to­res y dis­cur­sos que in­ter­pre­ten el mo­men­to ac­tual y co­mien­cen a di­se­ñar un fu­tu­ro que mar­que dis­tan­cia con el pa­sa­do de la IV y V re­pú­bli­ca.

Los fra­ca­sos re­cien­tes mues­tran que las vie­jas prác­ti­ca de la IV re­pú­bli­ca no son úti­les en la ac­tua­li­dad.

El año que vie­ne se en­cuen­tra pre­ña­do de in­cer­ti­dum­bre e in­te­rro­gan­tes. Es­pe­re­mos que la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca las asu­ma den­tro de una nue­va vi­sión que per­mi­ta des­bro­zar el ca­mino ha­cia un nue­vo arre­glo po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral. Sin du­da, la po­lí­ti­ca es así. Felices pas­cuas y mis me­jo­res de­seos para el año 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.