An­cia­nos y ol­vi­da­dos

Notitarde - - Opinión - Ca­ro­li­na Jai­mes Bran­ger @cjai­mesb

El le­ma del Ins­ti­tu­to Ve­ne­zo­lano de los Se­gu­ros So­cia­les re­za “la se­gu­ri­dad so­cial es tu de­re­cho”. Y es que una per­so­na que ha tra­ba­ja­do to­da su vi­da, lo ha­ce pa­ra go­zar del de­re­cho de una ve­jez tran­qui­la. Ése, sin em­bar­go, no es el ca­so de los pen­sio­na­dos ve­ne­zo­la­nos.

El go­bierno anun­cia con bom­bos y pla­ti­llos que ha to­ma­do en cuen­ta a los an­cia­nos. A me­nu­do ve­mos lar­guí­si­mas co­las de per­so­nas de la ter­ce­ra edad fren­te a los ban­cos. La ra­zón: tie­nen que re­ti­rar su pen­sión. Me ase­gu­ran que si no mue­ven los fon­dos en tres me­ses, les cie­rran las cuen­tas. No pue­den usar tar­je­tas de dé­bi­to ni trans­fe­rir elec­tró­ni­ca­men­te, por lo que la al­ter­na­ti­va es ir al ban­co y en­co­men­dar­se a los san­tos pa­ra que no los asal­ten al sa­lir.

En peor tran­ce se en­cuen­tran los pen­sio­na­dos en el ex­te­rior. Per­so­nas que se aco­gie­ron a los Con­ve­nios fir­ma­dos por el go­bierno ve­ne­zo­lano con ban­cos de los paí­ses don­de se en­cuen­tran, no co­bran sus pen­sio­nes des­de ha­ce un año o más. Es­ta si­tua­ción -de­nun­cia­da sin res­pues­ta- hoy es crí­ti­ca. Los an­cia­nos es­tán sien­do echa­dos de sus vi­vien­das y no tie­nen ni qué co­mer. Ter­mi­nan yen­do a co­me­do­res po­pu­la­res. No tie­nen con qué pa­gar la ca­le­fac­ción (re­cuer­do que Chá­vez re­ga­ló pe­tró­leo a los po­bres del Bronx) y bus­can en Ca­ri­tas ro­pa de in­vier- no pa­ra man­te­ner­se ca­lien­tes. No hay ex­pli­ca­ción (ni per­dón) pa­ra es­te da­ño. Lo peor es que es cau­sa­da por el ins­ti­tu­to que se jac­ta de pro­te­ger sus de­re­chos.

El Con­ve­nio Bi­la­te­ral fir­ma­do con Ita­lia, por ejem­plo, no fun­cio­na des­de di­ciem­bre de 2015, y en al­gu­nos ca­sos, des­de ha­ce 18 me­ses. No quie­ro pen­sar en la de­ses­pe­ra­ción de quie­nes no re­ci­ben su úni­ca for­ma de sus­ten­to: “Nos sen­ti­mos aban­do­na­dos, an­gus­tia­dos, de­ses­pe­ra­dos y sin sa­ber có­mo re­sol­ver es­ta si­tua­ción. Hay ca­sos su­ma­men­te crí­ti­cos, de an­cia­nos que han per­di­do sus vi­vien­das y ma­te­rial­men­te se en­cuen­tran en es­ta­do de aban­dono, pues no cuen­tan con na­da ni na­die en Ita­lia y tam­po­co pue­den re­gre­sar a Ve­ne­zue­la”, de­nun­cian.

“… el Es­ta­do ve­ne­zo­lano no ha rea­li­za­do los de­pó­si­tos men- sua­les co­rres­pon­dien­tes des­de di­ciem­bre del 2015, has­ta la fe­cha de hoy. En otros ca­sos, el tiem­po es in­clu­si­ve ma­yor. Adi­cio­nal­men­te, exis­te otro gru­po de ita­lia­nos y/ o ve­ne­zo­la­nos re­si­den­tes en Ita­lia, au­to­ri­za­dos a per­ci­bir sus pen­sio­nes, a tra­vés de otra en­ti­dad, el Cen­tro Na­cio­nal de Co­mer­cio Ex­te­rior ( CENCOEX), pe­ro igual­men­te no re­ci­ben sus de­pó­si­tos men­sua­les des­de ha­ce más de 18 me­ses. Un ter­cer gru­po de pen­sio­na­dos ha rea­li­za­do trá­mi­tes pa­ra so­li­ci­tar la trans­fe­ren­cia de sus pen­sio­nes del IVSS en Ita­lia, sin em­bar­go, en al­gu­nos ca­sos el pro­ce­di­mien­to ha si­do sus­pen­di­do; en otros ca­sos, a pe­sar de ha­ber re­ci­bi­do la au­to­ri­za­ción, no han re­ci­bi­do el pri­mer de­pó­si­to y, en otros ca­sos, sim­ple­men­te no han re­ci­bi­do nin­gu­na con­fir­ma­ción de la ges­tión por par­te del IVSS o no se les ha per­mi­ti­do ges­tio­nar la trans­fe­ren­cia de sus ju­bi­la­cio­nes de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas a tra­vés de CENCOEX”.

La in­di­fe­ren­cia – por de­cir lo me­nos- del IVSS es in­dig­nan­te. Si uno en­tra a su pá­gi­na web se en­cuen­tra con que los re­que­ri­mien­tos pa­ra los “pen­sio­na­dos en el ex­te­rior” apa­re­cen co­mo si fue­ran trá­mi­tes fá­ci­les, cuan­do la reali­dad es que el di­ne­ro es­tá re­pre­sa­do, sin ra­zón al­gu­na que lo jus­ti­fi­que. Las Em­ba­ja­das y los Con­su­la­dos ve­ne­zo­la­nos guar­dan un si­len­cio se­pul­cral. El go­bierno que se au­to­pro­cla­ma hu­ma­nis­ta no se acuer­da de sus an­cia­nos… Son los ol­vi­da­dos de la re­vo­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.