Do­ble­play

Notitarde - - Ciudad - Ju­lio Cas­ti­llo Luis León Gue­rra Do­ble­pla­y_llg@gmail.com @Lui­sLeo­nGue­rra

So­bre el te­ma del bi­lle­te de 100 se han te­ji­do las más va­ria­das ver­sio­nes des­de que se de­be a la su­pi­na ig­no­ran­cia del go­bierno en es­te te­ma, pa­san­do por la de la gue­rra en­tre ma­fias y car­te­les y lle­gan­do, co­mo siem­pre, a la del tra­po rojo pa­ra que nos ol­vi­de­mos de to­dos los otros pro­ble­mas. De se­gu­ro ha­brá un po­co de to­das. Pa­ra en­re­dar las co­sas yo asu­mo la del in­cen­dio del Reisch­tag.

El Reisch­tag es el par­la­men­to ale­mán que fue in­cen­dia­do por agen­tes na­zis y per­mi­tió a Hitler asu­mir el con­trol to­tal del po­der cul­pan­do a los co­mu­nis­tas que te­nían una im­por­tan­te frac­ción de dipu­tados.

El li­bre­to ha­bía co­men­za­do cuan­do Ma­du­ro cul­pa abier­ta­men­te a la opo­si­ción de co­la­bo­rar con las ma­fias con­tra­ban­dis­tas y a Dó­lar To­day, crea­do por el im­pe­rio, de sa­bo­tear la eco­no­mía. Me ima­gino que cal­cu­ló que el da­ño co­la­te­ral de las co­las e in­co­mo­di­da­des du­ra­ría has­ta que triun­fan­te apa­re­cie­ra con los nue­vos bi­lle­tes.

Co­mo siem­pre a Ni­co­lás le cre­cen los enanos del cir­co. La gen­te se su­ble­vó, no lle­ga­ron los bi­lle­tes; el ejér­ci­to se ne­gó a re­pri­mir ale­gan­do que la tro­pa es­ta­ba de va­ca­cio­nes y ter­mi­na con el cuen­to de va­que­ros del Día de los Inocen­tes de que los avio­nes que traían los fu­la­nos bi­lle­tes fue­ron des­via­dos por el im­pe­rio. Es de­cir, no pu­do co­mo Hitler usar el asun­to pa­ra ha­cer una raz­zia con­tra la opo­si­ción.

Otra cha­pu­za que hun­de aún más al go­bierno.

Aho­ra bien, ¿Por qué no le pa­sa al go­bierno co­mo en el beis­bol que “quien no ha­ce le ha­cen”; por­que los ro­lin­ci­tos que se le van en­tre las pier­nas no pro­du­cen ca­rre­ras a la opo­si­ción? Síganos a la si­guien­te no­ta pa­ra sa­ber­lo

¿Qué es la MUD?

La MUD es una con­fluen­cia de par­ti­dos que na­ce de la ne­ce­si­dad de en­fren­tar­nos al mons­truo de Chá­vez en las con­tien­das elec­to­ra­les. Un go­bierno con apo­yo po­pu­lar, con di­ne­ro y sin es­crú­pu­los. El gran error es que un sec­tor de la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na le pi­de que sea un su­pra par­ti­do que sus­ti­tu­ya a los par­ti­dos.

En la MUD po­de­mos con­vi­vir pen­san­do dis­tin­to y sin te­ner la mis­ma opi­nión so­bre el diá­lo­go, el re­fe­ren­do, el CNE. Lo na­tu­ral es que ca­da más­til aguan­te su ve­la y que ca­da par­ti­do sea res­pon­sa­ble de sus ac­cio­nes y las de sus mi­li­tan­tes.

La MUD de­be que­dar co­mo mar­co de en­ten­di­mien­to elec­to­ral en lo que ha ob­te­ni­do re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes y na­da más.

Lo que de­be pro­du­cir­se en reali­dad es un re­agru­pa­mien­to de or­ga­ni­za­cio­nes que ten­gan po­si­cio­nes afi­nes.

Si ma­ña­na Li­lian Tin­to­ri, Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, Mit­zi Ca­pri­les, Car­los Be­rriz­bei­tia y An­drés Ve­lás­quez le anun­cian al país que abren un de­ba­te pa­ra que tal co­sa ocu­rra, los ve­ne­zo­la­nos co­no­ce­re­mos un re­na­ci­mien­to de la es­pe­ran­za.

Si por el con­tra­rio ca­da quien sa­le por su la­do o la mis­ma MUD vuel­ve a plan­tear las mis­mas u otras con­sig­nas re­ci­cla­das pa­ra mo­vi­li­zar a la gen­te, se­rá “vino nue­vo en odre vie­jo”.

