¡La fuer­za es la unión!

Notitarde - - Opinión - Gladys Va­len­tí­ner “Las ma­sas son un mons­truo sin ce­re­bro”, @gmail.com @gva­len­ti­ner

fra­se la­pi­da­ria cu­ya au­to­ría pa­re­ce atri­buír­se­le a Her­bert Mar­cu­se y que vie­ne a mi me­mo­ria de­bi­do a las an­gus­tias que nos ha to­ca­do vi­vir a los ve­ne­zo­la­nos en es­tos úl­ti­mos días que an­ti­ci­pan el fi­nal del año 2016. Es­ta sen­ten­cia tan se­ca, quiere sig­ni­fi­car que si una so­cie­dad mo­vi­li­za­da ca­re­ce de di­rec­ción, la enor­me fuer­za de sus ac­cio­nes de ca­lle só­lo po­dría ases­tar gol­pes a cie­gas, pe­ro di­fí­cil­men­te po­dría con­cre­tar y co­ro­nar un ob­je­ti­vo po­lí­ti­co. Cuan­do el pue­blo se mo­vi­li­za es un mons­truo te­me­ra­rio que só­lo pue­de lan­zar gol­pes, pe­ro no sabe de­ci­dir en qué di­rec­ción ases­tar­los. La ta­rea de una di­rec­ción es di­ri­gir el po­de­ro­so bra­zo de ese mons­truo, para que su fuer­za en­ca­je en el lu­gar co­rrec­to. Pien­so, por ejem­plo, en aquel 11 de abril. El mons­truo lle­va­ba ya dos días lan­zan­do gol­pes, y el 11, uno de sus ra­ma­la­zos aga­rró des­co­lo­ca­do al su­je­to y lo de­rri­bó. Pe­ro co­mo no te­nía una ver­da­de­ra y cla­ra di­rec­ción, el su­je­to re­ci­bió la ayu­da ne­ce­sa­ria para le­van­tar­se, mien­tras que el mons­truo, can­sa­do, de­jó de lan­zar gol­pes y fue fi­nal­men­te do­mi­na­do, cer­ca­do y ven­ci­do.

Re­cor­de­mos tam­bién el 23 de enero de 1958; el mons­truo ha­bía en­via­do una vi­go­ro­sa se­ñal de vi­da días an­tes, con el al­za­mien­to del co­ro­nel Hu­go Tre­jo, pe­ro ya des­de di­ciem­bre de 1957, los tres prin­ci­pa­les lí­de­res de la épo­ca Ró­mu­lo Be­tan­court, Rafael Cal­de­ra y Jó­vi­to Vi­llal­ba ha­bían or­ga­ni­za­do y dis­pues­to un “ce­re­bro”, para que la fuer­za po­de­ro­sa del her­mo­so mons­truo li­ber­ta­rio que es­ta­ba des­per­tan­do en Ca­ra­cas y to­da Venezuela, en­con­tra­ra la di­rec­ción co­rrec­ta don­de des­car­gar su no­ble re­cie­dum­bre; ese “ce­re­bro” es lo que hoy la His­to­ria de Venezuela co­no­ce co­mo El Pac­to de Pun­to Fijo.El Pac­to de Pun­to Fijo se trans­for­mó en la di­rec­ción po­lí­ti­ca de las ma­sas ve­ne­zo­la­nas dis­pues­tas a aca­bar con la dic­ta­du­ra de Mar­cos Pé­rez Jiménez e im­plan­tar un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co en Venezuela. El Pac­to de Pun­to Fijo se­ña­ló a las ma­sas un ca­mino, no só­lo para ce­san­tear a la dic­ta­du­ra, sino tam­bién, para im­plan­tar la in­de­pen­den­cia de po­de­res, ha­cer res­pe­tar los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, cual­quie­ra fue­se el triun­fa­dor, e im­po­ner la al­ter­na­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca en el ejer­ci­cio del po­der. La for­mi­da­ble for­ta­le­za de las ma­sas mo­vi­li­za­das en­con­tró en el Pac­to de Pun­to Fijo, una di­ri­gen­cia fé­rrea­men­te uni­da de­trás de los pro­pó­si­tos ex­pues­tos.

Hoy, fi­na­li­zan­do el ca­tas­tró­fi­co año 2016, el ma­yor es­fuer­zo del go­bierno es por im­pe­dir que lo­gre­mos cons­truir un “ce­re­bro” para la ac­ción de las ma­sas. Fren­te a eso, nues­tros me­jo­res es­fuer­zos de­ben di­ri­gir­se a re­cons­truir el es­pí­ri­tu del Pac­to de Pun­to Fijo, su na­tu­ra­le­za uni­ta­ria y su cla­ri­dad de pro­pó­si­tos, para que ini­cie­mos el año 2017 uni­dos de­trás del ob­je­ti­vo de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia, la re­cons­truc­ción de nues­tra economía y la re­or­ga­ni­za­ción de la vi­da de nues­tro país, es­te de­be ser nues­tro nor­te y pro­pó­si­to para el pró­xi­mo año.

Es­ta­mos en na­vi­dad; épo­ca de paz, de amor, de es­pe­ran­za, de re­en­cuen­tros. Dis­fru­té­mos­las, por­que aunque hoy nos arro­pe la tris­te­za no per­da­mos la ca­pa­ci­dad de so­ñar y se­guir lu­chan­do has­ta res­ca­tar es­ta pa­tria her­mo­sa.

¡¡Fe­liz Na­vi­dad!! Y mis de­seos por un año nue­vo lleno de paz, amor, de es­pe­ran­za y de fe. Has­ta Enero Dios me­dian­te. Abo­ga­da gla­dis­va­len­ti­ner

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.