Ha­ce dos años pro­pu­si­mos es­to. Aún hay tiem­po! ¡UN RÉ­GI­MEN ES­QUI­ZO­FRÉ­NI­CO! Ami­go lec­tor, en es­te es­ta­do de pro­fun­da an­gus­tia, res­pi­re len­ta y pro­fun­da­men­te. ¡Há­ga­lo, por fa­vor!.. Es­ta­mos an­te un ré­gi­men pi­ró­mano de la po­lí­ti­ca. Le ex­ci­ta en­cen­der zo­zo­bra en la po­bla­ción y ob­ser­var que los apa­ga­fue­gos no tie­nen có­mo ex­tin­guir­la. Es tan res­pon­sa­ble de es­te de­li­to, co­mo los “jus­ti­cie­ros” que le fa­ci­li­tan el com­bus­ti­ble y los en­car­na­dos que le dan los fós­fo­ros. La de­ci­sión in­tem­pes­ti­va de re­co­ger los bi­lle­tes de 100 bo­lí­va­res fuer­tes, en ape­nas 72 ho­ras, sin te­ner las mo­ne­das sus­ti­tu­tas, con­vir­tie­ron al go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro en un ca­za­dor ca­za­do. Se­gún él, pre­ten­dió que­mar­le las ma­nos a ma­fias del di­ne­ro que “des­es­ta­bi­li­zan la eco­no­mía na­cio­nal”, pe­ro no cal­cu­ló el da­ño que pro­du­ci­ría a los ve­ne­zo­la­nos que so­bre­vi­ven con el sen­ci­llo. Re­sul­ta­do: El pue­blo mos­tró sus dien­tes y el ré­gi­men pe­gó un fre­na­zo pa­ra alar­gar la arru­ga mo­ne­ta­ria. Al­gu­nos co­no­ce­do­res del des­ba­ra­jus­te eco­nó­mi­co per­ci­ben que es­ta me­di­da bus­ca po­ner­le “po­li­cías acos­ta­dos” a la in­de­te­ni­ble in­fla­ción, que tri­tu­ra la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va del ve­ne­zo­lano, pe­ro tam­bién co­lo­ca en el pa­tí­bu­lo al sis­te­ma so­cia­lis­ta del si­glo XXI. Us­te­des re­cuer­dan las la­va­do­ras cha­ca cha­ca; bueno, allí el ré­gi­men pre­ten­de me­ter los bi­lle­tes de 100 pa­ra sa­car­le su su­cio inor­gá­ni­co. Es­ta nue­va im­pro­vi­sa­ción gu­ber­na­men­tal, con te­me­ra­rios anun­cios del pre­si­den­te, tu­vo co­mo con­se­cuen­cia des­or­de­nes pú­bli­cos, sa­queos y al­gu­nas víc­ti­mas que la­men­tar en va­rias en­ti­da­des del país (en Ciu­dad Bo­lí­var se de­cre­tó el to­que de que­da). Por al­go si­mi­lar a es­to es que es­tá pre­so el lí­der opo­si­tor Leo­pol­do Ló­pez. En­ton­ces, quién(es) se ha­rá res­pon­sa­ble de es­te ac­to que ex­pu­so a ve­ne­zo­la­nos a la vio­len­cia? Ex­ten­der has­ta el 2 de enero de 2017 la cir­cu­la­ción del bi­lle­te de 100 so­lo es una as­pi­ri­na al pro­ble­ma, por­que po­cos que­rrán re­ci­bir­los si sa­ben que el año nue­vo ten­drán que re­ci­bir­lo en las puer­tas de los ban­cos. Con co­mu­nis­mo no hay pa­raí­so. ¡UN PA­SI­TO PA­RA ATRÁS! Po­co o na­da ha apor­ta­do la me­sa de diá­lo­go pa­ra, por lo me­nos, re­gu­la­ri­zar la paz po­lí­ti­ca en el país. Mu­chas es­ca­ra­mu­zas en es­ta in­ten­to­na en­tre ré­gi­men y opo­si­ción; sin em­bar­go, el pa­sa­do fin de se­ma­na un pe­que­ñí­si­mo sec­tor de la po­bla­ción ex­hi­bió su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta an­te la bur­la gu­ber­na­men­tal. Aho­ra el ré­gi­men se dis­po­ne a ce­der es­pa­cio el 13 de enero pa­ra man­te­ner el “diá­lo­go” y el tiem­po a su fa­vor. Per­mi­ti­rá que se ha­gan efec­ti­vas las 27 bo­le­tas de ex­car­ce­la­ción de pre­sos po­lí­ti­cos y acep­ta­rá la rea­li­za­ción de las elec­cio­nes de go­ber­na­do­res (ven­ci­das) con­jun­ta­men­te con la de dipu­tados a la AN de Ama­zo­nas, en ju­nio pró­xi­mo. Lo di­ge­ri­rá la MUD?.. ¡SO­LO VOZ! El dis­cur­so ru­do de la can­ci­ller Delcy Ro­drí­guez en na­da ayu­da a la di­plo­ma­cia ve­ne­zo­la­na pa­ra man­te­ner­se en el Mer­co­sur. Su úl­ti­ma ac­tua­ción tea­tral (así lo ex­hi­bió la te­le­vi­sión) en Ar­gen­ti­na, pa­ra es­tar en don­de no la lla­ma­ron, de­jó mal pa­ra­da a Ve­ne­zue­la y obli­gó al man­da­ta­rio gau­cho, Mau­ri­cio Ma­cri, a con­tes­tar­le a Ma­du­ro que “co­bar­de es so­me­ter a un pue­blo por la fuer­za”. A so­li­ci­tud de Uru­guay, en la reunión del 9 de fe­bre­ro, a Ve­ne­zue­la le per­mi­ti­rán se­guir en Mer­co­sur so­lo con voz… ¡HALLACÓN! Pa­ra es­te di­ciem­bre a mi es­po­sa Ko­qui se le ha ocu­rri­do sim­pli­fi­car nues­tro prin­ci­pal pla­to na­vi­de­ño, la ha­lla­ca, con un hallacón. Us­ted ha­ce la pre­pa­ra­ción tra­di­cio­nal. Cu­brir in­ter­na­men­te un re­frac­ta­rio con ho­jas pa­ra ha­lla­ca, co­lo­car una ca­pa de ma­sa pre­pa­ra­da, ver­ter el gui­so bien ex­ten­di­do, co­lo­car otra ca­pa de ma­sa, ta­par con ho­jas pa­ra ha­lla­ca y co­cer en ba­ño de Ma­ría. De­jar re­po­sar y lis­to el hallacón. Buen ape­ti­to. LA SOBERANIA RE­SI­DE EN EL PUE­BLO. (Ho­ra Ce­ro)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.